¿Qué enseña la Biblia sobre los celos?

Los celos se mencionan en tres contextos diferentes en la Biblia. Dos veces se ve como una emoción positiva y una vez como negativa.

El celo de Dios por los corazones de Su pueblo. Varias veces en el Antiguo Testamento, Dios declara: "Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso." (Deuteronomio 5: 9; 6:15; etc.). Esta es la palabra hebrea qanna, que significa simplemente celoso, pero que solo se usa para referirse a Dios.

¿Es apropiado que Dios sea celoso? Considere esto: Dios no escogió a los israelitas por algo que hubieran hecho (Deuteronomio 7: 7-9). No eran particularmente nobles, ni lo adoraban voluntariamente en gran medida. Los bendijo, los multiplicó, los rescató y les dio una tierra fértil con campos y ciudades que no cultivaron ni construyeron. Los israelitas acordaron adorarlo, obedecerlo y servirlo (Josué 24). A cambio, tomarían la identidad del pueblo de Dios.

En cambio, sirvieron a ídolos. Dios invirtió mucho en los israelitas y ellos aceptaron adorarlo. Le debían sus corazones. Era apropiado para Él tanto querer sus corazones como estar celoso porque lo rechazaron.

El celo del pueblo de Dios porque Dios reciba lo que se le debe. Esta palabra (qana en hebreo — 1 Reyes 19:14; zeloo en griego (2 Corintios 11: 2) también se traduce ansioso, envidioso, celoso. Es usado por aquellos que sirven a Dios y ven a otros reteniendo injustamente el honor que se le debe a Dios.

¿Por qué debemos ser celosos por la gloria a Dios? Nos irrita bastante cuando alguien critica a nuestro equipo deportivo o partido político favorito. Si realmente conocemos al Creador del universo y entendemos cuánto ha hecho por nosotros, nos avergonzaremos de lo horriblemente injusto que es que otros se nieguen a adorarlo también. Pero mientras estos celos nos muestran la dirección y la intensidad de nuestros sentimientos, todavía estamos llamados a responder con paciencia y mansedumbre (2 Timoteo 2: 24-26).

Celos por tener lo que tiene otra persona. Por supuesto, así es como definimos con mayor frecuencia la palabra celos. Es querer lo que otra persona posee, ya sea un trabajo, un automóvil, una habilidad, un cónyuge, etc. El primer caso lo encontramos en el Edén cuando la serpiente convenció a Adán y Eva de estar celosos del entendimiento de Dios sobre el bien y el mal (Génesis 3 : 5). Se extendió a Caín, quien mató a Abel por celos (Génesis 4: 5), Raquel y Lea (Génesis 30: 1), hasta Pablo, quien trató con falsos maestros que estaban celosos de su ministerio (Filipenses 1: 12- 15).

Este tipo de celos también puede referirse al deseo abrumador de conservar lo que ya tenemos. La gente que construyó la torre de Babel deseaba permanecer junta (Génesis 11); Los hermanos de José querían mantener su posición de prominencia en la familia (Hechos 7: 9); y Pilato estaba celoso por la frágil paz que había negociado con las autoridades judías que deseaban ver a Jesús crucificado (Mateo 27).

Jesús tiene claro que este tipo de celos no es apropiado. En Mateo 6: 25-34, Jesús nos dice que no estemos ansiosos por las cosas materiales. En Lucas 6:30, Él dijo: "Dale a todo el que te pida y, si alguien se lleva lo que es tuyo, no se lo reclames." Santiago 2: 1-7 dice que no debemos hacer acepción de personas, y Mateo 6: 19-21 dice que no debemos buscar riquezas en la tierra, sino que debemos dedicar nuestro corazón a más tesoros eternos.

Los celos se consideran buenos y malos en la Biblia. Es bueno estar celoso de que Dios reciba lo que le corresponde. Es malo envidiar cosas que no nos pertenecen. Cuando nos enfocamos completamente en Dios, "lo que queremos" será Su gloria.



Verdad relacionados:

¿Cuál es la visión bíblica del favoritismo?

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Cómo puede un cristiano ser un embajador de Cristo?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe