¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

La frase, derivada en parte de Juan 17, de que los creyentes necesitan estar "en el mundo pero no de él" se usa a menudo, pero tal vez algunos de sus matices sean examinados con más detalle.

Primero, los creyentes necesitan estar "en el mundo". Se puede dar por hecho que los creyentes están en el mundo; nosotros residimos en la Tierra, después de todo. Sin embargo, estar en el mundo implica más que simplemente habitarlo. Necesitamos estar realmente involucrados en nuestras sociedades. Jesús les dijo a sus discípulos: " Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones" (Mateo 28:19). No debían separarse del mundo y esperar que otros vinieran a ellos para escuchar la verdad. Se les dijo "vayan". De manera similar, en Juan 17:15, Jesús oró con respecto a sus discípulos: " No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno." Sus discípulos necesitaban permanecer en el mundo, no ser llevados al cielo. Hechos 1: 8 e Isaías 43:10 nos dicen que debemos ser testigos al mundo. Mateo 5:16 nos dice que nuestra luz debe brillar ante los demás para señalarlos a Dios. Permitir que nuestra luz brille requiere que estemos alrededor de las personas. Hay ciertas sectas cristianas (como los Amish) que creen en un modelo de evangelismo "Cristo aparte de la cultura"; sin embargo, tal separación no es la norma bíblica.

Ser "no del mundo" requiere que estemos libres de influencia mundana. Esto no significa que no participemos en el gobierno o en procesos sociales típicos. Significa que no actuamos como lo hace el mundo no salvo. No somos esclavos de nuestra naturaleza pecaminosa, sino que actuamos de acuerdo con la justicia (Romanos 6: 6, 11). Se nos dice que hagamos morir las cosas que son de naturaleza pecaminosa y huyamos de la inmoralidad (Colosenses 3: 5-10, 1 Corintios 6:18, Gálatas 5: 16-24, Efesios 5: 3-11). Se nos insta a que nos “[ejercitemos] para la piedad" (1 Timoteo 4: 7); somos "imitadores de Dios" (Efesios 5: 1-RVR); no tenemos nada que ver con "obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas" (Efesios 5:11). Nos sometemos a las autoridades y nos preparamos para buenas obras (Tito 3: 1). En esencia, actuamos de acuerdo con la nueva naturaleza que se nos ha dado en lugar de la naturaleza pecaminosa del mundo (2 Corintios 5:17, 21; Tito 3: 3-8). "Somos embajadores de Cristo" (2 Corintios 5:20), difundiendo Su fragancia (2 Corintios 2: 15-16) a través del mundo.

Primera de Pedro 2: 9 dice: "Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable." Vivimos en un mundo de oscuridad, pero no somos parte de esa oscuridad. No somos del mundo porque estamos en Cristo; tenemos la luz. Y mientras todavía estamos en el mundo, estamos llamados a ser apartados, hacer que brille la luz para que otros puedan conocerlo y ser salvos (Mateo 5: 13-16).



Verdad relacionados:

¿Cómo puede un cristiano ser un embajador de Cristo?

¿Qué es el discipulado cristiano?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?

¿Qué tan importante es el crecimiento espiritual en la vida cristiana?


Volver a:
La verdad sobre la vida cristiana
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. en el mundo pero no del mundo
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?