¿Cómo puede un cristiano ser un embajador de Cristo?

En su pasaje sobre la reconciliación en 2 Corintios 5, Pablo dice que los cristianos son embajadores de Cristo (2 Corintios 5: 20). Un embajador es un enviado oficial que representa a un soberano extranjero y proporciona un vínculo entre su país de acogida y el país que representa. Los embajadores trabajan para construir relaciones y desarrollar políticas que favorezcan tanto al anfitrión como al país de origen del embajador. Un embajador es designado por el liderazgo de aquellos a quienes él representa y se le da autoridad para hablar en su nombre.

Un embajador debe ser muy cuidadoso. Vive en un país, pero es responsable ante otro. Debe representar el mensaje de un líder que no está presente directamente. También debe encarnar el carácter de su país de origen, siguiendo las leyes y costumbres que no son necesariamente conocidas ni bienvenidas en la nación anfitriona. Debe hacer esto todo el tiempo respetando las leyes y costumbres de ese anfitrión.

En 2 Corintios 5, en lugar de una nación, Pablo es un embajador del Reino de Dios. A diferencia de los embajadores políticos modernos, Pablo no se originó de la "nación" que él representa. Tenía que ser adoptado a través del sacrificio de Cristo, y luego tuvo que experimentar un cambio de perspectiva. Ya no era ciudadano del mundo y ya no veía las cosas como ciudadano del mundo. Él veía las cosas desde la perspectiva de un ciudadano del Reino de Dios: era una nueva creación (2 Corintios 5:17).

El trabajo de Pablo como embajador fue difundir el mensaje de su gobernante a su nación anfitriona. Ese mensaje fue reconciliación. Dios quería reconciliarse personalmente con las personas con las que Pablo vivía. En cierto modo, Pablo estaba pidiendo a sus anfitriones que cometieran traición contra el reino del mundo y se comprometieran con la ciudadanía del Reino de Dios.

Luego podrían seguir los pasos de Pablo convirtiéndose en embajadores de Cristo en sus propias vidas, así como nosotros también. Comienza con un cambio en la ciudadanía. Si queremos representar a Jesús en el mundo, primero debemos pertenecer al Reino de Dios en lugar del reino de nosotros mismos. Debemos vivir según los estándares de nuestro nuevo Rey, aunque estemos temporalmente alejados de Él (2 Corintios 5: 6-9). Lo más importante, debemos aceptar que esta tierra no es nuestro hogar, sino que nos espera "una casa eterna en el cielo" (2 Corintios 5: 1), incluso si somos encarcelados y abusados por nuestro país anfitrión (Efesios 6:20). Finalmente, los embajadores deben difundir su mensaje: que todos sean bienvenidos a tener tal relación con Dios.

Ser un embajador de Cristo es el cumplimiento de la increíblemente importante perspectiva del reino. Seguir a Cristo significa abandonar el reino de uno mismo y el reino del mundo, y jurar lealtad al Reino de Dios. Significa que nuestro hogar es el cielo, no la tierra. Nuestra responsabilidad es contarles a los demás las buenas nuevas para que también puedan unirse al Reino de Dios.



Verdad relacionados:

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Qué es el discipulado cristiano?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?

¿Qué es la vida cristiana?


Volver a:
La verdad sobre la vida cristiana
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. embajador de Cristo
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?