¿Por qué todos los pecados son en última instancia contra Dios?

El pecado es una transgresión de la ley de Dios (1 Juan 3: 4; Romanos 4:15). El pecado, por definición, es contra Dios porque pecar significa violar los mandamientos prohibitivos de Dios u omitir la práctica de sus mandamientos positivos (Santiago 4:17). Dado que la ley de Dios es un reflejo de su naturaleza santa, pecar al transgredir su ley es ofenderlo personalmente. Este punto se ilustra para nosotros en las narraciones sobre el pecado de adulterio y asesinato de David, así como la tentación de José por parte de la esposa de Potifar (Salmo 51: 4; Génesis 39: 9). Aunque el adulterio y el asesinato son claramente pecados contra otras personas, tanto David como José consideran que están principalmente en contra de Dios mismo.

Pecamos contra otros al hacerles lo que Dios ha prohibido o al no hacerles a ellos o por ellos lo que Dios ha ordenado (Mateo 22:39; Santiago 2: 8). Los mandamientos no provienen de otros sino de Dios. Por lo tanto, el pecado es ante todo contra Él. Se puede ver una analogía en el ámbito del derecho penal. Cuando una persona comete un delito contra otra persona, ha violado no solo a esa persona sino también a la ley de un estado o país principalmente. Esta es la razón por la cual el gobierno lleva y ejecuta el juicio. Del mismo modo, cuando pecamos contra los demás, estamos transgrediendo no su ley, sino la ley de Dios. Por lo tanto, es Dios quien es el fiscal y juez legítimo (Hechos 17: 30–31). Dios ha designado a su Hijo, Jesucristo, para llevar a cabo este juicio. Es a través de creer en la vida perfecta de Jesucristo, muerte sacrificial, resurrección gloriosa, ascensión triunfante y reino soberano que somos salvos. Es a través de creer que Dios nos ha lavado de todos los pecados que hemos cometido y que cometeremos contra Él en base a la muerte expiatoria sustitutiva de Su Hijo que escapamos de la justa ira de Dios contra el pecado (1 Tesalonicenses 1: 9-10).

Así como todo pecado es en última instancia contra Dios, cada pecado puede ser perdonado en última instancia debido al don de Dios de Jesucristo (Mateo 26:28; Juan 4:10; Efesios 2: 8-10).



Verdad relacionados:

¿Qué es el pecado?

Las consecuencias del pecado - ¿Qué son?

¿Qué dice la Biblia sobre los pecados de omisión?

¿Qué dice la Biblia sobre los pecados de comisión?

¿Hay peligro en el pecado no confesado?


Volver a:
La verdad sobre el pecado






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe