Las consecuencias del pecado - ¿Qué son?

"Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro" (Romanos 6:23). El pecado es lo que se opone a Dios. Es una rebelión contra el gobierno de Dios y resulta en separación de él. Como Dios es vida (Él es el único Ser que existe eternamente y, por lo tanto, contiene existencia dentro de Sí mismo, véase Juan 8:58; 14:16; y Éxodo 3:14), el resultado del pecado es la falta de vida, o la muerte. Sin Jesús, el pecado resulta en la muerte eterna. Sin embargo, el pecado tiene consecuencias más allá de una eternidad en el infierno.

Aquellos que han sido salvos en Cristo reciben vida eterna (1 Juan 5:11-12), y esta vida comienza ahora. Al cristiano no se le da meramente un boleto al cielo, sino que se lo lleva a la plenitud de la vida (Juan 10:10). Mientras estamos en la tierra, experimentamos la verdadera abundancia de nuestras vidas en Cristo solo en parte; la vida cristiana es un anticipo de lo que está por venir (1 Corintios 13:12). Pero, todavía es un gusto. Todavía hay la experiencia de la vida verdadera. El pecado interrumpe esto. Incluso para un creyente, el pecado resulta en síntomas de muerte espiritual.

Aunque los creyentes en Cristo han sido perdonados de sus pecados (2 Corintios 5:21), todavía están pasando por un proceso de santificación. Esto significa que somos perdonados y justificados ante Dios, y aún estamos en el proceso de ser completamente nuevos en Cristo. Aunque somos declarados justos, no siempre actuamos con rectitud. Por lo tanto, nuestro pecado todavía tiene un efecto. Al igual que un padre todavía ama a un niño desobediente, Dios todavía nos ama cuando pecamos. Si hemos sido salvados, nuestro pecado no amenaza la seguridad de nuestra salvación. De hecho, nuestra salvación no depende de nuestra justicia; está fundada en la justicia de Jesús. Estábamos muertos en nuestros pecados y totalmente incapaces de salvarnos a nosotros mismos; fue el amor de Dios por nosotros lo que resultó en la salvación (Romanos 5:8, Colosenses 2:13, Efesios 2:1-5). Como creyentes, no experimentamos la separación de Dios cuando pecamos; sin embargo, experimentamos un quiebre en nuestra relación con él. Hay tensión en nuestra comunión con Él. Como resultado, podemos experimentar confusión, soledad, culpa, falta de propósito o algo similar. Así es como se siente la muerte espiritual. Para los creyentes, este no es un estado permanente. Pero es una consecuencia del pecado no confesado.

El pecado también conlleva ciertas consecuencias naturales. La regla de Dios está diseñada para nuestro bien. Él nos creó y nos conoce íntimamente. Él sabe lo que es bueno para nosotros y lo que no. Él no crea reglas ni da órdenes simplemente para que le obedezcamos. Dios no necesita involucrarse en una lucha de poder por el bien de su ego. Él sabe que Él tiene el control y que su gobierno es amoroso. Esto significa que nuestra rebelión contra Dios es realmente una rebelión contra lo que es mejor para nosotros. Un padre sabe que un exceso de azúcar provocará problemas de salud para su hijo, y que la falta de sueño provocará irritabilidad. El padre no limita los dulces o impone la hora de acostarse solo para controlar al niño, sino para el beneficio del niño. Cuando el niño desobedece, él o ella sufre las consecuencias naturales de participar en un comportamiento destructivo.

A veces, el pecado también conduce a las consecuencias que nos impone la sociedad. Ciertos pecados son ilegales. Cuando somos atrapados cometiendo estos pecados, incluso si nos arrepentimos y somos restaurados a la experiencia de una vida plena en Dios, podemos sufrir consecuencias legales.

Para los creyentes, el pecado no resulta en muerte definitiva. Nuestra salvación está segura en Cristo. No necesitamos ser "rescatados" cuando pecamos. Sin embargo, nuestro pecado tiene consecuencias. Cuando pecamos nos lastimamos a nosotros mismos y a Dios. Necesitamos confesar nuestros pecados, arrepentirnos de nuestros comportamientos y buscar la restauración con Dios. Él promete perdonar (1 Juan 1:9, Santiago 5:15-16)



Verdad relacionados:

¿Qué es el pecado?

Muerte espiritual, ¿qué es eso?

¿Mi pecado personal y privado afecta a otros?

La naturaleza pecaminosa - ¿Qué es eso?

¿Cómo puedo tener victoria para vencer el pecado?


Volver a:
La verdad sobre el pecado
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. consecuencias del pecado
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?