¿Qué dice la Biblia sobre los pecados de comisión?

Un pecado de comisión es llevar a cabo una acción que no deberíamos. Esto puede ser en hecho, pensamiento o algo que digamos. Por el contrario, un pecado de omisión es cuando no llevamos a cabo una acción que sí deberíamos.

El pecado es cuando no actuamos en armonía con Dios y sus deseos e intenciones para nuestra vida. Ambos pecados de comisión u omisión pueden ser intencionales o no intencionales. La Biblia nos dice que todas las personas pecan e incluso un solo pecado ya nos separa de Dios, y sin Dios no podemos tener la vida eterna. Ganamos la muerte por nuestro pecado, pero Dios nos ofrece la vida a través de Su Hijo, Jesús (Romanos 6:23).

El Espíritu Santo nos ayudará a conocer y seguir los deseos de Dios para nosotros, pero no podemos dejar de pecar por completo. Sin embargo, podemos tener paz con Dios y tranquilidad cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo y confiamos en que su muerte y resurrección es nuestro castigo sustituto de nuestro pecado y el poder de resucitarnos (Colosenses 2:14; Romanos 6: 6 ) En 2 Corintios 5:21 se nos dice que Jesús es perfecto, pero Él tomó nuestro lugar para que podamos ser justos ante Dios.

Cuando violamos una ley, como el exceso de velocidad, le debemos al creador de la ley, el gobierno, una multa para pagar nuestra fechoría. No importa si conocemos el límite de velocidad o si no lo sabíamos. Aún así violamos la ley. No podemos pagarle a Dios por nuestros pecados, pero Jesús puede, y lo hizo, por nosotros.

Hay muchos ejemplos de pecados de comisión y omisión en la Biblia. Adán y Eva cometieron un pecado de comisión cuando hicieron lo que se les dijo que no hicieran al comer el fruto de un árbol del que se les prohibió comer (Génesis 2: 16–17). El rey David cometió adulterio y asesinato (2 Samuel 11). Debido a su gran amor, Dios se mantuvo en relación con ellos y con los demás. Sin embargo, las consecuencias de su pecado permanecieron.

Cuando llevamos actos a cabo que no están en armonía con las intenciones de Dios para nosotros, cometemos pecados de comisión. Cuando fallamos en hacer lo que Dios quiere, cometemos pecados de omisión. "Pero lo que sale de la boca viene del corazón y contamina a la persona. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, la inmoralidad sexual, los robos, los falsos testimonios y las calumnias." (Mateo 15: 18-19).

David nos muestra cómo reaccionar cuando pecamos. En el Salmo 51, se arrepiente de su pecado con pena, pero también con una creencia en la misericordia de Dios. David admite su pecado, se vuelve a Dios y pide que su obra continúe en él. "Crea en mí un corazón limpio, oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me alejes de tu presencia, y no quites tu Espíritu Santo de mí. Devuélveme el gozo de tu salvación y sostenme con un espíritu dispuesto" (Salmo 51: 10-12).

Como cristianos, pecaremos como lo hizo David, y podemos reaccionar a ese pecado con la confianza de que Dios escucha nuestra confesión, permanece en relación con nosotros y nos ayudará a vivir de acuerdo con sus deseos. Filipenses 4: 4–8 nos ofrece consejos sabios sobre cómo vivir de esa manera: "Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio."



Verdad relacionados:

¿Qué dice la Biblia sobre los pecados de omisión?

¿Hay peligro en el pecado no confesado?

¿Qué es el pecado?

Las consecuencias del pecado - ¿Qué son?

¿Cuál es la verdad sobre la salvación?


Volver a:
La verdad sobre el pecado






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe