¿Qué dice la Biblia sobre la infertilidad?

La Biblia es imparcial acerca de la fertilidad y la maternidad. Los niños son una bendición (Salmo 127: 3-5). Se requiere que los niños cumplan con el propósito de Dios para la humanidad: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra" (Génesis 1:28). Al menos dos veces, Dios usó la fertilidad para recompensar o confortar a las mujeres (Génesis 29:31; 2 Reyes 4: 8-17). Sin embargo, en ninguna parte condena Dios a una mujer a causa de la infertilidad. En su mayor parte, la infertilidad se curó con el nacimiento de un personaje significativo, incluyendo a Isaac (Génesis 21: 7), Esaú y Jacob (Génesis 25:21), Sansón (Jueces 13), Samuel el profeta (1 Samuel 1), y Juan el Bautista (Lucas 1).

Los hombres piadosos involucrados en relaciones infértiles parecían preocuparse más por sus esposas que cualquier descendiente potencial. Abraham estaba aparentemente contento con su esposa Sara; fue Sara la que presionó a su esclava egipcia Agar para ser madre sustituta de un heredero con la cooperación de Abraham (Génesis 16). Cuando Rebeca pensó que era estéril, Isaac no buscó una segunda esposa. En cambio, oró para que Dios abriera el vientre de su esposa (Génesis 25:21). Tanto Jacob (Génesis 29:30) como Elcana, el padre de Samuel (1 Samuel 1: 8), amaban a sus esposas intensamente a pesar de los problemas con la infertilidad.

La presión para tener hijos en los tiempos bíblicos era más cultural que teológica. A excepción de los griegos, que a menudo dejaban a sus bebés en la calle para morir en tiempos difíciles, la mayoría de las culturas de la era bíblica valoraban a los niños y la fertilidad. Incluso los cananeos, que a menudo sacrificaban a sus primogénitos, lo hacían con la esperanza de obtener más hijos más tarde. Las mujeres adoptaron la creencia cultural de que tener hijos era su mayor responsabilidad. Había cierta medida de urgencia; el hijo mayor era responsable de cuidar a su madre cuando su esposo hubiese fallecido. Incluso las mujeres a menudo valoraban la fertilidad hasta un punto que se aproxima a la idolatría. Penina, la segunda esposa de Elcana, provocó a Ana para irritarla (1 Samuel 1: 6). Cuando el plan de Sara funcionó y su esclava egipcia concibió al hijo de Abraham, Agar despreció a Sara; Sara abusó posteriormente de Agar tanto que la esclava escapó al desierto (Génesis 16: 4-6). Y cuando Dios bendijo a la no amada Lea con hijos, Raquel se puso tan celosa que exigió que Jacob le diera hijos (Génesis 30: 1-8). Cuando Jacob señaló que es Dios quien abre y cierra el útero, Raquel le dio a Jacob su propia esclava. Así comenzó una guerra de fertilidad que involucró a Jacob, cuatro mujeres y los orígenes de las Doce Tribus de Israel.

No vemos menos ejemplos de infertilidad en los tiempos modernos. Ya sea que las causas sean ambientales o genéticas, miles de parejas luchan con la incapacidad de concebir y llevar a un niño exitosamente hasta el final de un embarazo. En el Antiguo Testamento, cuando Dios trató con Israel como nación y sus bendiciones estaban relacionadas con la fortaleza y la riqueza de la nación, la fertilidad era una metáfora directa de la bendición de Dios. En la era de la iglesia, la relación de Dios con nosotros es mucho más personal. Tanto es así que es posible que Él quiera nuestros corazones para Él mismo, sin la distracción que la bendición de los niños generaría. Es bueno y apropiado llorar la infertilidad, pero no es bueno colocar el deseo de los niños por encima del deseo de tener una relación con Dios (Éxodo 20: 3).

Aun así, es perfectamente bíblico buscar la curación en el ámbito de la fertilidad. Una pareja cristiana es libre de mirar juiciosamente los tratamientos de fertilidad. Muchos otros eligen la adopción. Dios nos dio la inteligencia para desarrollar herramientas que contrarresten el efecto del mundo caído en nuestros cuerpos; está bien usarlos si lo hacemos con sabiduría.

La fertilidad y la paternidad no están en el plan de Dios para todos. Pero si confiamos en Dios y en su plan para nuestras vidas, podemos imaginarlo repitiéndonos las palabras que Elcana le habló a Ana: "... ¿por qué lloras? ¿Por qué no comes? ¿Por qué estás resentida? ¿Acaso no soy para ti mejor que diez hijos?"



Verdad relacionados:

¿Espera Dios que todos tengan hijos?

¿Habla la Biblia sobre el aborto espontáneo?

¿Qué dice la Biblia acerca de la adopción?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Cuáles son los atributos de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la familia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe