¿Qué dice la Biblia acerca de la adopción?

Cuando se habla de adopción, la mayoría de las presentaciones cristianas se enfocan en la decisión de Dios de adoptarnos. Romanos 8:15 nos dice que nuestra adopción nos da el derecho de llamar a Dios "Abba Padre". Efesios 1: 5 dice que Dios nos adopta "según el buen propósito de su voluntad". Nuestro estado espiritual último se mantiene como la visión definitiva de la adopción. Mientras que el hecho de que Dios nos haya adoptado ejemplifica la espiritualidad de la adopción, hay una mucho mejor ilustración de su lado práctico.

El anuncio de adopción más famoso rara vez se ve como tal. Se encuentra en Mateo 1: 18-25:
El nacimiento de Jesús, el Cristo, fue así: Su madre, María, estaba comprometida para casarse con José, pero, antes de unirse a él, resultó que estaba encinta por obra del Espíritu Santo. Como José, su esposo, era un hombre justo y no quería exponerla a vergüenza pública, resolvió divorciarse de ella en secreto. Pero, cuando él estaba considerando hacerlo, se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: ‘José, hijo de David, no temas recibir a María por esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados’. Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: ‘La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel (que significa ‘Dios con nosotros’)’. Cuando José se despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado y recibió a María por esposa. Pero no tuvo relaciones conyugales con ella hasta que dio a luz un hijo, a quien le puso por nombre Jesús.

Dios eligió a su Hijo para ser adoptado. Dios encarnado fue adoptado. Las personas tienen miles de razones por las que no quieren adoptar, incluso porque no quieren criar al hijo de otro hombre. Este pasaje destruye esos argumentos. Dios no tuvo que hacer arreglos para que José adoptara a Jesús. Él podría haber encontrado otra manera de apoyar a María y su hijo. Pero en este acto, Dios establece para siempre el honor de criar el hijo de otro, así como la perfecta aceptación de tener padres que no tienen relación de sangre.

Dos de los líderes más grandes y piadosos del Antiguo Testamento también fueron adoptados. Moisés fue adoptado por una princesa egipcia (Éxodo 2: 1-10). Samuel, el santo profeta de Dios, fue acogido por Eli (1 Samuel 1-2). Ambos fueron elegidos por Dios para guiar a su pueblo a adorarlo.

La adopción también cumple con la definición de religión verdadera. Santiago 1:27 dice: "La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo." (RVR1960). Al igual que muchos verbos en la Biblia, "visitar" es mucho más profundo y más activo de lo que sugiere el español. Significa cuidar, preocuparse de, proveer, suministrar con las cosas necesarias. Hay pocas formas más significativas de cuidar a un huérfano que llevarlo a su casa y darle una familia.

No existe un argumento legítimo que pueda ser presentado en contra del concepto de adopción. Si la adopción es apropiada para una familia o no esa es una decisión entre esa familia y Dios. La adopción no siempre es fácil, y suele ser costosa. Pero es absolutamente bíblico. Si la adopción fue lo suficientemente buena para el Hijo de Dios, entonces es una bendición para su pueblo.



Verdad relacionados:

¿Deberían los niños ser considerados siempre una bendición de Dios?

Qué significa “formidables [y] maravillosas son tus obras” (Salmo 139: 14)?

¿Espera Dios que todos tengan hijos?

¿Qué dice la Biblia sobre la infertilidad?

¿Habla la Biblia sobre el aborto espontáneo?


Volver a:
La verdad sobre la familia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe