¿El Espíritu Santo alguna vez deja a un creyente?

Jesús enseñó que el Espíritu Santo viviría dentro de sus seguidores para siempre: "Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes." (Juan 14: 16- 17) Toda persona que pertenece a Dios tiene el Espíritu Santo dentro de ellos (Romanos 8: 9).

Una de las enseñanzas más contundentes sobre este tema se encuentra en Efesios 1: 13-14, donde Pablo enseña: "En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido. Este garantiza nuestra herencia hasta que llegue la redención final del pueblo adquirido por Dios, para alabanza de su gloria." El creyente es marcado, sellado y recibe una herencia a través del Espíritu Santo que mora en él. Esto se extiende desde la salvación hasta la eternidad futura cuando somos redimidos y estamos con el Señor.

Antes del ministerio de Cristo en la tierra, el Espíritu Santo funcionaba de manera diferente. En lugar de vivir dentro o morar en cada creyente, Él capacitó a ciertas personas en ciertos momentos para servir a Dios. Por ejemplo, en Éxodo 31: 2-5, el Espíritu autorizó a Bezalel para construir y supervisar la construcción del tabernáculo como lugar de adoración al Señor. El Espíritu Santo estaba con el rey Saúl, pero luego lo dejó (1 Samuel 16:14). El Espíritu luego estaría con David, quien le pidió a Dios que no le quitara ese don (Salmo 51:11).

En Hechos 2, el Espíritu Santo vino sobre cada creyente. Después de ese tiempo, el Espíritu vino de maneras especiales sobre los nuevos cristianos a medida que el evangelio se expandió más allá de los judíos a aquellos en Samaria y a los gentiles. Desde este punto en adelante, el Espíritu Santo ha seguido morando en cada creyente. El Espíritu no debe ser apagado (1 Tesalonicenses 5:19) ni afligido (Efesios 4:30).

En cambio, los creyentes deben caminar en el Espíritu (Gálatas 5:16) y crecer en el fruto del Espíritu (Gálatas 5: 22-23). Cada creyente recibe uno o más dones espirituales que se utilizarán en beneficio de otros (Romanos 12: 4-8; 1 Corintios 12).

Cuando pecamos, Dios no dice que nos quitará el Espíritu Santo. En cambio, Él enseña: "Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad." (1 Juan 1: 9). Se nos promete perdón cuando confesamos nuestros pecados. El Espíritu de Dios permanece con nosotros como creyentes en todo momento para ayudarnos a confesar el pecado, resistir la tentación y vivir de una manera que agrada al Señor.



Verdad relacionados:

¿Quién es el Espíritu Santo?

¿Cuándo recibimos el Espíritu Santo?

La morada del Espíritu Santo - ¿Qué es?

¿Qué significa ser colmado del Espíritu Santo?

¿Cuál es el papel del Espíritu Santo?


Volver a:
La verdad sobre el Espíritu Santo







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe