La morada del Espíritu Santo - ¿Qué es?

La morada del Espíritu Santo es Dios tomando residencia permanente en el corazón de aquellos que han puesto su fe en Jesucristo como Salvador. En el Antiguo Testamento, el Espíritu venía intermitentemente sobre los santos, dándoles poder para el servicio pero no necesariamente permaneciendo con ellos. Por ejemplo,"[…] el Espíritu del Señor vino sobre" Lejí (Jueces 15:14) y "vino" a Amasay (1 Crónicas 12:18). El Espíritu estaba con David y pudo ser removido de él (Salmo 51:11), y el Espíritu "cayó sobre" Ezequiel y le habló (Ezequiel 11: 5-LBLA). El Espíritu, que había estado una vez con el rey Saúl, "se apartó" de él, quitando su influencia y guía del rey (1 Samuel 16:14).

No fue sino hasta Pentecostés que el Espíritu comenzó a morar en aquellos que pertenecen a Dios por medio de Cristo. Jesús predijo la venida del Espíritu que viviría dentro de Su pueblo, así como el nuevo papel que el Espíritu de Verdad jugaría en sus vidas. Antes de la resurrección y Pentecostés, el Espíritu estaba con los discípulos y los influenciaba, pero todavía no los habitaba, como Jesús les explicó: "[Él] vive con ustedes y estará en ustedes." (Juan 14:17, cursiva añadida). Juan 7:39 explica además: "Con esto se refería al Espíritu que habrían de recibir más tarde los que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado, porque Jesús no había sido glorificado todavía."

El apóstol Pablo reiteró la misma verdad sobre la morada del Espíritu: "¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios." (1 Corintios 6: 19–20). Debido a que los creyentes han sido comprados para Dios por la sangre de Cristo derramada en la cruz por nuestros pecados, nuestros cuerpos se convierten en un templo viviente donde reside el Espíritu de Dios.

La imagen del cuerpo del creyente como templo es una reminiscencia del tabernáculo del Antiguo Testamento, en el que vivía el Espíritu de Dios. Allí, la presencia de Dios aparecería en una nube y se encontraría con el sumo sacerdote, que venía una vez al año al Lugar Santísimo. En el Día de la Expiación, el sumo sacerdote traía la sangre de un animal muerto y la rociaba en el propiciatorio del Arca de la Alianza. En este día especial, Dios otorgaba el perdón al sacerdote y a su pueblo (Levítico 16).

El templo judío en Jerusalén ya no existe. Ahora el creyente en Cristo se ha convertido en el santuario interior de Dios el Espíritu Santo, como el creyente ha sido santificado y perdonado por la sangre de Jesucristo (Efesios 1: 7). De hecho, las Escrituras también dicen que el creyente es la morada de las tres Personas de la Trinidad. Junto con el Espíritu, Jesucristo está en nosotros (Colosenses 1:27), al igual que Dios el Padre (1 Juan 4:15).

El propósito de la morada del Espíritu Santo tiene muchas facetas. Ante todo, el Espíritu crea una nueva vida en los creyentes (Tito 3: 5), produciendo el mismo nuevo nacimiento del que habló Jesús en Juan 3: 1–8. El Espíritu nos confirma que este nuevo nacimiento es real y que verdaderamente pertenecemos a Dios (Romanos 8: 15-17). También imparte a los creyentes dones espirituales para ser usados para edificar el cuerpo de Cristo y glorificar a Dios (1 Corintios 12: 4–11). Además, como autor de la Escritura a través de los escritores que inspiró (2 Timoteo 3:16), el Espíritu que habita en nosotros nos ayuda a los creyentes a comprender lo que ha escrito y cómo aplicarlo a la vida diaria (1 Corintios 2:12).

Otras funciones del Espíritu que mora en nosotros incluyen interceder por los creyentes en oración (Romanos 8:26), guiarnos en los caminos de la vida justa (Romanos 8:14), producir Su fruto en nuestras vidas (Gálatas 5: 22–23), y colocar a los creyentes en la iglesia universal de Cristo, también llamada el bautismo del Espíritu (1 Corintios 12:13).

Una de las funciones más alentadoras del Espíritu que mora en nosotros es sellar a los creyentes por la eternidad al colocar Su propia marca sobre nosotros. Hacerlo asegura nuestra llegada a la presencia del Señor cuando morimos (Efesios 1: 13-14, 4:30). La presencia del Espíritu Santo dentro de nosotros es la garantía de que hemos sido comprados por Cristo y redimidos de nuestros pecados. Nunca podemos perder nuestra posición como posesión preciada. Hasta que muramos, el Espíritu permanece dentro de nosotros, renovándonos y santificándonos, consolándonos en las pruebas y sosteniéndonos en las aflicciones. Con el Espíritu Santo que mora en nosotros, nunca estamos solos, nunca estamos perdidos y nunca sin su poder.



Verdad relacionados:

¿Quién es el Espíritu Santo?

¿Cuándo recibimos el Espíritu Santo?

¿Qué significa ser colmado del Espíritu Santo?

¿Qué es el fruto del Espíritu?

¿El Espíritu Santo alguna vez deja a un creyente?


Volver a:
La verdad sobre el Espíritu Santo







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe