¿Por qué es tan importante la Regla de Oro?

En Su Sermón del Monte, Jesús dijo: "Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes. De hecho, esto es la ley y los profetas." (Mateo 7:12). Esta frase ha llegado a ser conocida como "La Regla de Oro". Jesús nunca la llamó así, y la Biblia no le da ese nombre, pero la frase se considera tan importante y un buen resumen de los principios de desinterés y amor contenidos en el sermón de Jesús, que recibió el nombre de "La Regla de Oro "por traductores de la Biblia en los siglos 16 y 17, utilizando un dicho popular de ese momento. Las palabras "Regla de Oro" nunca fueron pronunciadas por Jesús.

El corazón humano es inherentemente egoísta. Incluso nuestros actos más desinteresados provienen del deseo de sentirnos bien con nosotros mismos y lucir bien ante los demás. Si bien las personas pueden parecer desinteresadas, el motivo más profundo del corazón humano no es ayudar a los demás, sino ayudar a nuestra propia imagen y autoestima. Dios ve el corazón y conoce sus verdaderos motivos (Mateo 7:11; Jeremías 17: 9), por lo que cuando Jesús le dice a la gente que trate a los demás como les gustaría ser tratados, está hablando directamente con los sentimientos más profundos del corazón y enfrentando su maldad.

La gente de ese día, especialmente la gente religiosa, necesitaba escuchar este mensaje. Eran muy buenos para aparentar ser amorosos, bondadosos y justos, mientras que en su interior estaban "llenos de huesos de muertos y de podredumbre", como lo declaró Jesús con razón (Mateo 23:27). Los fariseos y las personas a quienes enseñaban estaban muy preocupados con el cumplimiento de la ley, pensando que por su buen comportamiento serían salvados. Pero cuando Jesús dijo: "De hecho, esto es la ley y los profetas", se refería a hacer a los demás lo que desearías haberte hecho a ti mismo, lo que conocemos como La Regla de Oro. A nadie le gusta ser engañado o tratado de una manera poco sincera. Jesús llevó la discusión a un nivel del corazón con esta declaración, esencialmente diciéndoles que si no eran sinceros en su amor, el seguir reglas no se consideraría justo a los ojos de Dios.

Algo interesante sobre la regla de oro es su calidad proactiva y positiva. Otras religiones, incluyendo el confucianismo, el budismo y el hinduismo, contienen órdenes similares:

• Confucianismo: "No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti" (Analectas 15:23).
• Hinduismo: "Esta es la suma del deber: no hagas a los demás lo que causaría dolor si te lo hicieran a ti" (Mahabharata 5: 1517).
• Budismo: "No lastimes a los demás de una manera que tú mismo encontrarías doloroso" (Udana-Varga 5:18).

Note la calidad negativa de estos comandos. Parece que dicen lo mismo que la Regla de Oro de Jesús, pero en realidad son un opuesto negativo al que se hace referencia como la "ética de la reciprocidad". La idea defendida por estas otras religiones es que no debes hacerle algo a otra persona si sabes que eso le causaría dolor; es decir, si te causa dolor, a ellos también les causará dolor, así que no se los hagas. Pero esta "regla de plata", como a veces se la llama, no requiere nada de ti. No requiere amor, no hay acción positiva. Puedes estar lleno de apatía por tu prójimo y aun así seguir esta regla. La Regla de Oro, en contraste, requiere un corazón rebosante de amor por los demás.

¿Qué ser humano tiene un corazón así? ¿Buscamos naturalmente hacer el bien a nuestros semejantes, de manera completamente desinteresada? Nosotros no. La maravilla de la obra de Dios en el corazón es que Él pone Su propio amor por la humanidad en nuestros corazones el uno por el otro. Juan nos recuerda que "Nadie ha visto jamás a Dios, pero, si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece entre nosotros, y entre nosotros su amor se ha manifestado plenamente." (1 Juan 4:12). Lo que esto significa es que cuando nos amamos, glorificamos a Dios y su imagen se puede ver en nuestro amor, que en última instancia es su amor.

Este mandato de amar hace que el cristianismo sea único en comparación con cualquier otro sistema religioso. De hecho, la Biblia es tan radical en su mandato de amar proactivamente que a los cristianos se les dice que amen incluso a sus enemigos, algo que simplemente no existe en ninguna otra religión mundial (Mateo 5: 43-44; cf. Éxodo 23: 4- 5).

La marca de un verdadero cristiano es este tipo de amor desinteresado (Juan 13:35). El Espíritu de amor de Dios está vivo en la persona que ama de esta manera desinteresada y sobrenatural, y la presencia de ese Espíritu es evidencia de la salvación de un cristiano. 1 Juan 3: 16-18 lo aclara: "En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos. Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él? Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad."



Verdad relacionados:

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Puedes amar a una persona aunque no te agrade?

¿Qué son las bienaventuranzas?

¿Qué son los Diez Mandamientos y por qué son importantes?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?


Volver a:
La verdad sobre todo lo demás







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe