¿Qué son las bienaventuranzas?

Las bienaventuranzas se refieren a las ocho bienaventuranzas (según cómo las cuentes) en el Sermón de Jesús en el Monte. Se registran en Mateo 5: 2–12. El Sermón del Monte se dirige a los discípulos de Jesús y a las multitudes. En muchos sentidos, puede verse como una yuxtaposición de la entrega de la Ley por parte de Moisés desde el Monte Sinaí. En el Sermón del Monte, Jesús discute la Ley del Antiguo Testamento y presenta una nueva ley. En lugar de referirse a la letra de la ley, Jesús aquí resalta el espíritu de lo que Dios desea de su pueblo. Al dar las bienaventuranzas, específicamente, Jesús describe un rasgo o acción de carácter que, en términos humanos, a menudo no se asocia con la bienaventuranza. Luego describe la recompensa o herencia de tales personas. Destaca lo que realmente significa ser parte del reino de los cielos, y seguir los caminos de Dios. No se trata de religiosidad o legalismo, sino del corazón. Estudiemos un poco más.

Primero, ¿qué significa ser "bienaventurado"? El término significa "supremamente feliz" o "consagrado". ¿Quién dice Jesús que es bienaventurado?

"Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos." (Mateo 5:3). Aquellos que reconocen su propia pobreza espiritual, su completa falta de recursos espirituales aparte de Dios, son hechos completos y santos. Ven su absoluta necesidad de Dios, la imposibilidad de la salvación aparte de él. Como resultado, Dios verdaderamente puede reinar en sus vidas.

"Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación" (Mateo 5: 4). Se cree que el duelo aquí se refiere al duelo piadoso sobre nuestro pecado y nuestro estado perdido aparte de Dios. Santiago 4: 7–10 dice: "Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón! Reconozcan sus miserias, lloren y laméntense. Que su risa se convierta en llanto, y su alegría en tristeza. Humíllense delante del Señor, y él los exaltará." El luto es parte del arrepentimiento. Y el arrepentimiento nos lleva a dejar el pecado y experimentar la plenitud de la vida en Cristo. El pecado solo conduce a la muerte, pero en Cristo tenemos la vida verdadera (Romanos 6:23; Juan 10:10). Sabemos que Dios es fiel para perdonar el pecado (Romanos 5: 6–11; 2 Corintios 5: 16–21; Efesios 2: 1–10; 1 Juan 1: 8–9). Así podemos llorar por nuestro pecado y recibir Su perdón y consuelo.

"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." (Mateo 5: 5). Ser "manso" ha sido descrito como tener poder pero restringirlo. Una persona que es mansa no es débil; más bien, tiene un espíritu amable y humilde. No es por perseguir las ilusiones mundanas de grandeza o poder que uno heredará la tierra, sino por tener un espíritu amable que reconoce a Jesús como Señor. Los mansos tienen una estimación precisa de sí mismos ante Dios y eligen someterse a Él, dejando de lado su propia voluntad para sujetarse a Sus propósitos. Son estas personas, que están buscando a Dios, quienes finalmente heredarán la tierra.

"Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.” (Mateo 5: 6). Es lógico pensar que aquellos que reconocen su pobreza espiritual, lloran su pecado y se someten a Dios desearán la justicia. Quieren ser rectos y estar justificados ante Dios. Como Pablo en Romanos 7—8, ellos desean ser santos. Jesús dice que estas personas serán satisfechas. Él nos ha justificado por medio de la cruz y está en el proceso de santificarnos para que seamos más y más como Él (Colosenses 3; 2 Corintios 3:18; 5: 1–21).

"Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia." (Mateo 5:7). Cuando reconocemos nuestra necesidad de Dios, nuestra posición ante Él y su gran don de ser misericordiosos con nosotros, seremos misericordiosos con los demás. Ser misericordioso es mostrar compasión hacia aquellos que te han ofendido. Somos misericordiosos porque ya hemos recibido misericordia. Y, en términos humanos, a menudo los que son misericordiosos con los demás recibirán a cambio la misericordia humana.

"Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios." (Mateo 5: 8). Ser puro de corazón significa estar sin culpa, sin mancha, limpio. Obviamente, nadie en la tierra está sin pecado; solo estaremos sin pecado una vez que seamos glorificados en el cielo. Sin embargo, en Cristo somos justos y Él nos está refinando. Una persona que es pura de corazón se considera limpia ante Dios y busca las cosas de Dios. Sabemos que "Nadie ha visto jamás a Dios" (1 Juan 4:12), pero sí vemos vislumbres de Dios. Él se ha revelado a nosotros y se revela a sí mismo a través de nosotros. Y un día estaremos con Él en el cielo.

"Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios" (Mateo 5: 9). Los pacificadores buscan la reconciliación entre los humanos. Dios nos ha reconciliado consigo mismo a través de Cristo y nos da no solo la misión de contarles a otros acerca de esta reconciliación, sino también intentar vivir en paz con todos (2 Corintios 5: 18–21; Romanos 12:18; Hebreos 12:14). Es importante reconocer que ser un pacificador es diferente de ser una persona que mantiene la paz a la fuerza. No estamos llamados a conformarnos con el status quo, sino a lograr activamente la paz y la reconciliación. Hacer esto es una forma en que las personas reconocerán que pertenecemos a la familia de Dios.

"Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos" (Mateo 5:10). Parte de ser un pacificador es compartir el mensaje de paz que se puede hacer entre el hombre y Dios. Cuando compartimos el evangelio con otros, podemos ser perseguidos. Además, los que buscan vivir con rectitud y honrar los caminos de Dios en un mundo caído a menudo se encuentran con persecución. Jesús dijo en Juan 15: 18–19: "Si el mundo los aborrece, tengan presente que antes que a ustedes, me aborreció a mí. Si fueran del mundo, el mundo los amaría como a los suyos. Pero ustedes no son del mundo, sino que yo los he escogido de entre el mundo. Por eso el mundo los aborrece." El reino de Dios es el gobierno y el reinado de Dios en nuestro mundo y, finalmente, se completa en el cielo. Podemos saber que cuando somos perseguidos por el bien de la justicia, finalmente "nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su cuerpo glorioso, mediante el poder con que somete a sí mismo todas las cosas."(Filipenses 3: 20-21).

"Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros." (Mateo 5:11–12). Algunos incluyen Mateo 5: 10–11 como una beatitud, otros lo excluyen de la lista, y otros lo incluyen como una beatitud separada. Parece ser esencialmente un énfasis de la bienaventuranza de arriba. Esta declaración también sirve como una transición hacia el próximo punto de Jesús acerca de ser la sal y la luz de la tierra. Los seguidores de Jesús están destinados a hacer una diferencia en este mundo. Hacerlo puede encontrarse con oposición, pero ese ha sido siempre el caso de los seguidores de Dios. Podemos regocijarnos, sabiendo que Dios está de nuestro lado y que nuestra recompensa está en Él, no en la aceptación mundana.



Verdad relacionados:

¿Por qué es tan importante la Regla de Oro?

¿Qué es la Gran Comisión?

¿Qué son los Diez Mandamientos y por qué son importantes?

¿Cuál es la clave para experimentar gozo en la vida cristiana?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?


Volver a:
La verdad sobre todo lo demás







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe