¿Cómo debe usar una iglesia las ofrendas que recibe?

Cada iglesia necesita dinero para operar y tiene un sistema para recolectar donaciones, ya sea al pasar un plato en cada servicio, tener una caja de ofrendas ubicada en algún lugar u otros métodos. En general, parte del dinero se destina a gastos operativos, como pagar al personal de la iglesia y pagar el edificio de la iglesia o el lugar de reunión. Se asigna algo de dinero para ministerios específicos en la iglesia que sirven a los miembros o la comunidad. Otro se reserva para programas de alcance. La mayoría de las iglesias también tienen un fondo de misericordia para ayudar a los miembros de la iglesia que lo necesiten, o incluso a los miembros de la comunidad que lo necesiten. La mayoría de las iglesias también dan a otros ministerios o misioneros. Cada iglesia tiene la obligación con Dios, su vecindario y sus miembros de administrar sus finanzas apropiadamente. La Biblia nos da algunas pautas útiles, así como algunos ejemplos de cómo la iglesia primitiva usó las ofrendas que recibió.

Primero, cada iglesia tiene una responsabilidad con Dios mismo. Dios conoce a la iglesia (Apocalipsis 2: 2, 9, 13, 19; 3: 1, 8, 15) e instruye que Su Palabra sea proclamada (Romanos 10:14; 2 Timoteo 4: 2). "El misterio de Cristo" necesita ser proclamado (Colosenses 4: 3). Proclamar el evangelio en su vecindario, área, país y en todo el mundo es la prioridad de la iglesia. Las cosas que promueven ese objetivo tienen prioridad financiera. Esto incluye pagarle al pastor. "Los ancianos que dirigen bien los asuntos de la iglesia son dignos de doble honor, especialmente los que dedican sus esfuerzos a la predicación y a la enseñanza. Pues la Escritura dice: ‘No le pongas bozal al buey mientras esté trillando’, y ‘El trabajador merece que se le pague su salario'"(1 Timoteo 5: 17–18; véase también 1 Corintios 9:11).

Jesús les dijo a sus seguidores que "Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. [...]" (Mateo 28: 19-20). Financiar misioneros y programas de alcance es apropiado. También es apropiado dar dinero a ministerios específicos en la iglesia que ayudan con el crecimiento espiritual.

Hechos 4: 34–35 habla de la primera iglesia y su respuesta a las necesidades de sus miembros. "[…] no había ningún necesitado en la comunidad. Quienes poseían casas o terrenos los vendían, llevaban el dinero de las ventas y lo entregaban a los apóstoles para que se distribuyera a cada uno según su necesidad." Fueron las personas que dieron y los líderes de la iglesia quienes decidieron cómo distribuir las ofrendas. Más tarde, leemos que se les dio alimentos a las viudas en la iglesia (Hechos 6: 1). Estas personas necesitadas fueron ministradas por la iglesia. Los apóstoles en Jerusalén le recordaron a Pablo que cuidara a los pobres (Gálatas 2:10). Pablo instruyó a Timoteo y a la iglesia cómo distribuir la ayuda y quién debería recibirla (1 Timoteo 5: 3–16).

Además de cuidar a las viudas y a los necesitados, las iglesias del Nuevo Testamento se cuidaban económicamente. Cuando la iglesia en Jerusalén estaba bajo ataque y sufría hambre, la iglesia de Antioquía envió ayuda (Hechos 11: 29-30). La iglesia de Galacia, y las de Corinto, Macedonia y Acaya también ayudaron (1 Corintios 16: 1–3; Romanos 15: 25–26).

Una iglesia es parte de un vecindario, una comunidad y tiene la responsabilidad de quienes viven y trabajan cerca de ella. Su primera responsabilidad es proclamar el evangelio (Hechos 1: 8). El segundo es hacer el bien. "No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe."(Gálatas 6: 9-10). Sí, el versículo dice que la familia de Dios es primero, pero también espera que otros se beneficien de la iglesia local.

Decidir cómo y dónde gastar las ofrendas requiere sabiduría, y Santiago 1: 5 nos dice que le pidamos sabiduría a Dios y Él la otorgará. Un edificio atractivo y un terreno están bien, pero ¿están esos gastos promoviendo el evangelio?

Todo lo que hace una iglesia debe glorificar a Dios (1 Corintios 10:31). Hechos 2:42 dice que en la iglesia primitiva "Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan y en la oración." Difundir la Palabra, reunirse, practicar la comunión y orar: estos son los deberes fundamentales de la iglesia. Las ofrendas recibidas por una iglesia deben usarse para estos fines.



Verdad relacionados:

¿Cuál fue el propósito de Dios al establecer la iglesia?

¿Es importante la asistencia a la iglesia?

¿Qué es la iglesia universal y cómo es diferente de la iglesia local?

Ministerio cristiano - ¿Qué es eso?

¿Qué deberíamos buscar en una iglesia?


Volver a:
La verdad sobre la iglesia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe