Muerte espiritual, ¿qué es eso?

La muerte, según las definiciones del diccionario, es el cese de las funciones vitales o la falta de vida. La muerte espiritual es nuestro estado natural antes de aceptar a Cristo como nuestro Salvador (Efesios 2:1, Colosenses 2:13). Es una falta de vida espiritual, una ausencia de funcionamiento espiritual apropiado. Dios es el Uno eternamente existente, el gran "YO SOY" (Éxodo 3:14); Él es la vida. Entonces, realmente, la muerte espiritual es la separación de Dios, quien es la vida.

Los humanos son resucitados de la muerte espiritual por Jesús. Nuestro Señor, siendo Dios encarnado, está asociado con la vida en numerosas ocasiones a lo largo del Nuevo Testamento. Él es vida y viene a darnos vida (Juan 1:4; 10:10; 11:25; 14:6; Hechos 3:15). Pablo dice que, antes de ser salvos, estamos "muertos" en nuestros pecados (Efesios 2:1, Colosenses 2:13). Cuando nos falta Jesús, nos falta vida. Por lo tanto, estamos muertos.

Los muertos no pueden ayudarse a sí mismos. La vida no proviene de la no vida. Esta es la razón por la cual la salvación es solo por gracia. Somos incapaces de hacer cualquier cosa para salvarnos a nosotros mismos; solo Jesús, el Autor de la Vida, puede salvarnos (Efesios 2:8-10). Romanos 6:23 dice: "Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro". El hombre es pecador, espiritualmente muerto, pero Dios da vida.

"¿Cómo puede un bebé nacer muerto espiritualmente?" podrías preguntarte. La muerte espiritual se convirtió en realidad para la humanidad después de la caída de Adán y Eva. Dios instruyó a Adán que se abstuviera de comer el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, advirtiendo que comer la fruta resultaría en la muerte (Génesis 2:16-17). Después de que Eva y Adán comieron la fruta, sin embargo, no experimentaron inmediatamente la muerte física. Más bien, su relación con Dios fue cortada. Se dieron cuenta de su desnudez, crearon ropas de hojas y se escondieron de Dios avergonzados (Génesis 3:6-9). Ya no estaban funcionando espiritualmente, sino que estaban espiritualmente muertos. Romanos 5:12 explica: "Así que, así como el pecado vino al mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron". El pecado de Adán y Eva corrompió a toda la humanidad. Todos tenemos una naturaleza pecaminosa ahora. Nacemos separados de Dios (ver Salmos 51:5).

Aunque nacemos con una naturaleza pecaminosa y venimos a este mundo muertos espiritualmente, también nacemos con un anhelo por la vida. Eclesiastés 3:11 dice, en parte, "[Dios] ha puesto la eternidad en el corazón del hombre". En The Weight of Glory, C. S. Lewis escribe: Los libros o la música en la que pensamos que se encontraba la belleza nos traicionarán si confiamos en ellos; no estaba en ellos, solo venía a través de ellos, y lo que los atravesaba era añoranza. Estas cosas, la belleza, el recuerdo de nuestro propio pasado, son buenas imágenes de lo que realmente deseamos; pero si se los confunde con la cosa misma, se convierten en ídolos mudos, rompiendo los corazones de sus adoradores. Porque ellos no son la cosa en sí misma; son solo el aroma de una flor que no hemos encontrado, el eco de una canción que no hemos escuchado, noticias de un país que nunca hemos visitado.

Los humanos anhelan la vida. Tenemos algo innato que sabe que hay más en este mundo de lo que parece. Impulsa nuestra búsqueda de significado en la vida.

Aquellos que están espiritualmente muertos son ajenos a su estado (2 Corintios 4:4). Suponen que pueden "comer, beber y ser felices" (Lucas 12:19 NVI), porque la vida física es todo lo que hay. Al hacerlo, no logran comprometer sus anhelos más íntimos. No reconocen su sentido de la falta de propósito, la desconexión y el hecho de que, aparte de Dios, sus actividades no proporcionan satisfacción. El peligro real es que, sin la nueva vida que Cristo da, la muerte física del pecador será seguida por la segunda muerte (Apocalipsis 20:14-15).

Incluso los creyentes, que tienen vida espiritual, a veces no la viven completamente al rebelarse a través del pecado. La consecuencia del pecado es la muerte espiritual (Romanos 6:23). Cuando los creyentes en Cristo juegan con el pecado, experimentan los síntomas del pecado parecidos a la muerte, una sensación de distancia de Dios.

La muerte espiritual es un estado de estar alejado de Dios y, por lo tanto, carecer de Su vida. A los creyentes se les ha dado la vida eterna, que incluye la vida "en plenitud" ahora (Juan 10:10 NVI). Jesús nos trae de la muerte a la vida, y los creyentes permanecen en la vida. Sin embargo, "el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él" (Juan 3:36).

La muerte espiritual no necesita ser un estado permanente. La vida nos espera. Dios está ansioso por que todos vengan a Él (2 Pedro 3:9). Para ser rescatados de la muerte espiritual, solo necesitamos reconocer nuestro estado pecaminoso e invocar a Aquel que es capaz de salvar al Señor Jesucristo.



Verdad relacionados:

¿Qué es el pecado?

Las consecuencias del pecado - ¿Qué son?

¿Qué es la Salvación?

¿Cuál es la verdad sobre la salvación?

¿Por qué tuvo que morir Jesús?


Volver a:
La verdad sobre el pecado
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. muerte espiritual
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?