¿Todos heredan el pecado de Adán y Eva?

Adán y Eva fueron creados por Dios y originalmente vivieron en el Jardín del Edén aparte del pecado. En Génesis 3, la serpiente (Satanás) tentó a Eva y ella y Adán comieron del fruto del árbol del cual Dios les ordenó que no comieran. Recibieron el juicio de Dios, incluida la muerte física, y luego tuvieron una naturaleza pecaminosa que se ha transmitido a todas las personas desde entonces (a excepción de Jesús).

Romanos 5:12 ofrece una perspectiva del Nuevo Testamento sobre este tema: "Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron." Esta idea de que "la muerte pasó a toda la humanidad” a menudo se conoce como pecado heredado. Toda persona nace con una naturaleza pecaminosa caída e imperfecta que nos separa de la comunión con Dios.

El salmista notó cuán temprano este pecado impacta la vida humana en el Salmo 51: 5: "Yo sé que soy malo de nacimiento; pecador me concibió mi madre.” El pecado existe desde la concepción desde su perspectiva y se transmite de generación en generación. Todos heredamos el pecado. El pecado es parte de la naturaleza humana y algo que cada persona practica de manera específica a lo largo de la vida.

Como resultado, todas las personas pecan y no alcanzan la gloria de Dios (Romanos 3:23). Algunas personas pecan más que otras o pecan de maneras más visibles, sin embargo, un solo pecado es suficiente para requerir la redención de Dios para restaurar una relación correcta con Dios. Jesús vino a la tierra para morir como un sustituto y pagó por nuestros pecados para que pudiéramos tener comunión con Él.

Como resultado, Hechos 4:12 enseña que Jesús y solo Jesús es suficiente para la salvación: "De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos." Jesús personalmente enseñó: " —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí." (Juan 14: 6).

Justo antes de que Jesús ascendiera al Padre en el cielo, dejó una misión clara para que sus seguidores compartieran su mensaje con la mayor cantidad de personas posible: "Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo." (Mateo 28: 19-20). Jesús hizo posible la salvación para cualquier persona que creyera en su nombre.

En resumen, todos hemos heredado el pecado de Adán y Eva. Además, cada persona comete muchos pecados a lo largo de su vida. Estos pecados nos mantienen alejados de una relación con Dios y requieren un "camino" de perdón para ser restaurados en una relación correcta con Él. Jesucristo es el único camino de restauración a una relación correcta con Dios, ofreciendo perdón y vida eterna. Esta salvación trae nueva vida y una gran alegría: "Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y, aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación. "(1 Pedro 1: 8-9).



Verdad relacionados:

¿Qué es el pecado?

¿Nacemos todos en pecado?

¿Qué quiere decir la Biblia cuando habla de que somos esclavos del pecado?

Muerte espiritual, ¿qué es eso?

¿Cuál es la verdad sobre la salvación?


Volver a:
La verdad sobre el pecado






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe