¿Habla la Biblia sobre el gobierno de la iglesia?

La Biblia proporciona muchas pautas claras con respecto a la manera en que las iglesias locales deben ser dirigidas. Si bien Jesucristo es la máxima autoridad de la iglesia (Efesios 1:22; Colosenses 1:18), también hay un papel para las personas que dirigen las congregaciones locales.

Al comienzo del período del Nuevo Testamento, los apóstoles sirvieron como líderes de la primera iglesia en Jerusalén (Hechos 2:42-47). A medida que el número de cristianos creció rápidamente, surgió la necesidad de un liderazgo adicional (Hechos 6:1-7). Pronto, la persecución y la actividad misionera causaron la expansión de las iglesias locales más allá de Jerusalén, lo que llevó a la necesidad de aún más líderes. Dos roles de liderazgo están claramente definidos en el Nuevo Testamento: ancianos (también conocidos como pastores u obispos) y diáconos.

Los tipos específicos de gobierno de la iglesia que existen en la actualidad, episcopales, presbiterianos y congregacionales, ponen diferentes énfasis en los roles del anciano y del diácono y su relación con la congregación.

Los dos pasajes principales que discuten las cualidades del carácter y las responsabilidades de estos roles de liderazgo son 1 Timoteo 3:1-7 y Tito 1:5-9. Con respecto al papel de los ancianos, 1 Timoteo 3:1-7 dice que el deseo de servir como anciano es una noble ambición. Los rasgos clave del carácter incluyen la integridad, la fidelidad matrimonial, el pensamiento claro, el autocontrol, el respeto, la hospitalidad y la capacidad de enseñar. Las descalificaciones incluyen el mal uso del alcohol, una naturaleza violenta, una disposición a la discusión y la avaricia. El anciano también debe guiar bien a su familia y no ser un converso reciente. Además, este pasaje está dirigido a hombres, lo que indica que los ancianos siempre fueron hombres en la iglesia primitiva. También hay un énfasis en una pluralidad de ancianos (más de un líder de iglesia por ubicación), reflejo de los ancianos que sirvieron como líderes locales en la cultura judía del Antiguo Testamento (Hechos 14:23; 15:2; 20:17; 1:5; Santiago 5:14).

Para los diáconos, se espera una integridad similar, pero el papel de la enseñanza no está incluido. El énfasis para los diáconos parece ser el servicio no docente a la iglesia (similar a lo que se ve en Hechos 6:1-7). Algunos argumentan que los diáconos pueden ser hombres o mujeres, interpretando la palabra griega traducida como "mujeres" o "esposas" en 1 Timoteo 3:11 como refiriéndose a las diáconos femeninas. Otros argumentan que el contexto del versículo señala claramente a las esposas de los hombres diáconos. Este último punto de vista es más probable que sea exacto, aunque muchas denominaciones cristianas incluyen diáconos masculinos y femeninos debido a las diferentes interpretaciones de este pasaje y a Romanos 16:1.

La meta de los líderes de la iglesia queda clara en las Escrituras. Efesios 4:12 dice que es "equipar a los santos para la obra del ministerio, para edificar el cuerpo de Cristo". Primera de Timoteo 6:20 y Judas 1:3 dicen que un anciano debe guardar la pureza de la doctrina transmitida de los apóstoles. Los ancianos son llamados a servir a la iglesia local a través de ayudar a las personas a vivir su fe. Más que solo un maestro, un anciano entrena a su gente para servir a Dios y satisfacer las necesidades de los demás. Los diáconos sirven especialmente como ejemplos y líderes en el servicio, liberando a los ancianos para que se centren más en la enseñanza, de modo que la iglesia esté mejor preparada para vivir las enseñanzas del Señor Jesucristo.



Verdad relacionados:

¿Qué es la iglesia universal y cómo es diferente de la iglesia local?

¿Es enseñado el oficio de pastor en la Biblia?

¿De qué deberes son responsables los ancianos en la iglesia?

¿De qué deberes son responsables los diáconos en la iglesia?

¿Qué deberíamos buscar en una iglesia?


Volver a:
La verdad sobre la iglesia
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. gobierno iglesia
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?