¿Cuál es la visión cristiana de los medicamentos recetados?

Los médicos recetan medicamentos para aliviar el dolor y proporcionar sanación, ambos objetivos son bíblicamente compatibles. Jesús también proporcionó alivio del dolor y sanidad (Mateo 15: 29–31).

Nuestras dolencias físicas son causadas como resultado del pecado en el mundo, al igual que nuestras dolencias espirituales. Al sanar a las personas, Jesús mostró la compasión de Dios. A menudo se le conoce como el Gran Médico y proporcionará la máxima curación de toda la creación (Romanos 8: 18-22).

Uno de los escritores de un evangelio es un médico: Lucas (Colosenses 4:14). Lucas también escribió Hechos. Aunque no prescribió recetas como lo hacen los médicos modernos, sí usó los medicamentos y tratamientos disponibles en ese momento.

Otro escritor de las Escrituras, Pablo (aunque no era médico), instruyó a su protegido, Timoteo, que usara un poco de vino para calmar su estómago (1 Timoteo 5:23). Esto estaba de acuerdo con la práctica de la época de usar alcohol para amortiguar el dolor y aliviar el sufrimiento. El alcohol se menciona en Proverbios 31: 6–7 en relación con el tratamiento de los que estaban muriendo para ayudar a aliviar su sufrimiento. El alcohol como analgésico parece ser tolerado por la Biblia.

La mayoría de los medicamentos recetados están hechos principalmente de sustancias naturales que se encuentran en la creación. El antibiótico Amoxil (Amoxicilina), por ejemplo, proviene de un moho azul verdoso llamado Penicillum notatum, una sustancia que Dios creó. Esta sustancia creada mata las bacterias infecciosas y Dios permitió que los humanos la descubrieran junto con sus diversos usos. Es perfectamente aceptable, y puede glorificar a Dios, usar una sustancia que Él creó para mejorar la salud.

Entonces, cuando pensamos en lo correcto de usar medicamentos recetados, no son tanto los medicamentos los que son un problema sino cómo los usamos. Debemos buscar consejo médico, usar medicamentos solo legalmente y estar al tanto de los posibles efectos secundarios. Los médicos le alertarán de los posibles riesgos y peligros. Como cristianos, también debemos asegurarnos de no abusar de las drogas ni volvernos adictos a ellas (1 Corintios 6:12).

Pídele sabiduría a Dios (Santiago 1: 5) a medida que determinas cómo abordar los medicamentos recetados. La Palabra de Dios no los menciona directamente. Recuerda que el cuerpo de un cristiano es el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6: 19-20) y debe ser tratado con cuidado y respeto. Podemos confiar en Dios como el Sanador supremo y, sin embargo, buscar la sabiduría y el intelecto de los médicos e investigadores que Dios ha dotado. A través de ambos, Dios debe recibir la gloria de toda curación, salud y bienestar.



Verdad relacionados:

¿Qué dice la Biblia acerca de los cristianos que van al doctor?

¿Deberían los cristianos tomar analgésicos?

¿Está bien que un cristiano tome medicamentos para la salud mental como los antidepresivos?

Buscar a Dios – ¿Por qué es importante?

¿Por qué Dios permite el mal?


Volver a:
La verdad sobre las decisiones de vida







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe