¿Está bien que un cristiano tome medicamentos para la salud mental como los antidepresivos?

Aunque los medicamentos para la salud mental se están volviendo más comunes, un cierto estigma continúa rodeándolos. A veces, este estigma parece aún mayor en los círculos cristianos. A veces nos sentimos avergonzados de enfermedades de salud mental como la depresión o la ansiedad, creyendo que si realmente estuviéramos siguiendo a Dios no tendríamos problemas con tales enfermedades. Incluso aquellos con afecciones como el trastorno bipolar y la esquizofrenia, que generalmente siempre requieren tratamiento psicofarmacológico, pueden sentir que su fe es de alguna manera menor. Pero, ¿es esto lo que piensa Dios?

Muchos trastornos de salud mental se generan en la psiquis. Por ejemplo, podemos estar deprimidos debido a pensamientos incorrectos o emociones no resueltas. La ansiedad puede dar como resultado la falta de voluntad para confiar en Dios. Sin embargo, muchos trastornos de salud mental tienen una base biológica. No estamos deprimidos por una razón en particular o por una falta de proceso mental de nuestra parte, sino por un mal funcionamiento de nuestro cuerpo físico. E incluso aquellos trastornos que comienzan con un pensamiento incorrecto o emociones procesadas de manera inapropiada, terminarán afectando la biología de una persona. Hay varios neuroquímicos en el cerebro que se cree que están implicados en trastornos tales como depresión, ansiedad, trastorno bipolar, esquizofrenia, trastorno por déficit de atención, trastorno obsesivo compulsivo y similares. Los medicamentos están diseñados para enfocarse en las sustancias químicas del cerebro y ayudar a restablecer su equilibrio adecuado.

La mayoría de los cristianos no tienen ningún conflicto al utilizar medicamentos diseñados para tratar enfermedades físicas. Creemos que Dios creó nuestra mente y se propuso que la usemos. Lo vemos como el creador de nuestros cuerpos y como el autor de los descubrimientos científicos y médicos que promueven nuestra salud física (Proverbios 2: 6; Colosenses 2: 2-3). Ciertamente, Dios puede sanar sin medicación (Mateo 8:13; Mateo 9:22; Santiago 5: 14-15). Sin embargo, también nos ha dado el don de la medicación. Nuestros cuerpos son el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6: 19-20). Se espera que administremos nuestro cuerpo y lo cuidemos. Debemos tener cuidado con lo que colocamos en nuestro cuerpo, no queriendo abusar de él o poner químicos que nos puedan dañar. Sin embargo, a veces la medicación es una herramienta eficaz para ayudar a cuidar nuestro cuerpo.

En el sentido de que los medicamentos psicológicos pueden promover nuestra salud, no son diferentes de otros medicamentos. Sin embargo, al contemplar el uso de medicamentos psicológicos, se deben hacer algunas otras consideraciones. Debido a que muchos trastornos de salud mental comienzan en la psiquis o afectan la psiquis, la terapia suele ser un buen complemento del tratamiento con medicamentos. No se deben tomar antidepresivos y otros medicamentos para la salud mental en un esfuerzo por evitar lidiar con las raíces psicológicas de una alteración. La terapia o la psicofarmacología tampoco deben usarse para evitar lidiar con problemas espirituales. Estamos llamados a depositar nuestras ansiedades en Dios y confiar en Él (1 Pedro 5: 7). Se nos dice que la libertad se encuentra en Cristo y su verdad (Juan 8:32). La psicología no es la cura; ¡Dios es el único Sanador verdadero! Pero Dios puede usar la psicología, tanto en su forma médica como terapéutica, para ayudar a sanar. Usar las herramientas que Dios nos ha dado es una forma de honrarlo.



Verdad relacionados:

¿Cuál es la visión cristiana de los medicamentos recetados?

¿Deberían los cristianos tomar analgésicos?

Buscar a Dios – ¿Por qué es importante?

¿Por qué Dios permite el mal?

¿Será que Dios me ama?


Volver a:
La verdad sobre las decisiones de vida







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe