¿Qué dice la Biblia acerca de los cristianos que van al doctor?

A simple vista, la pregunta de si los cristianos deben acudir al doctor es algo ridícula. Lucas era médico. Muchos hospitales fueron iniciados por iglesias. No hay nada en la Biblia que prohíba que un creyente vea a un doctor. Las circunstancias culturales, tanto en el pasado antiguo como en el presente, hacen que algunos se mantengan alejados de los doctores.

El pasado: la medicina y la guerra espiritual.

La relación entre las enfermedades y lo demoníaco en la historia antigua es compleja. La medicina ha sido un campo de estudio en Egipto desde al menos el año 3.000 AC y en el Medio Oriente desde el 2.000 AC. Si bien los profesionales utilizaron un sistema similar de examen, diagnóstico, tratamiento y pronóstico que los doctores usan hoy en día, también tuvieron en cuenta la influencia de las fuerzas sobrenaturales. En la India, los documentos médicos describen cirugías y exorcismos.

En un mundo anterior al método científico, antes de que se descubrieran los gérmenes, es fácil ver por qué los antiguos atribuían tantas condiciones médicas a causas sobrenaturales. Pero es confuso notar que Jesús también lo hizo. En Marcos 9: 14-29, sanó a un niño sujeto a episodios que suenan como epilepsia. Pero en lugar de aclarar la situación y explicar que realmente era un problema con el cerebro, Jesús simplemente dice: " —Espíritu sordo y mudo —dijo—, te mando que salgas y que jamás vuelvas a entrar en él." (versículo 25). En el versículo 29, Él reitera que la condición fue causada por un espíritu, aunque sanó muchas otras condiciones médicas sin atribuir la enfermedad a la influencia demoníaca.

La curación está fuertemente asociada con los líderes religiosos en la Biblia. En la Ley Mosaica, se requería que alguien que creía estar curado de una afección de la piel se presentara ante los sacerdotes para su validación (Levítico 14: 1-9; Lucas 17:14). La sanación fue uno de los milagros principales que identificó a un auténtico profeta de Dios (1 Reyes 17: 17-24). En la iglesia primitiva, Santiago exhortó a los cristianos enfermos a que los ancianos oren por ellos para que sanen (Santiago 5:14). Durante los siguientes dos mil años, la iglesia y la medicina tuvieron una relación inestable: la iglesia, siendo una y otra vez la única fuente de asistencia médica, luego se vería temerosa de la experimentación científica que podría haber resultado en una atención más efectiva.

El presente: salud y riqueza.

Hay varias iglesias modernas que desalientan o prohíben que los miembros vean a los médicos. Los primeros exponentes de la Ciencia Cristiana (fundada por Mary Baker Eddy) enseñaron que la enfermedad es una ilusión mental que podría curarse con la oración y el pensamiento apropiado. Los Testigos de Jehová toman la restricción de comer sangre (Génesis 9: 4; Levítico 17: 12-14) tan en serio que rechazan las transfusiones de sangre. Algunas iglesias independientes rechazan la medicina debido a la conexión entre los términos médicos griegos y los dioses y mitos paganos. Muchos cristianos que acuden a las iglesias que sanan por fe se niegan a ver a un doctor, pensando que muestra una falta de fe en Dios y su soberanía sobre la sanación.

Los predicadores de "la salud y la prosperidad" se alimentan de esta creencia, aunque a veces inadvertidamente. Se ha convertido en una enseñanza común que Dios quiere que todos sean sanos, pero tenemos que elegir serlo mediante la internalización de Su Palabra y tener suficiente fe. Tanto la enseñanza del evangelio de la prosperidad como la ciencia cristiana basan sus creencias en el movimiento del "Nuevo Pensamiento", que dice que podemos controlar la realidad con nuestras mentes. Si bien no todos los predicadores de la prosperidad desalientan la búsqueda de atención médica, su énfasis en la curación a través de la oración y la fe da alas a los cristianos que ya se muestran reacios a ver a un doctor.

Es una trampa engañosa y en la cual es fácil caer. La ayuda médica es costosa. Las lesiones y muertes causadas por negligencia médica son lo suficientemente trágicas como para convertirse en temas de discusión destacados. Es tentador alimentar el temor a los doctores y confiar en los acogedores pensamientos que Jesús sanará.

Pero no es bíblico. No importa cómo los defensores de estas ideas tergiversen las Escrituras, la Biblia no dice que en la era de la iglesia todos los cristianos pueden esperar salud. Tampoco dice que no debemos buscar ayuda médica de personas a quienes Dios ha dotado con la inteligencia y la capacidad para proporcionarla. Muchas veces Jesús dijo: "Tu fe te ha sanado", pero nunca nos dijo que evitáramos los médicos.



Verdad relacionados:

¿Hay tal cosa como una carrera cristiana? ¿Qué carreras pueden considerar los cristianos?

¿Qué dice la Biblia acerca del propósito de la vida?

¿Qué tipos de oración se mencionan en la Biblia?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Cuál es la visión cristiana sobre los pasatiempos?


Volver a:
La verdad sobre las decisiones de vida







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe