¿Cuál es la clave para experimentar gozo en la vida cristiana?

El gozo es parte del fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5: 22-23), pero a menudo puede parecer difícil de alcanzar para los cristianos. Antes de ahondar en cómo podemos experimentar gozo en la vida cristiana, primero debemos reconocer que el gozo no se basa en las circunstancias. De hecho, el gozo puede incluso no evitar que experimentemos emociones negativas. Más bien, el gozo es un sentido de felicidad profundamente arraigado en lo que Dios ha hecho y en lo que está haciendo. La palabra griega para "gozo" está relacionada con la palabra griega para "gracia". Verdaderamente, el gozo es una gracia otorgada por Dios. Entonces, ¿cómo podemos aceptar y experimentar el don del gozo?

En muchos sentidos, nuestra perspectiva es clave. Cuando miramos lo que Dios ha hecho por nosotros, naturalmente respondemos con acción de gracias y gozo. Cuando miramos las circunstancias difíciles o las frustraciones de la vida, naturalmente respondemos con descontento. Esto no quiere decir que no reconozcamos las dificultades de esta vida o la carencia en nuestro mundo. Por el contrario, lo hacemos sin dejar de reconocer que Dios tiene el control y que Él nos ama. Los Salmos muestran esta verdad maravillosamente. David, por ejemplo, derramó sus quejas a Dios. No negó las dificultades de la vida, su depresión, su dolor o su desilusión. Sin embargo, al final de cada salmo, en general parecía animado (por ejemplo, Salmo 3, 6, 7, 13, 16, 18).

Cuando expresamos nuestras preocupaciones y nos permitimos recordar la bondad de Dios, liberamos nuestras cargas. Jesús dijo: " Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana "(Mateo 11: 28-30). Podemos experimentar alegría cuando entregamos nuestras cargas a Jesús. Él ayuda a llevar la carga pesada. Él también nos recuerda quién es él. Conociendo su cuidado por nosotros y nuestra victoria final en él, podemos experimentar alegría incluso en nuestras dificultades.

Pablo no era ajeno a las dificultades (2 Corintios 11: 23-27). Y sin embargo, también fue prolífico en el tema de la alegría, particularmente en su epístola a los Filipenses. Pablo escribe: "Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús." (Filipenses 4: 4-7). Le damos nuestras cargas a Dios a través de la oración y lo hacemos con acción de gracias.

Pero no nos detenemos allí. Pablo continúa diciendo: "Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio." (Filipenses 4: 8). Después de haberle dado nuestras peticiones a Dios, mantenemos una perspectiva adecuada. Pensamos en cosas que son puras, llenas de esplendor, excelentes, correctas y dignas de alabanza. No nos detenemos en nuestro dolor de corazón sino en la bondad de Dios y la belleza que Él infunde en nuestras vidas.

Además de la oración y la perspectiva adecuada, obtenemos gozo desde la comunidad. Eclesiastés 4: 9-12 dice: "Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante! Si dos se acuestan juntos, entrarán en calor; uno solo ¿cómo va a calentarse? Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!" Fuimos creados para la comunidad, como se puede ver por la creación de Dios de Eva para ser una ayuda para Adán y en la descripción de Pablo de la iglesia como un cuerpo de creyentes (Romanos 12: 3-13). Los cristianos son instruidos a alentarse unos a otros (Hebreos 3:13; 1 Tesalonicenses 5:11). Podemos compartir nuestros momentos dolorosos y felices con nuestros amigos (Romanos 12:15).

En última instancia, estos consejos prácticos para experimentar el gozo son solo una pequeña parte de la vida gozosa. Jesús describe lo que significa permanecer en Él en Juan 15: 1-11, vinculándolo con recordar Sus palabras, viviendo en Su amor, dependiendo de Él, y obedeciendo Sus mandamientos. Luego dice: "Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa." (Juan 15:11). Experimentamos alegría en nuestras vidas cristianas entregando nuestras vidas completamente a Jesús, aceptando su don de gracia. Cuando realmente permanezcamos en Él, sabremos la plenitud de Su gozo.



Verdad relacionados:

¿Qué es la libertad en Cristo? ¿Cómo puedo experimentar la verdadera libertad en Cristo?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?

¿Por qué se alienta a los cristianos a tener un devocional diario o tiempo personal con Dios?

¿Qué tan importante es el crecimiento espiritual en la vida cristiana?


Volver a:
La verdad sobre la vida cristiana
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. gozo cristiano
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?