¿Es pecado ser tentado?

No es pecado ser tentado. ¿Cómo sabemos esto? En pocas palabras, sabemos que no es pecado ser tentado porque Jesús fue tentado y, sin embargo, él fue sin pecado (Lucas 4: 1–13; Hebreos 4:15). Por lo tanto, no puede ser pecado ser tentado.

Es para nuestro beneficio que Jesús fue tentado. Después de llegar a ser completamente humano y experimentar la tentación misma (incluso más grande de lo que podemos imaginar, Lucas 22: 39–46), Jesús puede identificarse y empatizar con los sufrimientos y las pruebas de nuestras propias tentaciones (Hebreos 2: 17–18). En Jesucristo tenemos un sumo sacerdote que fue tentado como somos y que nos proporcionará fortaleza, apoyo y asistencia en nuestra lucha para resistir la tentación (Hebreos 4:16; 1 Corintios 10:13; 2 Pedro 2: 9).

Aunque no es pecado ser tentado, es un pecado darse a la tentación, caminar a sabiendas por el camino de la tentación y tentar a otros (Santiago 1: 14-15; Salmo 1: 1; Marcos 9: 42). La tentación nos llega a través de los tres enemigos de la vida cristiana: el mundo, la carne y el diablo.

Aunque no estamos llamados a salirnos del mundo, estamos llamados a estar alertas, ser sabios e inocentes (Juan 17:15; 1 Pedro 5: 8; Mateo 10:16). No debemos hacer provisión u oportunidad para que se despierten nuestros deseos pecaminosos (Romanos 13:14). No debemos ubicarnos deliberadamente en situaciones que sabemos que son trampas y escollos establecidos para nuestros pecados que nos acosan (Hebreos 12: 1). Aunque no podemos evitar por completo que surjan deseos o pensamientos pecaminosos en nuestros corazones y mentes, estamos llamados a no entretenerlos o reflexionar sobre ellos, sino a resistirlos y matarlos (Romanos 8:13). Parte de nuestra santificación incluye la mortificación de nuestra vieja naturaleza de pecado.

Del mismo modo, no podemos evitar que Satanás nos tiente, pero podemos estar alertas y orar, confiando en el conocimiento de que Satanás y sus demonios no pueden hacer más de lo que Dios permite (Santiago 4: 7). Satanás es una serpiente antigua y peligrosa, pero como un perro peligroso, sus actividades están limitadas por su Amo (Job 2: 6). Sin embargo, no debemos poner a Dios a prueba invitando a la tentación demoníaca. Finalmente, debemos tener cuidado de no tentar a otros, especialmente en áreas donde sabemos que son débiles (1 Corintios 8:12).

En conclusión, aunque ser tentado en sí mismo no es un pecado, invitar a la tentación y tentar a otros es un pecado. La tentación es una puerta al pecado; no debemos merodear a su entrada ni atraer a otros para que lo hagan tampoco (Proverbios 23: 19–35) porque la tentación puede y a menudo conduce al pecado. En lugar de jugar con fuego, tengamos la mente de Cristo, quien nos estimula a tener una aversión extrema hacia el pecado y hacia lo que nos pudiera hacer caer en pecado (Mateo 5: 29-30).



Verdad relacionados:

¿Qué es el pecado?

¿Cómo puedo saber qué es pecado y qué no?

Las consecuencias del pecado - ¿Qué son?

¿Dios odia el pecado? ¿Por qué?

¿Cuál es la verdad sobre la salvación?


Volver a:
La verdad sobre el pecado






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe