¿Por qué debería creer en Dios?

Una pregunta clave es si la verdad importa. ¿Deberías creer algo que es falso? La respuesta clara es "no". Si es cierto que Dios existe y tú no crees en Él, entonces estás creyendo una proposición falsa. Esta sería una posición manifiestamente irracional, una que sería inaceptable para cualquier otro aspecto de la vida. No tiene sentido afirmar el agnosticismo cuando se enfrenta a una disyunción que no admite otra alternativa; o Dios existe o no existe. Para alguien que realmente busca la verdad, la pregunta más importante en la vida es si Dios existe. Y hay muchas maneras de saber que Dios existe.

Cuando decimos que algo es verdad, queremos decir que nuestros pensamientos, palabras y proposiciones corresponden a la realidad. Si expresamos aquello que es, hablamos la verdad. Negar la verdad objetiva es una contradicción. Tendríamos que afirmar una verdad objetiva de que no hay una verdad objetiva. Además, decir que algo es verdadero significa que percibimos las cosas en el mundo tal como son. Cuando una persona de siete pies de altura ve un poste de baloncesto y una persona de cinco pies de altura ve un poste de baloncesto, ven exactamente lo mismo desde diferentes posiciones. El objeto en sí no cambia debido a la posición de visualización de cada persona. La verdad no cambia según la perspectiva de uno; el objeto está allí o no, tiene ciertas características o no, aunque la forma en que experimentamos algo puede ser única. Por ejemplo, si solo hubiese una persona en el mundo que midiera siete pies de altura viendo un poste de baloncesto. Sin embargo, si afirmamos que toda la verdad se basa en la percepción, tendríamos que negar que la persona más baja y la más alta vieron el mismo poste de baloncesto. La racionalidad y la física básica ponen fin rápidamente a tal noción. Sin embargo, cuando se trata de asuntos de naturaleza metafísica o religiosa, los escépticos, agnósticos o pluralistas se aferran a la verdad subjetiva. Una vez que la imposibilidad de negar la verdad objetiva es clara, se puede proceder a una investigación genuina de la existencia de Dios. Cada persona puede usar su experiencia objetiva del mundo para comprender que Dios existe.

Romanos 1: 18–20 nos dice que la existencia de Dios y (muchos) atributos divinos se pueden conocer de las cosas que ha hecho. El apóstol Pablo nos dice que Dios es conocido por todos, independientemente de la revelación especial (la Biblia). Muchos filósofos, científicos y otros pensadores a lo largo de los siglos han concluido, independientemente de la Biblia, que Dios existe. Aunque su concepción de Dios a menudo se combinó con ciertos errores (a veces significativos), estos hombres y mujeres concluyeron que debe haber un Creador y Sustentador del universo. La Biblia nos revela específicamente lo que la naturaleza revela en general. Aprendemos sobre quién es Dios, el pecado, la redención y mucho más dentro de las páginas de las Escrituras. A través de observaciones, razonamientos y conclusiones lógicas basadas en los efectos en la naturaleza, podemos saber que Dios existe y que Él tiene ciertos atributos (eternidad, inmutabilidad, etc.). Ponemos juntos una revelación natural y especial para que tengamos una comprensión tan completa como podamos, en esta vida, acerca de Dios.

Considere la existencia del dispositivo en el que está leyendo este artículo. Pregúntese: "¿por qué existe?". Específicamente, la pregunta no es "¿cómo llegó aquí?". La pregunta sobre por qué existe algo tiene que ver con por qué existe en este momento. ¿Cuál es la razón por la cual su dispositivo (computadora, tableta, teléfono, etc.) existe en este momento? La respuesta no puede tener nada que ver con el fabricante, el conductor de entregas, el hecho que lo lleve consigo al trabajo, etc. Uno podría aventurarse a que la razón por la que su dispositivo existe en este momento es porque está compuesto de pequeños trozos de materia que se mantienen unidos en cierta forma. Suficientemente cierto. Pero, ¿cuál es la razón por la que esos fragmentos de materia mantienen su forma? ¿Por qué no otra forma? ¿Por qué no se desintegran al azar? Debe haber una razón suficiente por la cual la materia tiene la forma que tiene una vez que se forma. Porque, si decimos que no hay razón suficiente para que el dispositivo se mantenga unido como lo hace, entonces la base completa, incluso para nuestra investigación más básica, es ininteligible. Nos veríamos obligados a decir que la razón por la cual existe cualquier cosa en particular, o un conjunto completo de cosas, es que en última instancia no hay razón para ello.

Quizás la razón por la que su dispositivo se mantiene unido es que existen leyes fundamentales de la física. Sin embargo, debemos preguntarnos si hay una razón suficiente para estas leyes. ¿Se explican ellas mismas? Las leyes físicas esencialmente describen cómo funcionan las cosas que ya existen, por lo que no hay forma de sostener que las leyes se expliquen por sí mismas. Entonces, ¿qué pasa con estas otras cosas? ¿Tienen los bloques de construcción fundamentales del universo una razón suficiente de por qué existen y funcionan como lo hacen? Nuevamente, si no tienen una razón suficiente, entonces aquello a lo que recurrimos para una explicación no tiene explicación.

Lo que existe pero, en principio, podría no existir, y lo que existe, pero que podría haber sido de otra manera, exige una explicación si debemos poner alguna fe en la razón. Y si abandonamos la racionalidad, también podríamos dejarlo todo de una vez. Incluso la pregunta en la parte superior de este artículo no tendría sentido. Entonces debemos decir que algo existe por razón de su propia naturaleza (por ejemplo, es necesario) o existe por algo fuera de sí mismo (por ejemplo, es contingente). En el caso del dispositivo en el que está leyendo esto, y cualquier otro objeto contingente o conjunto de objetos contingentes, debe haber algo fuera de sí mismo que explique su existencia. Algo que es contingente depende de circunstancias fuera de sí mismo para existir.

Dado lo que se dijo anteriormente, su dispositivo de lectura de existencia contingente debe tener una razón fuera de sí mismo de por qué existe en este momento. Y también vemos que la materia fundamental, las partículas, las leyes, etc., en las que el dispositivo depende en última instancia, también son contingentes. Entonces estamos atrapados en una búsqueda inútil e infinita de una explicación para objetos contingentes, como el dispositivo, que nos deja en el absurdo. Si aceptamos una regresión explicativa o un eventual "hecho bruto" fundamental, abandonamos el principio de razón suficiente que guía toda investigación. Pero, si hubiera algo que existiera necesariamente, algo que existiera por razón de sí mismo, tendríamos una explicación y una causa de los objetos contingentes. Tendríamos una razón suficiente por la cual su dispositivo de lectura existe ahora. Lo que existe necesariamente, quien existe por razón de sí mismo, es Dios.

Solo puede haber un ser necesario, porque para ser necesario se requieren atributos y una naturaleza que no admite multiplicidad. Y los atributos de un ser necesario también implican que Él es todopoderoso, bueno, eterno, inmaterial y omnisciente. Esta es solo una de las muchas razones por las que podemos saber y demostrar que Dios existe.

Debes creer en Dios porque su existencia es la única forma en que una pregunta como "por qué debería creer en Dios" tiene sentido. Debes creer en Dios porque el ateísmo es falso. Debes creer en Dios porque Él te ama y desea una relación eterna contigo (Juan 3:16; 2 Corintios 5:21).



Verdad relacionados:

¿Hay un Dios?

¿Cómo apoya el argumento ontológico la existencia de Dios?

¿Cómo apoya el argumento teleológico la existencia de Dios?

¿Hay evidencia en favor del monoteísmo?

¿Existió Jesús?


Volver a:
La verdad sobre la visión del mundo






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe