¿Cuál es el origen de la Pascua? ¿Deberíamos celebrarla?

La Pascua es la celebración cristiana de la resurrección de Jesucristo. Se observa el primer domingo a continuación de la primera luna llena después del equinoccio de primavera. El origen de la Pascua es el día en que Jesús resucitó de entre los muertos. Jesús fue un judío nacido alrededor de los años 6-4 a.C. Cuando tenía unos treinta años, comenzó su ministerio, recorriendo el área del Israel moderno, sanando a las personas y enseñando a otros cómo seguir a Dios. Sus enseñanzas perturbaron a los líderes de la zona. Los líderes religiosos, los fariseos, entendieron a través de su uso de términos judíos históricos, que Jesús afirmaba ser Dios y el Hijo de Dios. Lo consideraron una blasfemia, a pesar de las muchas profecías que cumplió la vida de Jesús, que lo identificaron como el Mesías predicho. Los líderes políticos también entendieron a través de Su enseñanza que Jesús afirmó ser el Rey de los judíos. En ese momento, Israel estaba bajo el control de Roma. Afirmar ser rey era amenazar el poder de César e invitar a una respuesta militar.

Trabajando juntos, los líderes religiosos y políticos lograron condenar a Jesús de los delitos suficientes como para llevarlo a la corte. Ningún gobernante pudo encontrar las suficientes razones para condenar a Jesús, pero el prefecto, Poncio Pilato, temía tanto un levantamiento político que aceptó las demandas de crucificar a Jesús. Jesús fue colgado en una cruz hasta que murió y luego fue colocado dentro de una tumba. Pero cuando la tumba se abrió tres días después, el cuerpo de Jesús se había ido. Sus seguidores y muchos otros lo vieron durante un período de cuarenta días hasta que ascendió al cielo, lo que demuestra que Él es Dios y el Hijo de Dios.

A lo largo de su ministerio, Jesús trató de hacer que las personas comprendieran que, como Hijo de Dios e Hijo del Hombre, él es el único humano sin pecado. Su muerte fue el sacrificio que Dios usó para quitar los pecados del mundo. Su resurrección es una señal de que Dios aceptó su sacrificio y reconoció su ausencia de pecado. La Pascua es una celebración de su resurrección de la tumba.

El origen de las costumbres pascuales es confuso. Sabemos que Jesús fue crucificado y resucitado en la primavera porque era la época de la Pascua judía. Pero la iglesia primitiva combinó la celebración de la resurrección de Jesús con los eventos de las celebraciones paganas de la primavera. Las liebres eran un símbolo común entre las diosas de la fertilidad. Los desfiles de Mardi Gras se asemejan a los festivales de bacanales grecorromanos que se celebran a mediados de marzo. Incluso la idea de celebrar un evento en la vida de Jesús podría decirse que tiene influencias paganas. Jesús nos dijo que observáramos la Santa Cena, pero nada en la Biblia nos dirige a celebrar la resurrección de Jesús.

"Pascua" ni siquiera es la palabra original utilizada para identificar el día en que celebramos la resurrección de Cristo. La palabra original utilizada fue "Pascha", la versión griega de la palabra aramea para la Pascua. La Pascua fue tomada de la diosa germánica de la primavera, Ostara o Eostre. Como diosa de la fertilidad, sus símbolos eran liebres y huevos. Cuando el cristianismo se mudó a la región, la gente mantuvo las tradiciones culturales de liebres y huevos, así como el nombre de Eostre, pero cambió el énfasis de la temporada de cultivos saludables a la crucifixión y resurrección de Cristo.

¿Deberían los cristianos celebrar la Pascua entonces? ¿Si es así, cómo? Estos son asuntos de convicción personal. No hay nada demoníaco en los huevos duros y los conejos de chocolate. Si es que hay algo edificante en ellos depende de cómo se usen. La canasta tradicional de Pascua puede usarse para enseñar a los niños a valorar el día antes de que comprendan completamente su significado. Por supuesto, las canastas de Pascua también pueden usarse para distraernos del verdadero significado de la celebración. Como se mencionó, la Biblia no nos dice que nos tomemos un día para contemplar la resurrección de Jesús, pero tampoco nos desanima a hacerlo. Reservar un solo día al año nos da la oportunidad de celebrar, adorar y agradecerle a Él corporativamente.

Los orígenes de la Pascua están en el deseo de la iglesia primitiva de celebrar la resurrección de Jesús corporativamente. A lo largo de los años, esa celebración ha tomado y descartado varios rituales paganos y culturales de la primavera. Para el creyente, celebrar la Pascua está bien, pero no es obligatorio. Como dice Romanos 14: 5: "Hay quien considera que un día tiene más importancia que otro, pero hay quien considera iguales todos los días. Cada uno debe estar firme en sus propias opiniones."



Verdad relacionados:

¿Deberían los cristianos celebrar días festivos?

¿Qué es la Semana de la Pasión?

¿Qué es el Viernes Santo?

¿Qué es el Domingo de Resurrección?

¿Por qué debo creer en la resurrección de Jesucristo?


Volver a:
La verdad sobre los días festivos






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe