La kenosis - ¿Qué es?

Pregunta: ¿Sabía el bebé en el pesebre que el mundo era redondo?

Uno de los grandes misterios contenidos en la Biblia es que enseña que Jesús es completamente Dios y también que él es completamente hombre. Hablando tanto de la divinidad como de la humanidad de Cristo, el apóstol Juan escribe: "En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba con Dios en el principio. Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir. En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad [...] Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad." (Juan 1: 1-4, 14).

Tenga en cuenta que la Palabra estaba y es Dios y que la Palabra se convirtió en hombre y vivió entre sus seres creados. Este hecho, sin embargo, provoca una serie de preguntas. Una de ellas es si Jesús, siendo Dios y, por lo tanto, omnisciente (que todo lo sabe), sabía todo durante su estadía en esta tierra como un hombre. ¿Cómo podría Jesús ser Dios pero al mismo tiempo "crecía y se fortalecía; progresaba en sabiduría" (Lucas 2:40)?

La respuesta se encuentra en Filipenses: "La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y, al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!" (Filipenses 2: 5-8).

La palabra griega para "vaciar" es Kenoō, de donde sacamos el término teológico kenosis. La kenosis de Cristo es el hecho de que Él mismo se vacíe de ciertos privilegios divinos para convertirse en un sirviente de aquellos a quienes ama. Pero, ¿de qué exactamente se vació Cristo? Hay por lo menos cuatro cosas a las que Jesús renunció voluntariamente para convertirse en ese niño en el pesebre:

Primero, se despojó de su posición prístina en relación con la ley. Aunque no es personalmente culpable de ningún pecado, Jesús tomó voluntariamente los pecados de aquellos que salva. Pablo deja esto claro cuando escribe: "Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios." (2 Corintios 5:21).

En segundo lugar, se vació a sí mismo de su legítima propiedad de todo. Aunque creó todo, Jesús tuvo que pedir prestado un lugar para nacer, hogares para dormir, botes para predicar, un animal para viajar a Jerusalén, una habitación para comer la Última Cena y una tumba para ser enterrado.

Tercero, Él se vació de Su gloria celestial que compartió con el Padre. Justo antes de su arresto, Jesús oró: "Yo te he glorificado en la tierra, y he llevado a cabo la obra que me encomendaste. Y ahora, Padre, glorifícame en tu presencia con la gloria que tuve contigo antes de que el mundo existiera." (Juan 17: 4-5).

Por último, Jesús se despojó de su conocimiento divino. Esto requería que Jesús confiara únicamente en el Padre por lo que sabía. Y es por eso que Jesús, aunque es Dios, "no sabía" cuándo ocurriría Su segunda venida (ver Mateo 24:36). Había renunciado voluntariamente a ese conocimiento para vivir la vida como un hombre.

Un número de otros pasajes indican que Jesús se vació a sí mismo del conocimiento divino:

• "Pero el que me envió es veraz, y lo que le he oído decir es lo mismo que le repito al mundo." (Juan 8:26).

• "No hago nada por mi propia cuenta, sino que hablo conforme a lo que el Padre me ha enseñado." (Juan 8:28).

• "Todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes." (Juan 15:15).

Con la kenosis, Jesús proporcionó un ejemplo de cómo todos debemos vivir, en total dependencia de Dios para todo, incluido el conocimiento y la sabiduría que necesitamos.

Entonces, ¿sabía el bebé en el pesebre que el mundo era redondo? En su naturaleza divina, sí, Jesús conocía ese hecho. Pero durante el tiempo de su ministerio terrenal, se vació voluntariamente de numerosos privilegios divinos. Así, en su naturaleza humana, él no tuvo ese conocimiento inmediato.

La lección para nosotros en la kenosis es que debemos imitar a nuestro Maestro. Los supuestos privilegios que poseemos deben dejarse de lado en nuestro servicio a los demás. Jesús no se aferró a su trono celestial; ¿Por qué debemos aferrarnos nosotros a los tesoros terrenales? Debemos estar dispuestos a vaciarnos, tal como lo hizo Jesús.



Verdad relacionados:

¿Qué significa que Jesús es Dios encarnado?

¿Cuál es el significado de la humanidad de Jesús?

¿Cuál es el concepto teológico de la unión hipostática?

¿Cómo es Jesús el Hijo del Hombre?

¿Quién es Jesucristo?


Volver a:
La verdad sobre Jesús
Copyright 2011-2020 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. kenosis
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?