¿Cuál es la razón de todas las diferentes interpretaciones cristianas?

Si todos los cristianos tienen la misma Biblia y el mismo Espíritu Santo, ¿no deberían los cristianos estar de acuerdo? Es frustrante para aquellos dentro y fuera de la iglesia cristiana, el cuerpo de Cristo, ver todas las diferentes interpretaciones de la doctrina, los principios bíblicos y la estructura de la iglesia. En un mundo perfecto, cada creyente leería y estudiaría la Biblia (2 Timoteo 2:15), oraría al Espíritu Santo para una iluminación clara y llegaría a las mismas conclusiones. Pero es evidente que esto no sucede. ¿Por qué llegamos a conclusiones diferentes acerca de la Biblia y la interpretamos de manera diferente si todos somos creyentes en el mismo Dios, todos salvados por el mismo Señor Jesús, y todos habitados por el mismo Espíritu Santo? Hay varias explicaciones para este fenómeno.

Primero, tenemos el tema de la simple y llana incredulidad. La triste realidad es que muchos de los que dicen ser cristianos nunca se han arrepentido del pecado ni han venido a Cristo por la salvación que solo Él ofrece. Hay personas que se llaman a sí mismas cristianas y que incluso asisten a la iglesia mas nunca han experimentado un verdadero cambio de corazón. Algunos que enseñan la Biblia no creen lo que en ella se relata. Afirman hablar por Dios, pero no tienen al Espíritu Santo en ellos y, sin su iluminación, llegan a conclusiones erróneas e interpretaciones falsas de las Escrituras. Algunos incluso pueden ser bien intencionados y engañarse a sí mismos, sin darse cuenta de que es imposible que un incrédulo interprete correctamente las Escrituras. "El que no tiene el Espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente" (1 Corintios 2:14).

Otra razón para interpretaciones incorrectas es la falta de entrenamiento. Pedro nos recuerda que las cartas del apóstol Pablo, quien escribió la mayoría de las epístolas del Nuevo Testamento, "[tienen] algunos puntos difíciles de entender, que los ignorantes e inconstantes tergiversan, como lo hacen también con las demás Escrituras, para su propia perdición. "(2 Pedro 3:16). Cuando los "ignorantes e inconstantes" intentan interpretar las Escrituras sin utilizar métodos aceptados de exégesis, a menudo resulta en error. Pablo le dijo a Timoteo que "Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad." (2 Timoteo 2:15). Estudiar para mostrarnos aprobados implica manejar "rectamente" la Palabra de Dios para llegar a las interpretaciones correctas.

Junto con la falta de entrenamiento tenemos una hermenéutica mediocre. La aplicación de una buena hermenéutica (la ciencia de la interpretación de las Escrituras) es esencial si queremos llegar a interpretaciones adecuadas y correctas. Es crucial en este proceso considerar pasajes y versículos en su contexto más amplio con respecto al capítulo y al libro en el que se encuentran, así como su contexto histórico / cultural. Tomar versos y pasajes fuera de su contexto ha resultado en interpretaciones más incorrectas que cualquier otro factor por si solo.

Otro detrimento de la correcta interpretación de las Escrituras es la falta de comprensión de toda la Palabra de Dios. Apolos era un predicador poderoso y elocuente, pero su mensaje era incompleto porque su entendimiento era limitado. Aquila y Priscila lo llevaron aparte y le explicaron las cosas que habían aprendido del apóstol Pablo (Hechos 18: 24-28). Después de eso, Apolos predicó a Jesucristo y la plenitud de su nacimiento, muerte y resurrección. Algunos grupos e individuos de hoy tienen un mensaje incompleto porque usan ciertos pasajes e ignoran otros. El hecho de no comparar adecuadamente las Escrituras con las Escrituras y predicar " todo el propósito de Dios" (Hechos 20:27) ha llevado a tales grupos a propagar la falsedad y el error.

Cuando los cristianos no son tan maduros como deberían ser, pueden llegar a conclusiones erróneas acerca de las Escrituras. Pablo recuerda a los corintios que muchos de ellos no eran lo suficientemente maduros para el "alimento sólido" de la Palabra de Dios, prefiriendo permanecer en el nivel de recibir solo las verdades doctrinales más simples y básicas (1 Corintios 3: 2-3). Cuando los cristianos inmaduros no tienen la oportunidad o el deseo de ir más allá de la etapa de "leche", el "alimento sólido" de la Palabra de Dios se oscurece y se producen malas interpretaciones. Por esta razón, aquellos que enseñan la Palabra de Dios, ya sea desde el púlpito, en clases bíblicas, en blogs o sitios web, deben ser maduros en la fe y bien estudiados en las Escrituras. Lamentablemente, este no suele ser el caso, lo que resulta en una gran cantidad de opiniones y falsas interpretaciones de las Escrituras.

Finalmente, las interpretaciones incorrectas de las Escrituras ocurren debido a un énfasis en la tradición. Algunas iglesias afirman creer en la Biblia, pero su interpretación siempre se filtra a través de las tradiciones establecidas de la iglesia o se interpreta a la luz de otras publicaciones o edictos de la iglesia. Cuando se le da el mismo peso a la tradición y las enseñanzas de la Biblia, la tradición a menudo recibe prioridad. Esto contradice directamente las doctrinas de la suficiencia y la supremacía de la Palabra de Dios y conduce a la falsedad. No hay tradición de la iglesia, decreto papal, o escritos del hombre que puedan colocarse a la altura de la Palabra inspirada de Dios, la cual es todo lo que necesitamos para que "el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra." (2 Timoteo 3:17).



Verdad relacionados:

¿Qué hace al cristianismo singular?

¿Qué es un cristiano?

¿Qué es la vida cristiana?

¿Qué es el discipulado cristiano?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?


Volver a:
La verdad sobre el cristianismo







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe