¿Cuál es la visión cristiana del intelecto?

Los seres humanos son creados a imagen de Dios, y son, por tanto, seres racionales por naturaleza (Génesis 1: 26-27). Entre los aspectos más fundamentales de la racionalidad está la capacidad de comprender ideas abstractas. Por ejemplo, podemos entender cómo puede haber algo como "humanidad" o "justicia". También podemos entender cosas como los colores y podemos comprender nuestras propias emociones. El hombre también puede razonar discursivamente. Es decir, podemos entender que si todos los hombres son mortales, y Sócrates es un hombre, entonces Sócrates es mortal. Tener un intelecto (o capacidad intelectual) es simplemente parte de lo que significa ser una persona creada a imagen de Dios.

El intelecto es la facultad por la cual entendemos el lenguaje y la Biblia. Además, el intelecto es lo que nos permite organizar correctamente las cosas. A su vez, esto nos permite tener sabiduría y crecer en el conocimiento de Dios. Por lo tanto, el cristiano debe ver el intelecto como intrínseco a la naturaleza humana dada por Dios.

Cuando Jesús habla del Gran Mandamiento en Mateo 22:37, esencialmente nos dice que es amar al Señor con todo nuestro ser. Sin embargo, a menudo se presenta una falsa dicotomía en la que los cristianos piensan que deben elegir entre su "corazón" y su "mente". Por ejemplo, algunos cristianos piensan que el dedicarse a su fe por medios teológicos o filosóficos resta valor a la vida espiritual, o que algo así es un intento de eliminar el misterio de lo Divino. Se ha dicho que una persona podría tener "conocimiento en la cabeza pero carecer de conocimiento del corazón". Por otro lado, algunos creyentes piensan que debe evitarse cualquier cosa que no sea reducible a un silogismo lógico. Pero cualquier tensión aquí debe evitarse a toda costa.

Debemos entender que Dios creó a la humanidad para usar su intelecto. Al principio, Dios le dio a la humanidad mayordomía sobre la creación y un importante trabajo en mantener el jardín del Edén (Génesis 1:28; 2:15). Además, Dios dio una orden que se entendió claramente (Génesis 2:17). El hecho mismo de que Dios y la humanidad puedan comunicarse entre sí desde el principio habla de la naturaleza racional de la humanidad. Y al mirar el orden creado, no podemos evitar ver la obra de Dios (Salmo 19: 1–6). El cielo no dice literalmente "hecho por Dios", pero concluimos que debe haber un Creador infinitamente sabio de enorme belleza y orden. El apóstol Pablo nos dice en Romanos 1: 18–20 que el poder eterno de Dios y la naturaleza divina se perciben claramente en las cosas que se hacen. Dios desea que usemos nuestro intelecto para buscarlo, conocerlo y servirlo.

Al mismo tiempo, debemos reconocer que Dios mismo, y muchos elementos de la fe cristiana, están más allá del alcance del intelecto por sí solo. Sin la revelación de Dios en la Biblia, nunca sabríamos sobre el pecado, la salvación, el cielo, el infierno o cosas como la naturaleza trina de Dios o la encarnación de Cristo. Debemos humillarnos ante Dios, reconociendo nuestra pecaminosidad y finitud. Cuando algunos cristianos reaccionan negativamente a la "intelectualización de la fe", están hablando en contra de reducir a Dios a algo capturado y comprendido por la mente humana finita. Dios es infinito, y sus caminos son más altos y mejores que los nuestros (Isaías 55: 8–9).

No podemos tener un conocimiento absoluto de Dios; pensar que podríamos es pecar de orgullo e idolatría. Nunca tendremos un conocimiento de Dios de principio a fin. Adorar a Dios con nuestro "corazón" significa que debemos entregarlo todo a Él, incluso cuando no tiene sentido para nosotros (es decir, no es algo que concluiríamos hacer por nuestra cuenta). Considere el caso de Abraham e Isaac en Génesis 22. Esta historia a menudo es criticada por su irracionalidad. Sin embargo, Abraham confió en Dios por completo. Como nos dice Hebreos 11: 17–19, Abraham consideró que Dios traería a Isaac de la muerte. Este es solo un ejemplo de por qué nunca nos equivocamos o somos irracionales al confiar en Dios.

La Biblia también nos dice que Dios el Espíritu Santo da diferentes dones a los creyentes (Romanos 12: 3–8; 1 Corintios 12:11). Algunos cristianos pueden ser dotados por Dios para más actividades intelectuales, mientras que otros pueden ser dotados en otras áreas. Todo el cuerpo de Cristo trabaja junto hacia una meta común: conocer a Cristo y darle a conocer. Debemos abrazar todas las facultades que Dios nos ha dado, nunca elevar una sobre la otra.



Verdad relacionados:

¿Se supone que los cristianos deban defender la fe?

¿Qué es la axiología?

¿Qué es la epistemología?

¿Qué es la apologética cristiana y por qué es importante?

¿Es la verdad relativa?


Volver a:
La verdad sobre la visión del mundo






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe