¿Qué es la axiología?

Si alguna vez has caminado por un museo o galería de arte, es posible que hayas visto al menos una cosa en la exposición y pensado "eso no es arte". O tal vez tuviste una acalorada conversación con un amigo o colega sobre algo que pensó que era inmoral. Por ejemplo, tal vez uno de ustedes pensó que comer carne es inmoral o que la pena de muerte es algo malo. Si alguna vez te has encontrado en situaciones como esta, entonces estabas pensando en el valor. Considerar si algo es arte o por qué una acción está mal requiere que finalmente abordemos o asumamos, en aras del argumento, cuestiones fundamentales sobre el valor. Incluso sin ser muy conscientes, la mayoría de las personas han hecho al menos una incursión informal en la axiología.

La axiología es el estudio del valor. Su objetivo es responder preguntas relacionadas tanto con la ética como con la estética. Las preguntas sobre lo que finalmente es bueno, malo, correcto e incorrecto pertenecen a la ética. Las preguntas sobre lo que debe considerarse arte, lo que es bello y cuestiones relacionadas pertenecen a la estética. Más allá de simplemente declarar lo que es valioso o no valioso, quienes estudian en estos campos intentan exponer las razones por las cuales las cosas tienen valor o no. Por ejemplo, si la pena de muerte está mal, ¿por qué está mal? ¿Es porque este tipo de castigo es injusto? Si es así, ¿por qué es injusto? Si es porque la vida humana tiene un valor tal que nunca debería ser quitada a propósito por otro humano, entonces, ¿qué (si es que hay algo) transmite este valor? ¿La sociedad o la cultura le dan este valor? O, dicho de otra manera, ¿hay alguna forma de fundamentar (es decir, establecer un principio inmutable subyacente a cierta justificación) nuestras afirmaciones de valor? Existe un desacuerdo generalizado sobre muchos aspectos de la axiología, pero sigue siendo un tema emocionante y animado.

A pesar de la falta de consenso, la axiología es valiosa para estudiar porque nos ayuda a pensar reflexivamente sobre el valor en sí mismo, lo que consideramos valioso y por qué. Las ideas tienen consecuencias, ya que podemos ser testigos fácilmente de las leyes que creamos y la estructura y función de nuestra sociedad. Desafortunadamente, la mayoría de las conversaciones sobre temas conflictivos de valor se degradan rápidamente debido a la forma superficial en que generalmente se desarrollan las posiciones. Además, la emoción y la razón a menudo no se mantienen en el equilibrio adecuado. Leer y pensar profundamente sobre la posición que tiene sobre un tema determinado lo convertirá en un mejor defensor. Por ejemplo, si cree que ciertos tipos de música que contienen lenguaje para adultos deben mantenerse fuera de la radio, entonces desarrollar su posición con base en preceptos axiológicos sería muy beneficioso. Si las groserías hacen que ciertos tipos de música no sean artísticos, o si, en principio, no es ético someter a los oyentes jóvenes a ese lenguaje, entonces se puede presentar un mejor caso para eliminarlo de las ondas radiales además de "Simplemente no me gusta". En definitiva, la axiología nos ayuda a diferenciar los hechos del mundo de las opiniones.

La axiología se encuentra en toda la Biblia. El valor en sí mismo tiene sus raíces en la naturaleza misma de Dios, quien causa que todas las cosas existan (Éxodo 3:14; Hebreos 1: 3). En el cristianismo, hay una base objetiva para los valores y deberes morales además de una base objetiva para el valor estético. Este fundamento de bondad y belleza es conocido por todos (Salmo 19: 1; Romanos 1: 18-20). Sabemos que los humanos tienen un valor intrínseco porque son creados a imagen de Dios (Génesis 1: 26–27; 9: 5–6). El valor de los humanos también se demuestra en la misericordiosa obra redentora de Dios para salvar a los humanos del pecado (Juan 3:16; 2 Corintios 5:21). También sabemos que todas las otras cosas en el orden creado tienen valor porque Dios las creó, las creó por una razón y le dio a la humanidad la administración sobre ellas (Génesis 1:28; 2:15). Por su propia naturaleza, Dios siempre actúa con un propósito. Esto significa que incluso las cosas que nos parecen insignificantes son valiosas para Dios; las aprecia y las cuida todas (Mateo 6: 26–33). Dios ha creado cosas para que las disfrutemos y todas apuntan a Él. Tenemos un principio de justicia porque Dios es justo. Tenemos un estándar para la belleza y el arte debido a cómo Dios ha ordenado la creación.

En Filipenses 4: 8, el apóstol Pablo escribe: "Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio." Santiago 1:17 nos dice: "Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras." Hay muchos otros versículos en la Biblia que nos hablan sobre el valor, la valía, la bondad y la belleza. Considere los libros poéticos, como el de Job (véanse los capítulos 38—39), los Salmos (Salmo 8: 1–4; 89: 5) o el Cantar de los Cantares. Estos libros articulan el valor y la belleza de varias maneras, mostrando a Dios como la fuente de todo. A lo largo de toda la Biblia, Dios nos muestra que nos ama, nos valora y quiere que estemos con Él. El primer y mejor lugar para estudiar axiología es la Palabra de Dios (la Biblia).



Verdad relacionados:

¿Qué es la epistemología?

¿Cuál es la visión cristiana del intelecto?

¿Se supone que los cristianos deban defender la fe?

¿Qué es la verdad?

¿Qué es la apologética cristiana y por qué es importante?


Volver a:
La verdad sobre la visión del mundo






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe