¿Dice la Biblia algo sobre el don del celibato?

Una persona que practica el celibato es soltera y se abstiene de tener relaciones sexuales. El celibato puede ser voluntario o involuntario, y las razones de las personas para elegir este estilo de vida pueden variar. Algunas personas eligen voluntariamente ser célibes para seguir una carrera o dedicar completamente sus vidas a servir a Dios. Otros son inscritos involuntariamente al celibato debido a un defecto físico, un problema de salud o un papel en la sociedad, como algunos de los eunucos de la época de Jesús. Muchos cristianos que creen en esperar para tener relaciones sexuales hasta el matrimonio permanecen célibes porque aún no se han casado o se sienten atraídos por alguien del mismo sexo y eligen no actuar sobre esa tentación porque saben que sería un pecado.

Dentro de la comunidad cristiana, a menudo se considera que los adultos solteros y abstinentes tienen el don del celibato o el don de la soltería. Esto no es un "don" en el mismo sentido que los dones del Espíritu Santo o "dones espirituales" (1 Corintios 12). La idea proviene de dos pasajes del Nuevo Testamento. Mateo 19: 9-12 registra una conversación entre Jesús y sus discípulos: "Les digo que, excepto en caso de inmoralidad sexual, el que se divorcia de su esposa, y se casa con otra, comete adulterio. —Si tal es la situación entre esposo y esposa —comentaron los discípulos—, es mejor no casarse. —No todos pueden comprender este asunto —respondió Jesús—, sino solo aquellos a quienes se les ha concedido entenderlo. Pues algunos son eunucos porque nacieron así; a otros los hicieron así los hombres; y otros se han hecho así por causa del reino de los cielos. El que pueda aceptar esto, que lo acepte."

En 1 Corintios capítulo 7, Pablo explica que es célibe y que es un regalo de Dios. Explica que para algunos es bueno casarse debido a su deseo sexual para no pecar por inmoralidad sexual, sino cumplir esos deseos dentro del matrimonio. Sin embargo, explica que la soltería también puede ser buena para algunas personas: "Yo preferiría que estuvieran libres de preocupaciones. El soltero se preocupa de las cosas del Señor y de cómo agradarlo. Pero el casado se preocupa de las cosas de este mundo y de cómo agradar a su esposa; sus intereses están divididos. La mujer no casada, lo mismo que la joven soltera, se preocupa de las cosas del Señor; se afana por consagrarse al Señor tanto en cuerpo como en espíritu. Pero la casada se preocupa de las cosas de este mundo y de cómo agradar a su esposo." (1 Corintios 7: 32–34). Pablo dice "esto lo digo como una concesión y no como una orden." (1 Corintios 7: 6) y señala que tanto la soltería como el matrimonio son dones de Dios (1 Corintios 7: 7).

El celibato de por vida es un regalo para algunas personas, pero no para todos. La mayoría de los adultos desean casarse y la familia es una parte importante del plan de Dios para la humanidad. Sin embargo, todo el mundo es célibe durante al menos algún tiempo. Para algunos, eso es solo un período corto de su vida adulta, mientras que para otros puede durar décadas y para otros toda su vida. Jesús y Pablo dejan en claro que el propósito del llamado don del celibato es que la persona pueda concentrarse en hacer el ministerio para el reino de Dios. Si bien una persona a quien Dios le confía un período de celibato estará equipada para vivir una vida de soltero, esa persona aún puede experimentar la tentación sexual o el deseo de tener una familia. Es importante que confíen en Dios para que les dé dominio propio y para satisfacer esas necesidades de otras formas. También es importante buscar la guía y la sabiduría de Dios. Quizás Él ha concedido el celibato por un tiempo y reemplazará el regalo de ser soltero con el regalo de estar casado. No importa la situación de nuestra vida, es importante buscar continuamente a Dios y confiar en Él.

La iglesia católica y algunas denominaciones protestantes requieren que los sacerdotes o líderes de la iglesia sean célibes. Por otro lado, algunas denominaciones protestantes requieren que los líderes de la iglesia estén casados. Sin embargo, la Biblia apoya tanto a líderes solteros como casados. Los líderes solteros tienen el beneficio de no estar divididos entre su responsabilidad hacia su familia y su ministerio en la iglesia (Mateo 19:12). Sin embargo, es mejor que algunos líderes estén casados porque no tienen el don del celibato. El matrimonio ayuda a proteger su pureza sexual y también les proporciona un compañero en su ministerio (1 Timoteo 3:12).



Verdad relacionados:

¿Menciona la Biblia acerca de que un cristiano permanezca soltero?

¿Dice la Biblia algo acerca de la soledad?

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Cómo puedo curarme del dolor de una relación rota?

¿Qué enseña la Biblia sobre el matrimonio?


Volver a:
La verdad sobre relaciones






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe