¿Cómo puedo curarme del dolor de una relación rota?

El dolor de una relación rota puede descarrilarnos y devastarnos. Puede causar sentimientos de dolor, pérdida, confusión, culpa, angustia, ira, rechazo y tristeza. Aunque normalmente pensamos en una relación en términos románticos, también podemos tener relaciones rotas con amigos y familiares. Algunas personas tratan de aliviar el dolor con antidepresivos, drogas o alcohol. Otros se presionan a avanzar por medio de comenzar una nueva relación, cambiando de imagen o probando cosas nuevas. Algunos encuentran ayuda en la consejería y el pensamiento positivo y otros permanecen atrapados en su depresión e ira. Si bien el tiempo puede ayudar a una persona a avanzar, solo Dios puede brindar una verdadera curación a un corazón quebrantado.

Dios comprende el dolor de una relación rota mejor que nadie. Cuando Adán y Eva pecaron en el jardín del Edén, fueron separados de Dios. La relación entre Dios y Su creación se rompió (Isaías 59: 2). Jesús también sufrió por relaciones rotas. Fue rechazado por la comunidad en la que creció cuando fue a predicarles. Fue traicionado por Judas, uno de sus seguidores más cercanos. Los discípulos lo abandonaron y Pedro lo negó en las últimas horas de su vida. Fue crucificado en la cruz por las personas a quienes vino a salvar (Marcos 6: 1–4; Mateo 26: 14–16, 75).

Sin embargo, el mismo hecho de que Jesús sufrió mientras estuvo en esta tierra es la razón por la que tenemos esperanza. Jesús sufrió, pero venció el quebrantamiento del mundo. Al hacerlo, restauró y redimió la relación rota entre Dios y Su creación. Por lo tanto, Dios puede restaurar y redimir el quebrantamiento de nuestra vida (Romanos 8: 1–39).

Si estás sufriendo de un corazón roto, vuélvete a Dios. Cuando pones tu fe en Jesús, él comenzará a traer sanidad a tu vida. La Biblia nos dice que Jesús puede sentir empatía por nosotros (Hebreos 4:15). Él sabe que necesitamos ser amados. Él nos ama incondicionalmente sin importar quiénes seamos o lo que hayamos hecho. Cuando lo aceptamos como nuestro Salvador, nuestra nueva identidad es ser un hijo de Dios (Juan 1:12). Dios nos consolará y promete nunca dejarnos (2 Corintios 1: 3-4; Hebreos 13: 5; Isaías 43: 2). Transforma nuestros pensamientos y nos infunde un gozo que no se ve afectado por nuestras circunstancias. Él nos equipa para que podamos permanecer firmes frente a las dificultades (2 Pedro 1: 3–8; Santiago 1–5; Efesios 6: 10–18;).

El paso más importante en el proceso de sanación es el perdón. Para recibir el perdón de nuestros pecados, tenemos que confesarlos a Dios y aceptar que solo a través de la presencia de Jesús en nuestras vidas podemos ser salvos (Juan 3: 16-18; 1 Juan 1: 9; Efesios 2: 8–9). Del mismo modo, la sanación solo puede alcanzar una relación rota cuando el perdón está presente. Debemos perdonar y pedir perdón para que tanto nosotros como la otra persona podamos experimentar la curación (Efesios 4:32).

Experimentaremos angustia en esta vida porque vivimos en un mundo quebrantado. Sin embargo, un día Jesús regresará y el pecado será derrotado de una vez por todas. Dios promete: "Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir." (Apocalipsis 21: 4).



Verdad relacionados:

¿Cómo puedo sanarme de un corazón desconsolado y afligido?

¿Qué dice la Biblia acerca de confiar en los demás?

¿Cómo puedo curarme del dolor de la traición?

¿Cómo puedo superar el rechazo?

¿Dice la Biblia algo acerca de la soledad?


Volver a:
La verdad sobre relaciones






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe