¿Mi pecado personal y privado afecta a otros?

Muchos creen que su pecado personal está bien, siempre y cuando no dañe a nadie más. "No afecta a nadie más, ¿cuál es el problema?" ¿Pero cómo sabemos que nuestros pecados no lastiman a alguien más? ¿Quién mide el efecto del pecado en los demás? La excusa de que "yo soy el único afectado" a menudo es un intento de justificar las prácticas privadas que causan daños inconmensurables a otras personas.

Ningún hombre es una isla, y el pecado nunca es un acto estrictamente personal. Siempre tiene un impacto en la vida de otros. Cuando un padre comete un pecado, afecta a su cónyuge, hijos, familia extensa y a cada una de las relaciones relacionadas con estas personas.

A veces, el pecado privado parece no tener ningún efecto en los demás porque nadie lo sabe todavía. La Escritura advierte: " Y pueden estar seguros de que no escaparán de su pecado." (Números 32:23). El pecado privado se hará público en algún momento, cosechando consecuencias fuera del control de uno. Hay noticias cada día que involucran a aquellos que pensaron que su pecado estaba oculto y se sorprendieron al descubrir que la transgresión no puede cubrirse para siempre.

Otra implicación del pecado privado es que produce culpa. La culpa, a su vez, cambia las acciones privadas y públicas de una persona. Alguien que se siente culpable es más propenso al estrés, la irritabilidad y la sospecha. Las condiciones no saludables como el insomnio y la depresión pueden manifestarse por sí mismas, comenzando una reacción en cadena de efectos dañinos. Incluso si el pecado de una persona permanece sin descubrir por un tiempo, su impacto en otras áreas de la vida siempre tendrá un impacto negativo en los demás.

Vivir con el pecado oculto lo hace deshonesto. El corazón es la "fuente de la vida" (Proverbios 4:23 NVI), y la deshonestidad en el corazón afectará a toda la persona. El engaño de los demás está estrechamente relacionado con el autoengaño. Hawthorne dijo: "Ningún hombre durante un período considerable puede usar una cara para sí mismo y otra para la multitud, sin finalmente quedar desconcertado en cuanto a cuál puede ser la verdad".

Por supuesto, Dios ve todo lo que hacemos. No podemos escondernos de Él. Cuando pecamos, incluso en privado, causa una brecha en nuestra relación con él. El primer pecado registrado en la Biblia es un poderoso ejemplo. Después de que Adán y Eva comieron la fruta prohibida, se escondieron de Dios (Génesis 3:8). Su comunión con Él estaba rota. Una vez que Dios los enfrentó, eligieron culparse mutuamente en lugar de confesar su pecado (Génesis 3:11-13). Hubo consecuencias espirituales y físicas por sus acciones, y esas consecuencias continúan hoy.

La forma de lidiar con el pecado privado no es ocultarlo o negarlo, sino terminarlo. "El que encubre sus rebeliones no prosperará, pero el que las confiesa y las abandona obtendrá misericordia" (Proverbios 28:13). Dios es fiel y justo para perdonar nuestros pecados (1 Juan 1:9) y no permitirá que seamos tentados más allá de lo que podemos soportar (1 Corintios 10:13). Estamos llamados a resistir la tentación como lo hizo Jesús, confiando en el poder de la Palabra de Dios (Mateo 4:1-11).



Verdad relacionados:

¿Qué es el pecado?

Las consecuencias del pecado - ¿Qué son?

¿Cómo puedo tener victoria para vencer el pecado?

¿Cuál es la verdad sobre la salvación?

¿Qué es la sanctificación según la Biblia?


Volver a:
La verdad sobre el pecado
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. pecado privado personal
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?