¿Menciona la Biblia la adicción al sexo?

Una adicción al sexo generalmente se define como la búsqueda frecuente de actividad sexual, a pesar de saber que las consecuencias negativas están ocurriendo (o pueden ocurrir) debido a ello. Se ha categorizado como otras adicciones tales como el alcoholismo o la drogadicción.

Sin lugar a dudas, hay aspectos adictivos asociados con la búsqueda de la actividad sexual. Al mismo tiempo, la Biblia habla de la actividad sexual como algo más que una mera "adicción". Dentro de los límites del matrimonio, el sexo es una expresión de amor y un medio de unidad. Es un regalo de Dios dado para el disfrute de cada cónyuge, el fortalecimiento del vínculo conyugal y la procreación. El sexo dentro de un matrimonio no pretende ser un medio para complacer a uno mismo, sino como una forma de expresar amor al cónyuge. Entonces, incluso dentro del matrimonio, una "adicción" sexual, en el sentido de perseguir el sexo por el sexo e independientemente de las consecuencias negativas, no tiene lugar; un cónyuge no es simplemente una vía para satisfacer los impulsos sexuales, sino un compañero comprometido de vida. Quizás más a menudo, se habla de adicción al sexo fuera de los límites del matrimonio heterosexual. La Biblia llama pecaminoso a todo comportamiento sexual fuera del matrimonio entre un hombre y una mujer (Hechos 15:20; 1 Corintios 5: 1; 6:13; Efesios 5: 3; Hebreos 13: 4). Independientemente de las inclinaciones o deseos de una persona, seguir esos deseos de maneras impías es pecaminoso, ya sea con una mentalidad adictiva o no.

Es importante distinguir entre los deseos sexuales normales y saludables y la "adicción al sexo". Dios nos diseñó para experimentar el placer sexual. Específicamente, hizo que hombres y mujeres se atrajeran y se complementaran físicamente. Los deseos sexuales son tan naturales como el deseo de comer, respirar y dormir. Sin embargo, al igual que con todos ellos, hay formas adecuadas e incorrectas de responder a los impulsos naturales. Incluso las cosas que Dios hizo para nuestro bien pueden convertirse en un problema cuando abusamos de ellas.

Además de la inmoralidad sexual física, la Biblia señala además que las lujurias involucradas en los deseos sexuales pueden ser pecaminosas. Jesús dijo: "Ustedes han oído que se dijo: ‘No cometas adulterio’. Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón." (Mateo 5: 27–28). Esto incluye pornografía, fantasías sexuales y coqueteos o interacciones poco saludables con otros.

Afortunadamente, la Biblia también ofrece esperanza para una nueva forma de vida. Muchas personas que se han considerado adictas al sexo han encontrado una nueva forma de vida a través de Jesucristo. Él proporciona perdón de pecados (1 Juan 1: 8–9), poder para resistir la tentación (1 Corintios 10:13) y nuevos hábitos para reemplazar nuestros viejos hábitos pecaminosos (Gálatas 5: 22–23). Además, los cristianos tienen la sabiduría de la Palabra de Dios (2 Timoteo 3: 16–17), el poder de la oración y la ayuda de otros creyentes para alentar en la vida santa (Hebreos 10:25).

¿Qué puede hacer una persona que desea superar la adicción sexual? Primero, es importante convertirse en un creyente en Jesucristo si aún no lo ha hecho. Los creyentes en Cristo pueden confesar sus pecados, sabiendo que serán perdonados (1 Juan 1: 8–9). Tratar de superar la adicción sin la influencia del Espíritu Santo no solo es difícil, es casi imposible.

Segundo, reemplace sus "viejos hábitos" con nuevos hábitos santos. En lugar de pasar tiempo pensando en pensamientos sexuales, reemplácelos con música cristiana, memorice Escrituras o invierta su tiempo para servir a los necesitados. Tenga cuidado de reconocer las situaciones que conducen a la tentación sexual. Las adicciones se vuelven mucho más fáciles de superar cuando te das "espacio para respirar" para tener la mente correcta (Romanos 12: 2). Saber dónde y cuándo tienden a ocurrir los pensamientos sexualmente tentadores te brinda una forma de evitarlos por completo; esto te hace mucho más fuerte y más preparado cuando te tomen desprevenido.

Tercero, encuentra un amigo o comunidad de amigos para ayudar. La vida cristiana no pretende ser un deporte en solitario. En cambio, regularmente pasa tiempo con otros que puedan alentarse unos a otros, orar unos por otros y alguien ante quien puedas dar cuenta de tus áreas de debilidad (Gálatas 6: 1; Proverbios 27:17). Cuando alguien a quien amas y en quien confías te está cuidando la espalda, no solo te mantiene en el camino, sino que también te da un lugar al que recurrir cuando te sientes débil o vulnerable.

Cuarto, la recomendación de Dios para aquellos que luchan con los deseos sexuales es casarse. 1 Corintios 7: 2 enseña: "Pero, en vista de tanta inmoralidad, cada hombre debe tener su propia esposa, y cada mujer su propio esposo." Dios nos dio hambre y buena comida. Nos dio sed y agua. También nos dio la sexualidad, y dentro del contexto del matrimonio cristiano, los creyentes pueden disfrutar de la intimidad sexual de la manera que Dios pretendía. Este es un remedio poderoso para ciertos aspectos de la adicción sexual, ya que nos brinda un medio legítimo para expresar los deseos sexuales. Sin embargo, el matrimonio en sí mismo no cura la adición sexual, ni ayuda con todos los pecados sexuales. De hecho, algunas adicciones sexuales, como la pornografía o el adulterio, pueden destruir un matrimonio.

El pecado sexual es uno de los más difíciles de superar en el mundo moderno. Imagine una cultura donde cada esquina, anuncio de televisión y película estuviera saturada de cocaína, heroína y otras drogas. Un mundo donde aparentemente todos en el trabajo fuesen relajados (incluso que alardearan) sobre el uso de estas drogas. Imagine una cultura en la que el uso de estas sustancias no solo se considerara normal, sino que aquellos que optaron por no participar fueran tratados como extraños. Lamentablemente, especialmente en Occidente, esta es la actitud adoptada hacia el sexo. Es una parte invasiva, intrusiva y omnipresente de la cultura.

Lo que es crítico recordar es que el pecado sexual es fundamentalmente como cualquier otro. Dios desprecia todo pecado, pero ama a las personas atrapadas en ellos. Ama a los pecadores lo suficiente como para morir por ellos (Filipenses 2: 5–8), perdonarlos (1 Juan 2: 1) y sanarlos (1 Corintios 6: 9–11). Si usted o alguien que ama está luchando contra la adicción sexual, existen recursos poderosos disponibles para ayudarlo. Nadie es más poderoso que el Dios que sabe lo que significa sufrir la tentación humana (Hebreos 4:15).



Verdad relacionados:

¿Qué dice la Biblia sobre la lujuria? ¿Qué es la lujuria?

¿Es la pornografía un pecado?

¿Qué pasos prácticos puedo tomar para superar una adicción a la pornografía en Internet?

¿Es la masturbación un pecado según la Biblia?

¿Menciona la Biblia la práctica de BDSM?


Volver a:
La verdad sobre el pecado






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe