¿Qué dice la Biblia sobre la lujuria? ¿Qué es la lujuria?

La lujuria generalmente se define como un fuerte deseo por algo o alguien y a menudo se usa específicamente con respecto a los deseos sexuales. La lujuria se centra en complacerse a uno mismo, a menudo sin tener en cuenta sus perjudiciales consecuencias. La lujuria está estrechamente relacionada con la codicia. Muchas lujurias o deseos egoístas se abordan específicamente en los Diez Mandamientos, como por ejemplo, cuando se ordenó al pueblo de Dios que no deseara la casa, la esposa, el ganado o las posesiones del prójimo (Éxodo 20: 14-17).

En términos de lujuria relacionada con el deseo sexual, Jesús abordó directamente este controvertido tema en su Sermón del Monte. La tradición judía a menudo enseñaba que solo la acción del adulterio era pecaminosa. Sin embargo, Jesús habló más directamente al corazón, enseñando: "Ustedes han oído que se dijo: “No cometas adulterio”. Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón." (Mateo 5: 27-28). La lujuria es un pecado tanto en el pensamiento como en la acción. La idea cultural de "Está bien mirar si no tocas" no es la enseñanza de Jesús.

La lujuria es tanto pecaminosa como una grave ofensa a Dios: "Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte." (Santiago 1: 14-15). La lujuria, ya sea sexual o no, puede conducir al pecado que conduce a la muerte.

¿Cómo puede un creyente lidiar con el problema de la lujuria? Se aplican al menos dos respuestas bíblicas. Primero, Jesús dijo que eliminara lo que sea que esté causando o llevando a alguna lujuria en particular. Él usó un ejemplo extremo y exagerado para comunicar este punto: "Por tanto, si tu ojo derecho te hace pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder una sola parte de tu cuerpo, y no que todo él sea arrojado al infierno. Y, si tu mano derecha te hace pecar, córtatela y arrójala. Más te vale perder una sola parte de tu cuerpo, y no que todo él vaya al infierno." (Mateo 5: 29-30).

¡Esto no significa que debemos eliminar literalmente partes del cuerpo! En cambio, Jesús enseñó a eliminar las barreras que conducen a la lujuria. Para algunos, esto puede significar un filtro particular de Internet para bloquear la pornografía. Para otra persona, puede significar no ver ciertas películas en particular o ir a un lugar específico de la ciudad.

Una segunda respuesta bíblica es descubrir el secreto de la satisfacción bíblica. El apóstol Pablo escribió: "No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece." (Filipenses 4: 11-13). Una completa dependencia de Cristo y el crecimiento en Él pueden ayudar a reemplazar la lujuria.



Verdad relacionados:

¿Es la pornografía un pecado?

¿Es la masturbación un pecado según la Biblia?

¿Puede una persona masturbarse sin que sea pecado?

¿Menciona la Biblia la adicción al sexo?

¿Qué es el pecado?


Volver a:
La verdad sobre el pecado






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe