¿Qué es la Cuaresma?

La Cuaresma suele estar asociada con los católicos, aunque algunos protestantes también la observan. Las costumbres que rodean la Cuaresma son diversas y sus orígenes son inciertos. La Cuaresma no es un mandato bíblico ni una tradición bíblica, sino que es una tradición litúrgica. En general, se puede decir que la Cuaresma es un período de ayuno de seis semanas o 40 días (excluyendo los domingos) antes de la Pascua. La intención del ayuno es demostrar la penitencia en preparación para la Pascua.

En la mayoría de las tradiciones occidentales, la Cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza y concluye el Jueves Santo o el Sábado Santo. En la tradición oriental, la Cuaresma comienza el lunes limpio (el lunes siete semanas antes de la Pascua) y termina el viernes anterior al Domingo de Ramos. Otros observan un período de ocho semanas de Cuaresma, que excluye tanto los sábados como los domingos. Los 40 días de ayuno tienen el propósito de representar la tentación de Jesús en el desierto (Lucas 4: 1-12) o las supuestas 40 horas que pasó en la tumba. El número 40 también se puede usar porque es un número importante en la Biblia; por ejemplo, el número de días de lluvia en el diluvio de Noé (Génesis 7: 4), la cantidad de tiempo que Moisés pasó en la montaña con Dios (Éxodo 24: 18), y el número de años que los hebreos vagaron en el desierto (Números 14:33).

El ayuno de Cuaresma es observado de manera diferente por diferentes personas. Históricamente, para algunos ha consistido en abstenerse de todos los productos animales; para otros, comer peces y / o aves estaba permitido. Algunos solo comían pan. Algunos ayunaban por un día completo, mientras que otros ayunaban hasta media tarde. Comúnmente, las personas comían solo una pequeña comida al día. Dependiendo de la autoridad de la iglesia de la época, se podrían hacer excepciones a las pautas de ayuno, a menudo cuando se pagaba. Además de restringir la cantidad y el tipo de alimentos consumidos, las festividades a menudo también eran limitadas. También, se esperaba que las personas se enfocaran en la oración y en los actos de caridad.

En las sociedades occidentales actuales, la Cuaresma ha cambiado considerablemente. Algunos todavía observan ayunos que restringen la cantidad y el tipo de comida. Muchos ven la Cuaresma como un momento en el que renunciar a un vicio particular, un mal hábito o algo placentero. Por ejemplo, harán un voto para dejar de maldecir, restringir el tiempo dedicado a los videojuegos o renunciar a los dulces. Otros optan por agregar un nuevo hábito a sus rutinas, como actos de bondad o momentos de oración.

Si bien ciertamente no hay nada de malo en prepararse para la Pascua a través de alguna forma de abnegación o buenas obras intencionales, es importante darse cuenta de que estas no nos ganarán el favor de Dios. Para algunos católicos, la Cuaresma ha asumido casi un elemento sacramental; algunos creen que al observar la Cuaresma ganarán la bendición de Dios. Sin embargo, sabemos que nuestra salvación depende únicamente de Dios y no de nuestras obras (Efesios 2: 8-10). Dios nunca amará a Sus hijos más de lo que ya lo hace, y Él no puede amarnos menos (Romanos 8: 38-39).

Además, es importante verificar los motivos de uno para observar la Cuaresma. En cuanto al ayuno, Jesús enseñó: "Cuando ayunen, no pongan cara triste como hacen los hipócritas, que demudan sus rostros para mostrar que están ayunando. Les aseguro que estos ya han obtenido toda su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino solo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará." (Mateo 6: 16-18). No es incorrecto decirle a los demás sobre la observancia de la Cuaresma. Sin embargo, no debemos usar nuestra abstinencia o nuestro enfoque renovado en hacer buenas obras como una insignia de orgullo. La intención de una observancia de la Cuaresma es reconocer nuestra necesidad de arrepentimiento y nuestra depravación aparte de Dios (1 Juan 1: 9; Efesios 2: 1-5; Colosenses 2:13), acercarnos más a Dios y preparar nuestros corazones para la celebración de la Pascua.

Si un cristiano decide observar la Cuaresma, debe ser a partir de un corazón que anhela realmente apreciar la gracia abundante de la obra salvadora de Cristo en la cruz. Al recordar su necesidad y someterse voluntariamente a la autoridad de Cristo, un observador de la Cuaresma prepara su corazón para celebrar la Pascua con un sentido renovado de alegría y asombro. No son seis semanas de autodisciplina para impresionar a otros o para impresionar a Dios. Más bien, es un momento de humillarse ante Dios en una demostración de dependencia y acción de gracias.



Verdad relacionados:

¿Qué es el Miércoles de Ceniza?

¿Qué es la Semana de la Pasión?

¿Qué es el Domingo de Ramos?

¿Qué es el Viernes Santo?

¿Qué es el Domingo de Resurrección?


Volver a:
La verdad sobre los días festivos






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe