¿Cuál es el significado de 'solo Christo'?

Solo Christo es una de las "cinco solas", que son cinco principios que resumen los puntos clave sobre los cuales se fundó la reforma protestante. La frase solo Christo (o solus Christus) es latín para "solo Cristo". Las otras cuatro solas son: sola scriptura (solo las Escrituras), sola fide (solo por fe), sola gratia (solo por gracia) y sola Deo gloria (solo para la gloria de Dios). Estas cinco frases no se encuentran explícitamente en la Biblia, pero estos principios están respaldados en toda la Escritura y son los principios básicos del cristianismo protestante.

Solo Christo es el principio de que somos salvos solo por el sacrificio de Cristo en la cruz. Somos salvos solo por Jesucristo, no por obras ni nada ni nadie más (Efesios 2: 8-10; Juan 3: 16-18; 14: 6). La Iglesia Católica Romana también cree que somos salvos por la muerte de Cristo en la cruz, excepto que se suman elementos al sacrificio de Cristo. Creen que María participó en el dolor del sacrificio de Cristo, que el Papa media entre el hombre y Dios, y que nuestras buenas obras, como participar en los sacramentos de la iglesia, son necesarias para recibir la gracia de Dios.

Sin embargo, al usar únicamente las Escrituras, uno puede ver que la Biblia enseña que la obra de Cristo en la cruz es la única base para nuestra salvación. Cristo es quien tomó nuestros pecados sobre sí mismo en la cruz (Gálatas 3:13; Apocalipsis 5: 9). Romanos 5 ilustra aún más que solo Cristo es el medio de nuestra salvación:

"Pues, si por la transgresión de un solo hombre reinó la muerte, con mayor razón los que reciben en abundancia la gracia y el don de la justicia reinarán en vida por medio de un solo hombre, Jesucristo. Por tanto, así como una sola transgresión causó la condenación de todos, también un solo acto de justicia produjo la justificación que da vida a todos. Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos." (Romanos 5: 17-19).

Pablo no deja lugar a preguntas en este pasaje: el único hombre (Cristo Jesús) murió para que podamos tener justificación, vida y justicia. Como dice el escritor de Hebreos, la obra de Cristo fue una sola vez y para siempre, y su sangre nos aseguró una redención eterna (Hebreos 9:12). "Eterno" y " una sola vez y para siempre" significan que ninguna persona puede sumarse a la obra de Cristo después de los hechos, ni María ni el Papa ni nadie más. Solo Christo.

La Iglesia Católica romana enseña que para mantener la salvación, se tiene que seguir las tradiciones de la Iglesia Católica Romana. Sin embargo, la Biblia claramente enseña que no hemos hecho nada y que no podemos hacer nada para merecer la salvación (Tito 3: 5). Los escritores del Nuevo Testamento advirtieron una y otra vez contra la adición de leyes o reglas para obtener la salvación. Pablo usa la circuncisión como un ejemplo específico de alcanzar la justicia o la salvación a través de nuestras obras: "Escuchen bien: yo, Pablo, les digo que, si se hacen circuncidar, Cristo no les servirá de nada. De nuevo declaro que todo el que se hace circuncidar está obligado a practicar toda la ley. Aquellos de entre ustedes que tratan de ser justificados por la ley han roto con Cristo; han caído de la gracia." (Gálatas 5: 2–4). Si tratamos de obtener nuestra salvación a través de las obras, aunque sea un poco, tenemos que obtenerla por completo de esa manera. No podemos tratar parcialmente de cumplir la ley y confiar parcialmente en Cristo para salvación: "No desecho la gracia de Dios. Si la justicia se obtuviera mediante la ley, Cristo habría muerto en vano" (Gálatas 2:21). Los judíos no se benefician al seguir la Ley, y tampoco los gentiles siguen las leyes de los gentiles (Romanos 3: 9-10, 22-23). En otras palabras, Cristo es todo o nada.

Finalmente, solo Cristo es el mediador entre Dios y el hombre; no necesitamos un sumo sacerdote terrenal porque Dios mismo bajó a la tierra para encontrarse con nosotros: "Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos."(Hebreos 4: 14-16). No tenemos que pasar por un papa, sacerdote o pastor para encontrarnos con Dios. Más bien, nos llama a acercarnos con valentía a su trono. Si bien la Biblia apoya confesar nuestros pecados a nuestros hermanos y hermanas en Cristo (Santiago 5:16), todavía somos libres de confesar nuestros pecados directamente a Dios, y de hecho, se nos invita a ello (1 Juan 1: 9).

Podemos reconfortarnos en gran manera con el principio de solo Christo. Es solo Cristo quien aseguró nuestra salvación y no tenemos que ganarla a través de nuestras buenas obras. Es solo Cristo quien escucha nuestras oraciones y conoce nuestros corazones completamente, y es solo Cristo quien nos ama incondicionalmente mientras conoce nuestros corazones completamente. " Por eso también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, ya que vive siempre para interceder por ellos." (Hebreos 7:25).



Verdad relacionados:

¿Qué significa 'sola scriptura ‘?

¿Cuál es el significado de 'sola gratia'?

¿Cuál es el significado de 'sola fide'?

¿Qué es la reforma protestante?

¿Es Jesucristo único? ¿Cómo?


Volver a:
La verdad sobre el catolicismo







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe