¿Deberían los cristianos confesar sus pecados, aunque ya hayan sido perdonados?

Muchos cristianos se preguntan qué les sucederá si mueren y aún tienen pecado no confesado en sus vidas. ¿Estos pecados los mantendrán lejos del cielo? ¿Qué pasa con los pecados que ni siquiera sabemos que hemos cometido? Estas y otras preguntas similares se basan en una comprensión incompleta de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas en el momento de la salvación.

El Nuevo Testamento es claro que la salvación en Jesús ofrece el perdón completo de los pecados. En Colosenses 1: 13-14 leemos: "Él nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de pecados." Desde la perspectiva de Pablo, la salvación ya liberó al cristiano del pecado. El perdón ya está completo. Hechos 10:43 agrega: "De él dan testimonio todos los profetas, que todo el que cree en él recibe, por medio de su nombre, el perdón de los pecados." De nuevo, este perdón a través del nombre de Jesús ya ha tenido lugar y es perfecto y suficiente para perdonar todos los pecados: pasado, presente y futuro.

Romanos 8: 1 dice: "Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús". Al final de este mismo capítulo, se nos informa: "Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor."(Romanos 8: 38-39) Nada, ni siquiera el pecado que cometemos después de convertirnos en creyentes en Jesús, puede separarnos del amor de Dios.

Mientras que el perdón perfecto de Cristo nos limpia de todo pecado, esto no nos da autorización a los cristianos para continuar pecando (Romanos 6). Aunque nuestro estado como salvo y libre de la condenación eterna no cambia, el pecado obstaculiza la relación actual de un cristiano con Dios. El cristiano está llamado a confesar el pecado para crecer en su caminar con Dios. La Escritura habla de la importancia de confesar los pecados que hemos cometido: "Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad." (1 Juan 1: 9). Santiago 5:16 también enseña: "Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz." Debería ser nuestro deseo honrar al Señor con nuestras vidas, no afligirlo como Efesios 4:30 advierte: "No agravien al Espíritu Santo de Dios, con el cual fueron sellados para el día de la redención."

La Escritura claramente llama a todas las personas a venir a la fe en Jesús (Juan 3:16) y a arrepentirse o dejar el pecado (Hechos 2:38). Cuando lo hacemos, Dios perdona nuestros pecados. Estamos llamados a luchar contra el pecado (Efesios 6:12) y a confesar el pecado en nuestras vidas cuando tiene lugar (1 Juan 1: 9), pero nada puede separar a un creyente en Cristo de Dios y la vida eterna con él.



Verdad relacionados:

¿Cómo puede un cristiano superar la culpa de los pecados del pasado?

¿Es posible la santificación completa? ¿Pueden los cristianos alcanzar la perfección sin pecado en esta vida?

¿Qué es la libertad en Cristo? ¿Cómo puedo experimentar la verdadera libertad en Cristo?

¿Cuál es la clave para experimentar gozo en la vida cristiana?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?


Volver a:
La verdad sobre la vida cristiana
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. pecado cristiano
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?