¿Cuáles son los diferentes festivales judíos en la Biblia?

Dios instituyó los festivales por primera vez cuando le dio a Moisés la ley después de sacar a los israelitas de la esclavitud en Egipto. Encontramos el mandato de Dios para estas "fiestas designadas" en Levítico 23 e incluyen: el Día de Reposo, la Pascua, la Fiesta de los Panes sin Levadura, la Fiesta de las Primicias, la Fiesta de las Semanas, la Fiesta de las Trompetas, el Día de la Expiación y La fiesta de los Tabernáculos. Otros dos festivales judíos se mencionan en la Biblia, incluyendo la Fiesta de Purim (Ester 9: 20–32) y la Fiesta de la Dedicación (Juan 10:22). Los judíos también celebran festivales que conmemoran otros eventos registrados en las Escrituras, como Lag B'Omer que conmemora la dádiva del maná en el desierto (Éxodo 16), Tisha B'Av que conmemora la destrucción del Templo (Jeremías 52: 12–23) y Tu BiShvat marca un nuevo año para que los árboles determinen el diezmo apropiado de acuerdo con Deuteronomio 14:22, 28. Ahora podemos observar cada festival con mayor profundidad y cómo se refleja Jesús en cada uno.

El sábado debía ser un día de descanso solemne el séptimo día de cada semana. A los judíos se les ordenó que no hicieran nada de su trabajo habitual en este día, apartándolo como santo y dedicado al Señor. Por supuesto, Jesús se declara Señor del Sábado en Mateo 12: 8 y ofrece descanso a todos los que acuden a Él en Mateo 11: 28–30. Jesús es nuestro descanso Sabático.

La Pascua es la fiesta que conmemora la noche en que el Espíritu del Señor pasó por alto las casas de los israelitas que se cubrieron con la sangre de un cordero de sacrificio durante la plaga que mató a todos los primogénitos. Esta plaga finalmente liberó a los israelitas de su esclavitud en Egipto (Éxodo 12). Esta fiesta prefigura la sangre sacrificial de Jesús como el Cordero de Dios que "nos ha librado de nuestros pecados" (Apocalipsis 1: 5). También es importante notar que Jesús instituyó el Nuevo Pacto en Su sangre durante la cena de la Pascua en Lucas 22:20.

La Fiesta de los Panes sin Levadura se considera parte de la Pascua, ya que se celebra durante siete días a partir del día posterior a la Pascua. A los israelitas se les ordenó que no comieran nada que contenga levadura durante este festival en memoria de haber huido de Egipto a toda prisa antes de que el pan pudiera crecer. Para el tiempo del Nuevo Testamento, la levadura se había convertido en un símbolo del pecado o del mal (1 Corintios 5: 6–8). Jesús no tenía pecado y es el único sacrificio perfecto (Hebreos 4:15; 2 Corintios 5:21). Tiene sentido, entonces, que durante la cena de la Pascua inmediatamente anterior a su muerte, Jesús tomó el pan sin levadura y dijo: "Este pan es mi cuerpo, entregado por ustedes" (Lucas 22:19).

El próximo festival se lleva a cabo el segundo día de la Fiesta de los Panes sin Levadura y es la Fiesta de las Primicias. En la Fiesta de las Primicias, los israelitas debían expresar su dependencia de Dios y su gratitud hacia Él por la Tierra Prometida al traer la primera cosecha de cebada y otros sacrificios al templo. Se dice que Jesús es las “primicias de los que murieron" en referencia a su resurrección de los muertos así como algún día todos seremos resucitados (1 Corintios 15).

Treinta y tres días después de la Pascua, los judíos celebran Lag B'Omer para conmemorar como Dios les suministró maná mientras atravesaban el desierto. Jesús se refiere a sí mismo como "... el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo." (Juan 6: 32–33 RVR60). Él es el Pan de Vida.

El Festival de las Semanas, también conocido como Shavuot y Pentecostés, ocurre cincuenta días después de la Pascua y está destinado a ser una celebración de gratitud a Dios por la cosecha de trigo similar a la del Festival de las Primicias por la cosecha de cebada. Jesús cumplió su promesa de enviar a otro Ayudante (Juan 14:16), el Espíritu Santo, en Pentecostés en Hechos 2: 1–4. Si Jesús es como la cosecha de cebada, las primicias, el Espíritu Santo es la segunda cosecha que testifica que también somos hijos de Dios (Romanos 8: 16–17).

Todos los festivales descritos anteriormente son festivales de primavera y hay un período de tiempo antes de que comiencen los próximos festivales. Si los festivales de primavera representan la obra que hizo Jesús durante su primera venida como Mesías, entonces los festivales de otoño prefiguran su ministerio durante su segunda venida como Rey reinante. Entonces, esta brecha de tiempo puede representar la edad actual de espera y anticipación.

El primer festival de otoño es la Fiesta de las Trompetas, o Rosh Hashaná. Esta fiesta marca el final del año agrícola y el comienzo de uno nuevo. Los israelitas ahora entran en una estación sagrada, presentándose ante Dios, buscando su favor. Este festival se conmemora con trompetas. En 1 Tesalonicenses 4:16 menciona que Jesús vendrá de nuevo con el sonido de la trompeta de Dios. Las trompetas en el libro de Apocalipsis anuncian el juicio venidero de Dios y de igual manera, este festival anuncia el próximo festival solo diez días después.

Diez días después de Rosh Hashaná se conmemoera Yom Kippur, o el Día de la Expiación. Era el único día en el año en que el Sumo Sacerdote podía entrar al Lugar Santísimo para presentar un sacrificio en nombre de la gente para limpiar todos los pecados del año anterior. Por supuesto, Jesús se ha convertido en nuestro Sumo Sacerdote y "entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo. No lo hizo con sangre de machos cabríos y becerros, sino con su propia sangre, logrando así un rescate eterno." (Hebreos 9:12).

Cinco días después de Yom Kippur es la fiesta de los Tabernáculos, o Sucot. Este festival celebra la cosecha de otoño y conmemora la estadía de los israelitas en el desierto cuando vivían en tiendas de campaña (o tabernáculos). Se ordenó a los israelitas que construyeran y vivieran en tabernáculos o chozas durante siete días durante este festival cada año para recordar ese momento de su historia con Dios. La Fiesta de los Tabernáculos prefigura el momento en que Jesús gobernará y reinará en la tierra. En los nuevos cielos y en la nueva tierra, Dios vivirá con el hombre como en un tabernáculo; "... Él acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios." (Apocalipsis 21: 3).

La Fiesta de la Dedicación mencionada en Juan 10:22 es quizás mejor conocida como Hanukkah. Esta fiesta de invierno es el festival en el que los judíos celebran la dedicación del Segundo Templo tal como se registra en los libros del Primer y Segundo Macabeos en el tiempo entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. La Fiesta de la Dedicación también se llama el Festival de las Luces. Jesús se declara a sí mismo "luz del mundo" en Juan 8:12, y Apocalipsis 21:23 dice que en la Nueva Jerusalén "el Cordero es su lumbrera".

Relacionada con Hanukkah, en cierto modo su opuesto es Tisha B'Av. Observada en el verano, Tisha B'Av conmemora la destrucción tanto del Primer Templo por los babilonios en 587 a.C. como se registra en Jeremías 52: 12–23 y el Templo de Herodes por los romanos en el año 70 d.C. Los cristianos creen que Dios ahora mora en los hombres a través de Su Espíritu Santo, que elimina la necesidad de un templo físico para mantener la presencia del Señor.

Después de Sukkot en el otoño y Hanukkah en el invierno, el único festival que queda en la Biblia antes de regresar a la Pascua en primavera es Purim. Purim fue instituido en Ester 9: 20–32 para conmemorar la salvación de Dios al pueblo judío a través de las acciones de Ester y Mardoqueo. Dios todavía usa a la gente común hoy en día para cumplir su voluntad en la tierra.

Debido a que estos festivales conmemoran la provisión del Señor para su pueblo y prefiguran su obra redentora a través de Jesucristo, la comprensión de estos festivos nos ayuda a comprender mejor a Dios, Sus formas de trabajar en el mundo y su plan de salvación. El estudio de los festivales judíos sin duda que vale la pena.



Verdad relacionados:

¿Qué creen los judíos? ¿Qué es el judaísmo?

¿Es la Pascua algo que los cristianos deberían celebrar?

¿Deberían los cristianos celebrar días festivos?

¿Deberían los cristianos celebrar la Navidad?

¿Qué es la libertad en Cristo? ¿Cómo puedo experimentar la verdadera libertad en Cristo?


Volver a:
La verdad sobre los días festivos






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe