¿Cómo sabemos si una doctrina es realmente bíblica?

La mejor manera de determinar si una doctrina es verdaderamente bíblica es encontrar si se enseña explícitamente en la Biblia. Cualquier creencia particular puede ser bíblica, basada en la Biblia, extrabíblica (no mencionada en la Biblia) o no bíblica (en contra de las enseñanzas de la Biblia).

Una doctrina bíblica se puede descubrir claramente en la Biblia misma. Por ejemplo, la creencia fundamental de que Jesús resucitó de entre los muertos se afirma en las Escrituras: "Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras" (1 Corintios 15: 3-4). La Biblia predijo este evento y luego registró la resurrección en cada uno de los cuatro relatos del Evangelio. Prácticamente todos los libros del Nuevo Testamento hablan sobre la resurrección, ya sea directa o indirectamente.

Otras doctrinas pueden estar basadas bíblicamente o basadas en principios bíblicos, pero puede que no se enseñen explícitamente en la Biblia. Por ejemplo, la Biblia enseña que ayudar a los pobres es una responsabilidad cristiana. Sin embargo, la forma en que un cristiano ayude puede variar mucho. Tanto el apadrinamiento a niños como la microfinanza ayudan a los pobres. Dar directamente a través de su iglesia y ayudar a otras organizaciones ayuda a los pobres. Existe una variedad de aplicaciones basadas en la Biblia respecto a la doctrina bíblica de ser bondadoso con los pobres.

Una tercera categoría de doctrinas puede considerarse extrabíblica. Esto significa que la enseñanza no se encuentra en la Biblia, pero tampoco está en contra de la Biblia. Por ejemplo, una persona puede creer que Dios la ha llevado a ser enfermera. No hay nada malo con esta vocación. De hecho, es muy noble y útil. Sin embargo, el mandato de convertirse en enfermera no está en la Biblia. Otro ejemplo es el concepto de votar en elecciones democráticas. La idea de un gobierno por el pueblo y para el pueblo suena beneficiosa, pero no se enseña explícitamente en las Escrituras.

Una cuarta categoría de doctrinas puede considerarse no bíblica. Por no bíblico, la idea es que está en contra de las claras enseñanzas de la Biblia. Una persona que quiere tener una aventura amorosa no encontrará ninguna doctrina en las Escrituras que justifique esta actividad. En cambio, esta persona encontrará mandatos explícitos contra las relaciones extramaritales. Por ejemplo, Hebreos 13:4 es claro: "Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgará a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales."

Las complicaciones y los problemas surgen cuando las personas confunden estas categorías. Por ejemplo, algunas personas sugerirían que si Jesús pecó o no es una cuestión de preferencia (extrabíblico) en lugar de una doctrina bíblica. Hacer eso contradice la clara enseñanza de las Escrituras (Hebreos 4:15). En otras ocasiones, las personas pueden llegar a ser como los fariseos y hacer tradiciones iguales o mayores que los mandamientos de Dios (Marcos 7: 7).

Nuestro deseo como cristianos debería ser firmes donde las Escrituras son firmes y permitir libertad en áreas donde las Escrituras no dan mandamientos claros. Podemos permanecer unidos en áreas de acuerdo y permitir la diversidad en áreas no esenciales.



Verdad relacionados:

¿Qué es la doctrina?

¿Por qué la sana doctrina es tan crucial?

¿Cuál es la definición de teología?

¿Cómo funciona la teología sistemática?

¿Qué es la Teología Práctica?


Volver a:
La verdad sobre la teología







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe