¿Es pecaminosa la atracción hacia el mismo sexo?

Por impopular que sea la idea, la homosexualidad es definitivamente un pecado a los ojos de Dios (Levítico 18:22; 20:13; Romanos 1: 26–27; 1 Corintios 6: 9). Además, Jesús enseñó que cometer un pecado y desear cometer ese pecado son esencialmente lo mismo (Mateo 5: 27–28). Por lo tanto, si la práctica de la homosexualidad se considera un pecado, el deseo de practicar la homosexualidad también es pecaminoso. Eso implicaría que la atracción hacia personas del mismo sexo es pecaminosa, porque es una atracción hacia algo que Dios ha declarado inmoral.

Todas las personas tienen una tendencia hacia un pecado u otro. Algunas personas tienden a sentirse atraídas por la homosexualidad. Algunas personas se sienten atraídas y tentadas por la idea del adulterio. Otros se sienten atraídos por el exceso de beber y usar drogas, algunos se sienten atraídos por el ocultismo, algunos están fascinados por la idea de robar. Otros se entregan a la envidia y a la codicia de lo que otros tienen. Algunos se sienten atraídos por tener cantidades enormes de dinero y posesiones. Aún otros se sienten atraídos por la ira y la violencia. La inmoralidad sexual (ya sea heterosexual u homosexual), hechicería, borrachera y robo se declaran pecaminosos en la Biblia (Gálatas 5: 19–21; Éxodo 20: 1–17). Usando la misma lógica que se acaba de aplicar a la atracción por el mismo sexo, la atracción por estos pecados (el deseo de participar en ellos) también es pecaminoso. Está mal sentirse atraído por algo que Dios odia.

El pecado nos llega naturalmente, eso es cierto. Pero no hay razón para pensar que solo porque algo viene naturalmente, deberíamos aprobarlo. Si ese fuera el caso, si siguiéramos ese pensamiento hasta su conclusión lógica, todos viviríamos como animales sin principios, sin moral, sin búsqueda de educación o pensamiento superior. Seríamos como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción" (2 Pedro 2:12). Pero esto no es lo que Dios desea para aquellos hechos a su imagen (Génesis 1:27).

Está bien luchar contra tus más oscuros impulsos. No estás siendo deshonesto o ni eres infiel a ti mismo si resistes tus tendencias pecaminosas. Nuestros sentimientos y deseos no tienen que definirnos: tenemos voluntad y podemos elegir seguir lo que decidimos que es correcto, en lugar de dejar que nuestros cuerpos y nuestra cultura decidan por nosotros. Podemos tomar la decisión de seguir a Dios en lugar del mundo. Todo cristiano, no solo aquellos que luchan con la atracción hacia personas del mismo sexo, tiene que hacer esto. Y es muy, muy difícil. Resistir la carne causa sufrimiento, y si eso no fuera suficiente, trae doloroso rechazo y persecución. La Biblia reconoce esto, y también nos da una idea de lo que está reservado para las personas que no resisten el pecado:

"Por tanto, ya que Cristo sufrió en el cuerpo, asuman también ustedes la misma actitud; porque el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado, para vivir el resto de su vida terrenal no satisfaciendo sus pasiones humanas, sino cumpliendo la voluntad de Dios. Pues ya basta con el tiempo que han desperdiciado haciendo lo que agrada a los incrédulos, entregados al desenfreno, a las pasiones, a las borracheras, a las orgías, a las parrandas y a las idolatrías abominables. A ellos les parece extraño que ustedes ya no corran con ellos en ese mismo desbordamiento de inmoralidad, y por eso los insultan. Pero ellos tendrán que rendirle cuentas a aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos." (1 Pedro 4: 1–5).

Siempre lucharemos contra el pecado, cada uno de nosotros. Y a veces fallaremos. Pero el perdón de Dios cubre nuestros fracasos. Jesús vivió una vida perfecta, y puede cubrirnos y justificarnos ante un Dios santo (Romanos 5: 1). Todo lo que se requiere de nosotros es el reconocimiento de que lo necesitamos, y la creencia de que está dispuesto a perdonarnos y justificarnos, para poner su vida perfecta en lugar de la nuestra ante el juez. No hay absolutamente ninguna persona, sin importar hacia qué pecado tienden, que no necesite a Cristo. Dios requiere justicia perfecta, y ninguna persona es perfectamente justa (Romanos 3: 10-11).

Hay una historia interesante en el libro de John Bunyan, The Pilgrim's Progress. El intérprete muestra al peregrino dos niños. Uno se llama Pasión y el otro, Paciencia. Los dos niños tienen una opción: pueden tener todo lo que su corazón desea: riquezas, dulces, juguetes, placeres de todo tipo, ahora mismo. O pueden esperar. Pasión elige tener todo ahora y se ríe de Paciencia por esperar. Pero al final, Paciencia lo obtiene todo y Pasión se queda en harapos.

John Bunyan explica la moraleja de la historia: "Estos dos muchachos son figuras; la Pasión de los hombres de este mundo y la Paciencia de los hombres de lo que ha de venir: porque, como ven, Pasión tendrá todo ahora, este año; es decir, en este mundo; también los hombres de este mundo. Deben tener todas sus cosas buenas ahora; no pueden quedarse hasta el próximo año, es decir, hasta el próximo mundo, por su porción de bien."

Las cosas que Dios nos tiene reservadas son mucho, mucho mejores que los placeres de este mundo. No están contaminadas por la descomposición, el pecado y la incertidumbre. Son eternas. Como dijo Pablo: "De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros." (Romanos 8:18). No te dejes engañar por los placeres del pecado. Ya sea que su lucha sea con la atracción por personas del mismo sexo o algún otro pecado, la atracción por esos pecados es la trampa de Satanás para mantenerte alejado del buen regalo de Dios. Porque "cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte." (Santiago 1: 14-15).



Verdad relacionados:

¿Es la homosexualidad un pecado?

¿La Biblia habla sobre el lesbianismo?

¿Menciona la Biblia la bisexualidad? ¿Ser bisexual es un pecado?

¿Son pecaminosos los sentimientos homosexuales? ¿Es la atracción por el mismo sexo / homosexual un pecado?

¿Se puede ser gay y cristiano?


Volver a:
La verdad sobre el pecado






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe