¿Menciona la Biblia la bisexualidad? ¿Ser bisexual es un pecado?

Aunque la Biblia no habla directamente sobre la bisexualidad, con frecuencia aborda cuestiones relacionadas con la ética sexual. Una mirada a algunos de estos principios ofrece claridad con respecto al punto de vista de Dios sobre la práctica de la bisexualidad.

Primero, las relaciones sexuales fueron creadas por Dios para tener lugar dentro del contexto del matrimonio entre un hombre y una mujer. Génesis 2:24 enseña: "Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser". Aunque la Biblia registra otras formas de relaciones, solo presenta específicamente a un hombre y una mujer que disfrutan de las relaciones sexuales dentro del matrimonio como el diseño de Dios.

En segundo lugar, dado que la bisexualidad incluye las relaciones sexuales fuera del matrimonio, es una forma de inmoralidad sexual. 1 Corintios 6:18 enseña claramente: "Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo."

Tercero, la bisexualidad también está excluida de la práctica cristiana ya que incluye las relaciones del mismo sexo que están prohibidas en la Biblia. En el Antiguo Testamento, a la actividad del mismo sexo se llamaba abominación (Levítico 18:22). En el Nuevo Testamento, Jesús habla directamente del matrimonio (y las relaciones sexuales) entre un hombre y una mujer (Mateo 19). El apóstol Pablo mencionó que algunos de los creyentes en Corinto habían estado involucrados en relaciones homosexuales antes de convertirse en creyentes, y dijo: "Y así fueron algunos de ustedes. Pero fueron lavados, fueron santificados, fueron justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios." (1 Corintios 6:11). La actividad del mismo sexo está claramente excluida del estilo de vida de aquellos que siguen a Cristo. Esto ciertamente también incluiría las relaciones bisexuales.

Debe mencionarse una breve palabra con respecto a la distinción entre tentación y práctica. Algunas personas afirman que han deseado relaciones bisexuales o del mismo sexo desde una edad temprana y que por lo tanto "nacieron" de esa manera. Si bien no está claro si este es el caso, no significa que las relaciones bisexuales o del mismo sexo sean aceptables para los creyentes en Cristo. Una persona puede ser tentada o tener pensamientos o inclinaciones hacia diversas acciones, sin embargo, estos deseos deben evaluarse para determinar si son consistentes con las enseñanzas de Dios. Cuando un deseo es inconsistente con la voluntad de Dios para nuestras vidas, no se debe actuar sobre él.

Las relaciones bisexuales están ciertamente fuera del plan de Dios para la sexualidad humana según la Biblia. Mientras que las Escrituras son claras, los no creyentes a veces se involucran en tales prácticas, pero a los creyentes en Cristo se les ordena vivir de manera diferente. Además, los creyentes están llamados a mostrar amabilidad y gracia a aquellos que conocen en el transcurso de la vida y que pueden estar involucrados en tales prácticas para compartir las buenas nuevas de Jesús (Juan 3:16) y ayudar a otros a experimentar el amor perfecto que solo Dios puede proporcionar.



Verdad relacionados:

¿Es la homosexualidad un pecado?

¿La Biblia habla sobre el lesbianismo?

¿Es pecaminosa la atracción hacia el mismo sexo?

¿Se puede ser gay y cristiano?

¿Menciona la Biblia la transexualidad / el transgenerismo?


Volver a:
La verdad sobre el pecado






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe