¿Qué es el canon de la Biblia y cómo lo obtuvimos?

El "canon" de las Escrituras se define como los libros de la Biblia aceptados oficialmente como las Sagradas Escrituras. Escrito por unos cuarenta autores a lo largo de 1500 años, fue esencial que se hiciera una lista de los libros que reflejaban la verdad del mensaje de Dios y que fueron inspirados por el Espíritu Santo. Aunque cada libro era un canon a los ojos de Dios tal como fue escrito, el canon tuvo que ser identificado por los líderes religiosos ya que Dios no dio una lista de libros para incluir. La determinación del canon fue un proceso llevado a cabo primero por rabinos y eruditos judíos y luego por los primeros cristianos. Finalmente, sin embargo, fue Dios quien decidió qué libros pertenecían al canon bíblico.

El canon completo del Antiguo Testamento no se compilo hasta después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 DC, pero las partes ya habían sido reconocidas mucho antes. Los libros de la ley (también conocidos como la Tora o Pentateuco-Génesis-Deuteronomio) fueron reconocidos ya en 2 Reyes 22. Los profetas fueron identificados como Escrituras a finales del siglo II aC. Los Salmos fueron aceptados, pero los libros restantes variaron dependiendo de la secta judía. La escuela rabínica de los fariseos en Jamnia llegó a una lista final de veinticuatro libros, lo que equivale a los treinta y nueve libros del Antiguo Testamento cristiano. Diez libros interpretados en la Septuaginta (la traducción griega de las Escrituras hebreas) fueron rechazados debido a las estrictas directrices para el canon: los libros deben haberse conformado a la Torá, y debieron escribirse en Palestina, en hebreo y no después del tiempo de Esdras (alrededor de 400 aC). Aunque la Biblia Católica hoy incluye los libros apócrifos, la gran mayoría de los eruditos hebreos los consideraron buenos documentos históricos y religiosos, pero no al mismo nivel que las Escrituras hebreas inspiradas. Los Rollos del Mar Muerto, descubiertos en 1947, tienen algunas diferencias menores, pero son notablemente similares a las Escrituras Hebreas aceptadas que tenemos hoy.

El proceso para reconocer y juntar los libros del Nuevo Testamento comenzó en los primeros siglos de la iglesia cristiana. Muy temprano, algunos de los libros del Nuevo Testamento fueron reconocidos como inspirados. Pablo considera que las escrituras de Lucas son tan autoritativas como el Antiguo Testamento (1 Timoteo 5:18, ver también Deuteronomio 25:4 y Lucas 10:7). Pedro se refirió a las escrituras de Pablo como Escritura (2 Pedro 3:15-16). Clemente de Roma mencionó al menos ocho libros del Nuevo Testamento (95 DC). Ignacio de Antioquía reconoció siete libros (115 DC). Policarpo, un discípulo de Juan el apóstol, reconoció quince libros (108 DC). Más tarde, Ireneo mencionó veintiún libros (185 DC). Hipólito reconoció veintidós libros (170-235 DC).

El primer "canon" fue el Canon de Muratoria, compilado en el año 170 DC, que incluía todos los libros del Nuevo Testamento excepto Hebreos, Santiago y 3 Juan. El Concilio de Laodicea (363 DC) concluyó que solo el Antiguo Testamento (junto con los libros apócrifos) y los veintisiete libros del Nuevo Testamento debían leerse en las iglesias. Los Concilios de Hipona (393 DC) y Cartago (397 DC) reafirmaron los mismos veintisiete libros como autoritativos.

Los principios utilizados por los concilios para determinar si un libro del Nuevo Testamento fue verdaderamente inspirado por el Espíritu Santo fueron cuádruples. Primero, el autor debe ser apóstol o tener una conexión cercana con un apóstol. Segundo, el libro debe haber sido aceptado por el cuerpo de Cristo en general. Tercero, el libro debe contener consistencia de doctrina y enseñanza ortodoxa. Finalmente, el libro tuvo que mostrar evidencia de altos valores morales y espirituales que reflejarían una obra del Espíritu Santo como el Autor divino. Lo más importante, sin embargo, debe reconocerse que fue Dios, y solo Dios, quien determinó qué libros pertenecían a la Biblia. Dios, a través de la inspiración del Espíritu, impartió a Sus seguidores lo que Él ya había decidido. El proceso humano de recopilación de los libros de la Biblia fue defectuoso, pero Dios, en Su soberanía, y a pesar de las limitaciones del hombre pecador, llevó a la iglesia primitiva al reconocimiento de los libros que Él había inspirado, y esos libros son reconocidos hoy como el canon de las Escrituras.



Verdad relacionados:

¿Es la Biblia realmente la Palabra de Dios?

¿Cómo es inspirada la Biblia? ¿Qué significa que la Biblia es inspirada?

¿Se podrían agregar más libros a la Biblia?

¿Qué partes de la Biblia se aplican a nosotros hoy? ¿Cómo podemos saberlo?

¿Cuáles son algunos métodos buenos de estudio de la Biblia?


Volver a:
La verdad sobre La Biblia
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. Biblia canon
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?