¿Qué es la opresión demoníaca?

La Biblia afirma la existencia de demonios muchas veces tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento (por ejemplo, 1 Samuel 16: 13-15, 1 Reyes 22: 19-23, Lucas 8: 30-33, Hechos 16: 16-18, etc.) Además, la Biblia habla acerca de la influencia que los demonios pueden tener en las vidas de los seres humanos.

Algunos han intentado limitar el trabajo de los demonios en la vida de la humanidad al de "posesión demoníaca", y este pensamiento se ha propagado aún más por las mediocres traducciones al inglés del Nuevo Testamento griego que usan la palabra "posesión" en varios versículos que describen la actividad demoniaca. Sin embargo, el hecho es que el término griego utilizado para describir una presencia demoníaca en la vida de una persona es daimonizo, que se traduce correctamente como "demonizado".

En otras palabras, las Escrituras de ninguna manera limitan el trabajo de los poderes demoníacos a solo lo retratado en películas como El Exorcista, donde una persona es completamente secuestrada por el enemigo hasta tal punto que no puede funcionar y, para todos los propósitos prácticos, deja de existir como su propia persona. En cambio, la Biblia, en varios lugares, habla de una persona que tiene un "espíritu inmundo" que influyó negativamente o afectó su vida de alguna manera, ya sea en mayor o menor grado.

Por ejemplo, la conocida historia del hombre con la legión de demonios en Marcos 5 y Lucas 8 es un caso de demonización que había progresado hasta el punto en que el individuo parecía ser completamente propiedad del enemigo. Por otro lado, en Hechos 5, el caso de Ananías y Safira cuando "llenó Satanás [su] corazón " es una ilustración más sutil y suave de la opresión demoníaca (a pesar de que la opresión "leve" les costó la vida).

La Escritura también habla de que los demonios pueden causar enfermedades u otras dolencias físicas (por ejemplo, Lucas 13:11, Mateo 9:32), suministrar aparentes poderes de clarividencia o adivinación (Hechos 16:16), ejercer una gran fuerza y volverse violentos con los demás (Hechos 19:16), y causar daño físico a un supuesto huésped (Marcos 9: 14-29).

Si bien la Biblia es clara en cuanto a que la demonización es real, también inequívocamente comunica la verdad de que Dios es soberano sobre los demonios y que Jesús posee plena autoridad sobre el enemigo. Los evangelios muestran que un sello distintivo del ministerio de Jesús mientras estuvo en la tierra fue Su conquista de los poderes de las tinieblas de una manera muy pública, tanto que la multitud se sorprendió y dijo: " Les da órdenes incluso a los espíritus malignos, y le obedecen». "(Marcos 1:27).

Este hecho conduce a una serie de importantes verdades que los cristianos siempre deben tener en primer plano cuando aparece el tema de la demonización. Primero, los creyentes deben entender la posición de Cristo y Su victoria sobre el enemigo. La Escritura dice: " Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal." (Colosenses 2:15), “y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no solo en este mundo, sino también en el venidero."(Efesios 1: 19-21).

Jesús está sentado por sobre todos los poderes demoníacos y destruyó completamente la obra de Satanás, como dice la Biblia: "El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha estado pecando desde el principio. El Hijo de Dios fue enviado precisamente para destruir las obras del diablo." (1 Juan 3: 8)

A continuación, no solo está Cristo sentado por sobre todo el reino demoníaco (indicando su autoridad sobre ellos), sino también los creyentes: " Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales" (Efesios 2: 4-6, énfasis añadido). Esto significa que todos los cristianos, por su posición en Cristo, tienen autoridad sobre el ejército de Satanás.

Por supuesto, es Cristo quien proporciona la autoridad y el poder, y no el individuo en particular. Esta verdad se manifiesta explícitamente en numerosos versículos a lo largo de las Escrituras, que incluyen los siguientes:

"Ustedes, queridos hijos, son de Dios y han vencido a esos falsos profetas, porque el que está en ustedes es más poderoso que el que está en el mundo." (1 Juan 4: 4).

"Sabemos que el que ha nacido de Dios no está en pecado: Jesucristo, que nació de Dios, lo protege, y el maligno no llega a tocarlo." (1 Juan 5:18).

"Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio." (2 Timoteo 1: 7).

" Sí, les he dado autoridad a ustedes para pisotear serpientes y escorpiones y vencer todo el poder del enemigo; nada les podrá hacer daño." (Lucas 10:19).

Por último, los cristianos deben comprender su protección en Cristo. Pablo escribe: " Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales."(Efesios 6: 11-12).

Entonces, mientras que la Biblia confirma la verdad de que los demonios pueden afligir a la humanidad, también habla del hecho de que los cristianos tienen autoridad y poder sobre los demonios y no necesitan ser derrotados por ellos. La mentalidad adecuada para la victoria es centrarse en Cristo, lo cual es algo bien explicado por AW Tozer en su libro Born After Midnight:

"La manera escritural de ver las cosas es poner al Señor siempre delante de nosotros, poner a Cristo en el centro de nuestra visión, y si Satanás está acechando, aparecerá solo en el margen y será visto como una sombra en el borde del brillo. Siempre es incorrecto revertir esto: poner a Satanás en el centro de nuestra visión y empujar a Dios al margen. Nada más que tragedia puede venir de tal inversión ... La mejor manera de mantener al enemigo fuera es mantener a Cristo dentro ... No es la oveja que ora que Satanás teme, sino a la presencia del pastor ".



Verdad relacionados:

¿Quién es Satanás?

¿Cuándo fue la caída de Satanás y cómo sucedió?

¿Qué son los demonios según la Biblia?

¿Por qué permitió Dios que Satanás y los demonios pecaran?

¿Hay ángeles de la guarda?


Volver a:
La verdad sobre ángeles y demonios
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. opresion demoniaca
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?