¿Por qué es importante guardar el corazón?

Proverbios 4:23 dice: "Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida" (RVR1960). Nuestros corazones sirven como guardianes de nuestras vidas. Cuando protegemos nuestros corazones, protegemos nuestras vidas, incluidas nuestras creencias, actitudes, pensamientos y acciones. Si nos comprometemos en proteger nuestros corazones, naturalmente viviremos más sabiamente. Nuestro objetivo debe ser proteger nuestro corazón para que pueda someterse completamente al Señor. La verdadera vida se encuentra solo en Jesús (Juan 10:10). Guardar nuestro corazón nos ayuda a permanecer en Jesús, y permanecer en Él nos ayuda a guardar nuestro corazón (Juan 15: 1–11).

Una forma primaria en la que guardamos nuestro corazón es estudiando la Palabra de Dios y manteniendo comunión con Él a través de la oración y la adoración. Basándonos en la verdad de Dios y en una relación cercana con Él es cómo nuestro corazón permanece firme. Guardar nuestro corazón también incluye llevar cautivos los pensamientos impíos antes de que tengan la oportunidad de alojarse en nuestro corazón y, en última instancia, en nuestras acciones (2 Corintios 10: 3–5). También guardamos nuestro corazón al ser selectivos acerca de con quién pasamos nuestro tiempo (1 Corintios 15:33). Buscamos relaciones que sean mutuamente edificantes y que nos animen a seguir adelante con fe (Proverbios 27:17; Hebreos 10: 24-25).

Si no guardamos nuestro corazón, queda expuesto a cualquier influencia externa, pensamiento o fuerza que se le presente. Esto puede conducir a una multitud de problemas, tal vez el mayor problema sea que nuestro corazón puede endurecerse ante el Señor y su dirección. Tener un corazón duro hace que sea increíblemente difícil obedecer a Cristo; significa que somos susceptibles al engaño (Santiago 1: 14-17). Para no ser engañados, debemos someternos a Dios para que podamos llegar a ser sabios: "Que nadie se engañe. Si alguno de ustedes se cree sabio según las normas de esta época, hágase ignorante para así llegar a ser sabio." (1 Corintios 3:18).

Tener un corazón duro tiene sus raíces en el orgullo. Mire al faraón y su negativa a liberar a los israelitas de la esclavitud. Si bien la verdad era que en el plan de Dios se liberaría a los israelitas de Egipto, el Faraón se negó a escuchar esto cuando Moisés transmitió el mensaje. Él endureció su corazón ante Dios, lo que provocó la avalancha de plagas en Egipto hasta que finalmente cedió (Éxodo 7:22; 8:32; 9:34).

Después de ser liberados de Egipto, los israelitas endurecieron su corazón hacia el Señor refunfuñando y quejándose mientras estaban en el desierto. Como consecuencia, terminaron vagando por el desierto durante cuarenta años (Números 32:13). Más tarde, en el libro de los Salmos, David les recuerda a los lectores esta historia y les exhorta a no endurecer su corazón como lo hicieron los israelitas en el desierto (Salmo 95: 7–11).

En última instancia, tener un corazón duro es el resultado del orgullo, que la Biblia nos dice que es el precursor de la destrucción: "Al orgullo le sigue la destrucción; a la altanería, el fracaso." (Proverbios 16:18). Tanto las historias del Faraón como las de los israelitas parecen mostrar que tener un corazón duro hacia Dios lleva a desobedecerlo, lo que trae destrucción a nuestras vidas y retrasa la realización de los mejores planes de Dios.

Tenemos que buscar al Señor para mantener nuestro corazón y nuestras mentes en Él. La Biblia dice que debemos buscar a Dios con todo nuestro corazón: "Pero, si desde allí buscas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, lo encontrarás." (Deuteronomio 4:29; ver también Jeremías 29:13).

Cuando buscamos al Señor con todo nuestro corazón y alma, veremos las señales de un corazón que es blando para con el Señor en nuestra propia vida. Signos de un corazón blando:

- Obediencia: guardar los mandamientos de Dios versus negarlo y desobedecerlo (1 Juan 2: 3–6)

- Paz: confiar en Dios (Isaías 26: 3; Proverbios 3: 5–6) vs. refunfuñar y quejarse (Éxodo 16: 3; Juan 6:43; Filipenses 2:14)

- Liberación: perdonar a los demás como se te ha perdonado (Colosenses 3:13) versus permitir que la amargura se arraigue (Efesios 4: 31–32)

Cuando guardamos nuestro corazón, estamos facultados para ser hacedores de la palabra y no solo oyentes; estamos protegidos de ser engañados espiritualmente (Santiago 1: 22–26). El estado de nuestro corazón determina las acciones que tomaremos en nuestras vidas. Por eso es tan importante proteger nuestro corazón.



Verdad relacionados:

¿Cómo puedo hacer un buen uso de la sabiduría de Dios?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?

¿Qué es la libertad en Cristo? ¿Cómo puedo experimentar la verdadera libertad en Cristo?


Volver a:
La verdad sobre la vida cristiana






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe