¿Funciona la ley de la atracción? ¿Qué es “El Secreto”?

La ley de la atracción se basa en el movimiento del "Nuevo Pensamiento" que básicamente enseña que la esencia humana es espíritu, Dios es espíritu y mora en todo, y los pensamientos de nuestro espíritu pueden inducir a Dios a hacer realidad nuestros deseos. El Nuevo Pensamiento enseña que consciente o inconscientemente, para bien o para mal, nuestros pensamientos y creencias dictan la realidad. Dice que nuestra condición física, incluida la salud, el éxito y la riqueza, son un resultado directo de lo que esperamos. Si estamos enfermos, es porque nuestros pensamientos no son saludables. Si somos ricos, es porque creemos que debemos serlo. El Nuevo Pensamiento ha sido adoptado tanto por los movimientos seculares como por los religiosos.

La ley de atracción es un principio básico en el Nuevo Pensamiento. Dice que Dios está en todo (una forma de panteísmo). De acuerdo con el Nuevo Pensamiento, esto significa que cuando nuestro espíritu o pensamientos se concentran en algo, como la salud o un auto nuevo, la parte de Dios que se encuentra en esa cosa estará naturalmente atraída hacia nosotros. La ley de la atracción dice que los pensamientos, deseos y expectativas atraen su propia realización. Los enfermos están enfermos porque sus mentes están engañadas. El pensamiento correcto altera los impulsos eléctricos en el cerebro para volver a estar bien. Los pobres son pobres porque sus pensamientos pesimistas atraen la pobreza. Según el Nuevo Pensamiento, cuanto más entendemos a Dios y cómo trabaja, más poderosa es la atracción. Se afirma que Dios mora en todo, y si nos concentramos en lo que queremos, Él no tendrá más opción que llevar esa parte de si mismo a nosotros. Los primeros defensores del Nuevo Pensamiento creían que funcionaba a través de las ondas de radio. Los practicantes modernos afirman una mezcla pseudocientífica de neurología y metafísica.

"El Secreto" es un poco más ambiguo. Aunque Napoleón Hill afirmó que su libro Piense y Hágase Rico menciona el secreto del éxito no menos de cien veces, no lo nombra directamente, e insiste en que es mucho más valioso para las personas resolverlo por sí mismas.

Toda la premisa es ridícula, anticientífica y exitosa solo como un placebo. Pero cuando la ley de atracción se mezcla con el cristianismo evangélico, la ley de la atracción se vuelve increíblemente peligrosa. Los predicadores del evangelio de la prosperidad van más allá del simple pensamiento y afirman que la enfermedad, la pobreza y cualquier otra experiencia negativa de la vida se debe a nuestra falta de fe en Dios. Si no confiamos en que Dios nos dará dinero y salud, Él no lo hará, ellos afirman. La filosofía influye en muchos movimientos no bíblicos, como "Nombrarlo, Reclamarlo", El Evangelio de la Prosperidad, la Salud y la Riqueza, y la Palabra de Fe. También es la base detrás de la "oración centrante": la práctica de comunicarse con Dios mientras se enfoca en una "palabra sagrada" que representa lo que quiere.

¿Funciona? Solo en el sentido de que nos esforzamos en aquello en lo que estamos pensando, y si esperamos que algo suceda, es más probable que veamos cualquier movimiento en esa dirección como un éxito y un resultado de nuestros propios esfuerzos. No podemos controlar las acciones de Dios, ni mediante el pensamiento ni vocalizando nuestros deseos. Es posible que Él nos dé nuestros deseos, pero es para sus propios propósitos, no para los nuestros.

El Nuevo Pensamiento y la ley de la atracción son una rama del gnosticismo. El gnosticismo fue una filosofía influyente en el tiempo del Nuevo Testamento. Enseña que solo esa parte de nosotros y del mundo que es espíritu es bueno. Lo físico es maligno. La ley de atracción lleva el gnosticismo un paso más allá al insistir en que nuestro espíritu divino y bueno puede cambiar metafísicamente lo físico. Y, al igual que el gnosticismo, enseña que el aumento del conocimiento misterioso (el "Secreto") nos salva y nos hace más poderosos.

La verdad es que Dios no es una fuerza energética que mora en todas las cosas y responde al capricho de nuestros deseos. Él es el Creador del universo, el Dios soberano. Él hace que todas las cosas obren juntas para el bien de aquellos que lo aman (Romanos 8:28), pero nuestro bien más a menudo significa santidad que consuelo. Él nos da los deseos de nuestros corazones, si nuestros corazones están alineados con los suyos (Juan 14: 13-14). Y a Él no le preocupa principalmente nuestro éxito mundano (Mateo 6: 19-21); de hecho, Él promete dificultades (2 Timoteo 3:12). Ciertamente, nadie en la historia ha tenido más fe en Dios que Jesús y, sin embargo, Jesús coronó tres años de pobreza con una crucifixión. El Nuevo Pensamiento, el Secreto y la ley de la atracción solo son más formas en que las personas insisten en que pueden ser sus propios dioses.



Verdad relacionados:

¿Hay claves esotéricas en la Biblia?

¿Qué es el henoteísmo?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?

¿Cómo es inspirada la Biblia? ¿Qué significa que la Biblia es inspirada?


Volver a:
La verdad sobre creencias falsas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe