¿Cómo apoya el argumento cosmológico la existencia de Dios?

Martin Heidegger en “An Introduction to Metaphysics” (“Una Introducción a la Metafísica”), hace la pregunta primordial en filosofía: ¿Por qué existe algo en lugar de nada? La pregunta puede parecer abstracta al principio, pero los problemas esenciales que Heidegger plantea son con los que todos nos enfrentaremos en algún momento. ¿Por qué estamos aquí y de dónde viene todo lo que conocemos?

Primero debe señalarse que el ateo y el teísta ambos creen en lo eterno. Como señaló de manera sucinta el gran teólogo Jonathan Edwards, debes regresar a algo que sea eterno porque, como Edwards lo expresó,

• Algo existe
• No obtienes algo de la nada
• Por lo tanto, un "algo" necesario y eterno debe existir.

El ateo afirma que ese "algo" eterno es el universo natural; mientras que el teísta dice que un Creador eterno trajo todo lo que conocemos a la existencia. La pregunta entonces es: ¿qué propuesta tiene a disposición la mejor evidencia?

Los científicos son inequívocos en su respuesta de que el universo que conocemos y en el que vivimos no es eterno. Cada gota de evidencia intelectualmente honesta apunta al hecho de que el universo, en algún momento en el pasado, se expandió a partir de la nada en lo que hoy lo conocemos.

Todo lo que tiene un comienzo (como nuestro universo) no puede ser eterno y, por lo tanto, debe tener una causa más allá o detrás de él. El escéptico escocés David Hume lo admitió cuando escribió: "Nunca hice una proposición tan absurda como que algo podría surgir sin una causa". Esta verdad se puede poner en la siguiente serie de declaraciones lógicas:

• Todo lo que comienza a existir debe tener una causa.
• El universo comenzó a existir.
• Por lo tanto, el universo tuvo una causa.

Debido a que solo hay dos "cosas" eternas que son posibles - el universo y un Creador - y una de ellas ha sido descartada por toda la evidencia que tenemos, la conclusión razonable es que un Creador eterno es la causa de por qué existe algo en lugar de nada. Esta línea de argumentación a menudo se llama el argumento cosmológico de la existencia de Dios.

Sin embargo, los críticos han intentado atacar este argumento a través de dos enfoques filosóficos generales. El primero fue a través de la pregunta: "Si todo necesita una causa, ¿quién causó a Dios?" El escéptico británico, Bertrand Russell (influenciado por el filósofo JS Mill), trató de argumentar contra el argumento cosmológico de esa manera. Sin embargo, tanto Russell como Mill cometen dos errores cuando intentan desafiar el argumento cosmológico. En primer lugar, cometen el error lógico de error de categoría: no se puede causar lo que no es causado o crear lo que no es creado. En segundo lugar, el argumento cosmológico no dice que todo necesita una causa, sino solo aquellas cosas que tienen un comienzo. Dios, que no tiene principio y no tiene causa, no necesita ser causado.

El segundo ataque al argumento cosmológico ha venido de científicos ateos que han propuesto otras posibles causas para nuestro universo. Las dos opciones principales presentadas son la hipótesis del multiverso (universos múltiples) y la teoría de la mecánica cuántica que sostiene que las cosas pueden surgir y existir sin una causa.

Sin embargo, ambas alternativas fallan cuando se estudian de cerca. El teorema de Borde-Guth-Vilenkin ha demostrado científicamente que incluso si nuestro universo es solo una pequeña parte de un llamado "multiverso" compuesto de muchos universos, el multiverso debe haber tenido un comienzo absoluto. En otras palabras, también requiere una causa.

En cuanto a la propuesta de la mecánica cuántica, simplemente no es cierto que las cosas comiencen a existir desde la nada en un entorno de mecánica cuántica. Todo lo que surja es el resultado de las fluctuaciones en el vacío cuántico, que no es "nada" por definición. En cambio, proviene de la energía que está encerrada en el vacío, que es un mar de energía fluctuante gobernada por leyes físicas que tienen una estructura física. Ninguna evidencia sugiere que las cosas surjan de la nada en la mecánica cuántica.

Tanto el argumento del multiverso como el de la mecánica cuántica son ejemplos de lo que en filosofía se llama "ahogar al pez". Puedes usar toda el agua de los océanos en un intento de ahogar a los peces, pero al final, seguirá allí afirmando su existencia y presencia.

Al final, el argumento cosmológico de Dios permanece intacto. La razón por la que existe algo en lugar de nada es porque "Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra." (Génesis 1: 1). En lugar de ser derrotado por la ciencia moderna (como es la afirmación del universo eterno), la línea de la Biblia está respaldada por la ciencia. El químico cuántico Henry F. Schaeffer dice: "Debe existir un creador. Las ondas del Big Bang y los descubrimientos científicos posteriores apuntan claramente a una creación ex nihilo consistente con los primeros versos del libro de Génesis".

El Dr. John Lennox resume bien el asunto general del argumento cosmológico cuando escribe: "No hay muchas opciones, esencialmente solo dos. O la inteligencia humana en última instancia debe su origen a la materia sin sentido ni propósito, o existe un Creador. Es extraño que algunas personas afirmen que es su inteligencia lo que los lleva a preferir la primera opción sobre la segunda".



Verdad relacionados:

¿Existe Dios?

¿Se puede probar que Dios existe?

¿Cómo apoya el argumento moral la existencia de Dios?

¿Por qué Dios exige la fe?

¿Cuáles son los atributos de Dios?


Volver a:
La verdad sobre Dios






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe