¿Qué dice la Biblia sobre la lactancia materna?

Durante los tiempos bíblicos, la lactancia materna era esencialmente la única forma de alimentar a un bebé y, por lo tanto, se esperaba y se consideraba normal. Sin embargo, es importante señalar que la lactancia materna nunca es un mandato, y los métodos alternativos para satisfacer las necesidades nutricionales de un bebé tampoco se cuentan como pecado.

La Biblia menciona la lactancia materna varias veces. Por ejemplo, Joel le pide al pueblo que se reúna diciendo: "Congreguen al pueblo, purifiquen la asamblea; junten a los ancianos del pueblo, reúnan a los pequeños y a los niños de pecho." (Joel 2:16). Se asumía que los bebés estarían amamantando del pecho de sus madres. Job, al lamentarse por las injusticias en el mundo, dijo: "Al huérfano se le aparta de los pechos de su madre" (Job 24: 9). En su comunidad, se veía regularmente a los bebés amamantando de los pechos de sus madres. Jesús advirtió: "¡Ay de las que estén embarazadas o amamantando en aquellos días! Porque habrá gran aflicción en la tierra, y castigo contra este pueblo." (Lucas 21:23). Jesús sabía que las mujeres estarían amamantando durante "el tiempo del juicio" (Lucas 21:22). La lactancia materna era la forma normal de alimentar a los bebés.

Además de este reconocimiento general de la lactancia materna como la norma esperada, la Biblia también registra algunas relaciones específicas de lactancia. Sabemos que Sara amamantó a Isaac (Génesis 21: 7-8), Jocabed amamantó a Moisés (Éxodo 2: 8-9), Ana amamantó a Samuel (1 Samuel 1: 22-24), Gomer amamantó a Lo-ruhama (Oseas 1: 8), e incluso María amamantó a Jesús (Lucas 11:27). De la forma en que estas madres alimentaron y criaron a sus pequeños se puede inferir que es algo positivo en función de la forma en que se condena en Lamentaciones el rasgo opuesto de negar la alimentación a los bebés. Dios declaró: "Aun los chacales dan la teta, y amamantan a sus cachorros; La hija de mi pueblo es cruel […]. La lengua del niño de pecho se pegó a su paladar por la sed; Los pequeñuelos pidieron pan, y no hubo quien se lo repartiese." (Lamentaciones 4: 3-4). Dios dijo que los animales salvajes que amamantaban a sus crías eran mejores que los humanos que no alimentaban a sus bebés. Entonces, la lactancia materna es un rasgo positivo en la Biblia.

Dios incluso se comparó a sí mismo con una madre que amamantaba en Isaías 49:15: "¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz?" La respuesta obvia es que es poco probable que una madre que amamanta pueda olvidar a su hijo porque sus pechos se llenarían de leche, comenzarían a gotear y se sentirían bastante incómodos. Estos signos la alertarían sobre su bebé desaparecido y su necesidad. Sin embargo, Dios continúa, "Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré!" (Isaías 49:15). Dios estaba destacando el hecho de que, a pesar de que las madres que amamantan son cariñosas, atentas y maternales con sus hijos, Dios lo es aún más con Su pueblo. De hecho, uno de los nombres de Dios es El Shaddai, que puede entenderse como "Dios de muchos pechos".

Cuando un bebé amamanta, le indica a los pechos de la madre que produzcan leche, pero no cualquier leche. Los niveles de azúcares, grasas, minerales, proteínas, vitaminas y hormonas en la leche materna de la madre varían según el bebé y las necesidades del bebé. Por ejemplo, la leche materna que produce una madre para un bebé que nació prematuramente tiene un contenido de azúcar más alto que la leche materna que produce para sus bebés que nacieron con gestación completa. La leche materna de los bebés varones tiende a tener un mayor contenido de grasa, mientras que la leche materna de las niñas tiene más calcio. Por tanto, el pecho de la madre produce leche adaptada a las necesidades nutricionales individuales de su bebé. Pero además de proporcionar nutrición, el acto de amamantar también brinda protección al bebé. A medida que la boca del bebé se adhiere al pezón de la madre, los gérmenes con los que el bebé ha estado en contacto se transmiten a la madre. El sistema inmunológico de la madre produce los anticuerpos necesarios para combatir esos gérmenes, los anticuerpos pasan a la leche materna, lo que le da al bebé los beneficios del sistema inmunológico más maduro de su madre. Entonces, la lactancia materna es esta relación en la que el bebé depende completamente de su madre para todas sus necesidades y sus pechos le brindan sustento y protección.

Muchas veces, cuando se usa el título de Dios de El Shaddai, es en conjunto con la idea de que Dios brinda fertilidad y bendición. Él "te haga fecundo y haga que salgan de ti numerosas naciones." (Génesis 28: 3) y "¡Gracias al Todopoderoso, que te bendice! […] ¡Con bendiciones de los pechos y del seno materno!" (Génesis 49:25). Job 22:23 dice: "Si te vuelves al Todopoderoso [Shaddai] serás del todo restaurado", y Job 33: 4 dice "me infunde vida el hálito del Todopoderoso." Otras veces, ese título se usa cuando se hace referencia a la protección. El Salmo 91: 1 dice: "El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso." Job se lamenta de estar como en "los días en que Dios me cuidaba [...] Cuando aún estaba conmigo el Todopoderoso" (Job 29: 2-5). Eliú proclamó que “¡El Todopoderoso no pervierte el derecho!" (Job 34:12) y que Él es "excelso es su poder." (Job 37:23). Así que Dios, como un "Dios de muchos pechos", tiene todo lo que necesitamos tanto para el sustento como para la protección en sí mismo. Solo necesitamos acercarnos y llevarle nuestra necesidad.

El apóstol Pablo también se comparó a sí mismo con una madre que amamanta. Al escribir a la iglesia en Tesalónica, dijo: "Aunque como apóstoles de Cristo hubiéramos podido ser exigentes con ustedes, los tratamos con delicadeza. Como una madre que amamanta y cuida a sus hijos, así nosotros, por el cariño que les tenemos, nos deleitamos en compartir con ustedes no solo el evangelio de Dios, sino también nuestra vida. ¡Tanto llegamos a quererlos!" (1 Tesalonicenses 2: 7-8). Pablo usó a las madres que amamantaban como una ilustración de cómo había ministrado a los tesalonicenses. Las madres que amamantan son amables y abnegadas, satisfacen las necesidades de sus hijos y se entregan libremente para hacerlo. Pablo había hecho lo mismo. Podríamos llevar la comparación un poco más lejos. Tenga en cuenta que los bebés lactantes necesitan comer cada pocas horas, por lo que la madre debe permanecer cerca, interrumpiendo a menudo las cosas que está haciendo para atender al bebé. También debe tener cuidado con las cosas que consume y a las que se expone porque la mayoría de las sustancias pasarán a la leche materna y, por lo tanto, también expondrán al bebé. Entonces, como una madre que amamanta, Pablo permaneció en Tesalónica (1 Tesalonicenses 1: 5), cerca de los creyentes, listo para estimular su crecimiento sin importar en qué otra cosa pudiera haber estado trabajando. También protegió su propia salud espiritual entendiendo que "se hicieron imitadores nuestros y del Señor" (1 Tesalonicenses 1: 6).

En la Biblia, la lactancia materna se considera la forma natural esperada de alimentar a un bebé. También se usa como un ejemplo de la relación que Dios anhela tener con su pueblo. También, puede verse como un ejemplo de cómo podemos nutrir y discipular a otros creyentes. Sin embargo, la Biblia no condena otras formas de satisfacer las necesidades nutricionales de un bebé. La lactancia materna no es una orden, ni el biberón es un pecado. De hecho, puede haber muchas razones por las que la alimentación con biberón se vuelve necesaria para una madre en particular y su hijo. Cada madre debe buscar la sabiduría de Dios para determinar la mejor manera de satisfacer las necesidades de su hijo (Santiago 1: 5) y otras deben abstenerse de emitir juicios sobre cuestiones no esenciales (Colosenses 2:16). Sin embargo, cuando vemos a una madre que amamanta, podemos recordar cómo Dios anhela protegernos y proveer para nosotros y cómo podemos ministrar a aquellos a quienes estamos discipulando.



Verdad relacionados:

¿Cómo debería ser una madre cristiana según la Biblia?

¿Debería una mujer cristiana trabajar fuera del hogar?

¿Deberían todas las madres ser amas de casa?

¿Dice la Biblia algo sobre ser un buen padre?

¿Cuáles deben ser las principales prioridades en nuestra vida familiar?


Volver a:
La verdad sobre la familia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe