¿Es confiable la Biblia?

Cuando comparamos la confiabilidad de la Biblia con otros documentos históricos de su tiempo, utilizando el mismo criterio, encontramos que la Biblia no solo es confiable, es más confiable que otras obras similares. Los aspectos principales a tener en cuenta al determinar la credibilidad son la precisión de la copia, la frecuencia con la que se copió algo y la veracidad del contenido. Los escritos que han sido bien conservados, copiados con frecuencia y que son históricamente verificables se consideran confiables. Teniendo en cuenta estos factores, podemos considerar a la Biblia como un escrito confiable.

Así como es imposible confirmar cada detalle en cualquier texto histórico antiguo, la Biblia tiene detalles que no se pueden confirmar. Esto no significa que no sea confiable. Más bien, tiene hechos que aún no se han confirmado o son imposibles de confirmar. Sin embargo, es totalmente apropiado esperar que la Biblia sea precisa donde pueda ser examinada. En este aspecto, la fiabilidad de la Biblia realmente se destaca. Muchos de los detalles históricos dentro de la Biblia han sido verificados a través de otros registros históricos, así como a través de descubrimientos arqueológicos. A pesar de que hay cosas dentro de la Biblia que aún no se han probado, tal vez sea más importante tener en cuenta que nunca se ha demostrado que sea errónea.

Los descubrimientos arqueológicos han confirmado muchos textos bíblicos. Éstos son algunos de ellos:

• Los grabados encontrados en una tumba egipcia cuentan la historia de la investidura de un virrey de una manera que es idéntica a los procedimientos descritos en una ceremonia que involucra a José descrito en Génesis 41: 39-42.

• La existencia de la ciudad de Ur, que se encuentra en Génesis 11, fue confirmada por hallazgos arqueológicos durante la década de 1920.

• La existencia de los hititas (Génesis 15:20; 23:10; 49:29) se puso en duda hasta que se descubrió una ciudad hitita completa, con registros históricos incluidos, en la actual Turquía.

• La historia de la confusión de los idiomas en la Torre de Babel (Génesis 11: 1–9) también se registra en los registros babilónicos, y la historia de un diluvio mundial se cuenta en los registros históricos de cientos de culturas de todo el mundo.

Todos estos ejemplos son del libro de Génesis, el primer libro de la Biblia. En todo el resto de la Biblia, su precisión histórica se confirma de manera similar. En el Nuevo Testamento, los nombres de las ciudades (Roma, Corinto, etc.), los líderes políticos (Herodes, César, etc.) y los eventos históricos han sido confirmados por arqueólogos e historiadores. Lucas es el escritor del Evangelio con ese nombre, así como el libro de los Hechos, y su reputación sigue siendo la de un historiador de primer nivel gracias a la precisión y el enfoque orientado a los detalles que adoptó en su escritura. Estas son evidencias de que la Biblia es confiable.

La precisión de la copia de textos bíblicos es significativamente mejor y tiene más documentos de respaldo que confirman su precisión que otros textos similares. El Nuevo Testamento fue escrito pocas décadas después de los eventos descritos, y quedan suficientes manuscritos tempranos para demostrar que fue copiado de manera rápida y confiable para el máximo potencial de distribución. La confiabilidad de transmisión del Antiguo Testamento también se sostiene firmemente bajo escrutinio. Durante la década de 1940, se descubrieron los Rollos del Mar Muerto. Eran 800 años más antiguos que los otros manuscritos del Antiguo Testamento disponibles, y en comparación, la consistencia entre los dos en el lapso de 800 años fue asombrosa. Ver copias consistentemente precisas a lo largo del tiempo puede darnos confianza que cuando leemos la Biblia hoy, sabemos que todavía dice lo mismo que cuando se escribió originalmente. Nuevamente, esta es una demostración de que la Biblia es confiable.

Finalmente, veamos los números. La Biblia tiene más confirmación fáctica, menos tiempo entre la fecha de escritura y las copias originales más antiguas disponibles, y manuscritos fuente más duraderos que cualquier otra obra antigua. Aquí hay algunos hechos sobre textos antiguos:

• Solo hay diez copias conocidas de los escritos de Julio César, y la primera es de 1.000 años después de su escritura original, lo que hace que la precisión histórica sea extremadamente difícil de verificar.

• Hay ocho copias conocidas de las obras del historiador Heródoto, la más antigua de 1.400 años después de la fecha de su escritura original.

• En un ejemplo mucho más sólido, hay 643 copias de los manuscritos conocidos para las obras de Homero, que algunos han dicho que nos permiten tener un 95 por ciento de confianza en la precisión del texto.

• El Nuevo Testamento tiene actualmente más de 5.000 copias de manuscritos, muchos de ellos dentro de 200 a 300 años de la fecha de la escritura original, algunos menos de 100 años, lo que nos da la capacidad de tener más del 99 por ciento de confianza en su precisión.

Tenemos excelentes razones y hechos que nos permiten saber objetivamente que la Biblia es confiable. Si dijéramos que la Biblia no es confiable, también tendríamos que descartar gran parte de la historia antigua que consideramos real con datos mucho menos concretos para respaldarla. La Biblia ha demostrado ser confiable gracias a su transmisión meticulosa y precisión histórica.



Verdad relacionados:

¿Es la Biblia realmente la Palabra de Dios?

¿Cómo es inspirada la Biblia? ¿Qué significa que la Biblia es inspirada?

¿Qué prueba tenemos de la inspiración de la Biblia?

¿Qué es la preservación de la Biblia?

¿Por qué debería creer en la Biblia?


Volver a:
La verdad sobre La Biblia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe