¿Pueden los viudos volver a casarse?

1 Corintios 7: 39-40 da claro permiso para volver a casarse después de la muerte del cónyuge, aunque no es obligatorio:

"La mujer está ligada a su esposo mientras él vive; pero, si el esposo muere, ella queda libre para casarse con quien quiera, con tal de que sea en el Señor. En mi opinión, ella será más feliz si no se casa; y creo que yo también tengo el Espíritu de Dios."

Los votos matrimoniales solo son vinculantes mientras ambas partes vivan. No hay matrimonio en el cielo (Mateo 22:30), por lo que no hay matrimonio de muertos.

En el Antiguo Testamento, el volver a casarse después de la muerte de un cónyuge solía ser una cuestión de hijos. Después de la muerte de Sara, Abraham se casó con Cetura, quien le dio seis hijos. Dios apoyó los matrimonios de Levirato (en los que una viuda sin hijos se casaba con el hermano de su difunto esposo para proporcionar un heredero a su esposo) para que la propiedad de un hombre permaneciera con sus descendientes y una mujer fuera sustentada por su hijo (Deuteronomio 25: 5-6). Esto aseguraba que la mujer tuviera la opción de volver a casarse, ya que, como viuda, no podía proporcionar una ventaja política para la familia de su padre.

Con el advenimiento de la iglesia, las mujeres no tenían que volver a casarse después de la muerte de sus cónyuges. La iglesia, como el cuerpo de Cristo, fue impulsada a proveer a las viudas ancianas, justas y fieles que no tenían apoyo familiar (1 Timoteo 5: 3-10). En cierto modo, la iglesia estaba compensando a esas mujeres por la obra del reino que han realizado (versículo 10). Las viudas mayores con familia debían ser cuidadas por su familia. Las viudas más jóvenes, sin embargo, no debían recibir el apoyo de la iglesia. Se dudaba de que una joven viuda pudiera realmente dedicar el resto de su vida a Dios y a la iglesia, rechazando toda posibilidad de volver a casarse. (Hubo excepciones, por supuesto, como Ana en Lucas 2: 36-37.) Una viuda mayor tenía una especie de currículum que mostraba su vida prudente y piadosa. Las mujeres más jóvenes se sentían tentadas no solo por la idea del matrimonio, sino también por la ociosidad que viene con la estabilidad financiera y la ausencia de responsabilidades directas. Dado que cuidar de una familia era una de las pocas opciones profesionales que tenían las mujeres jóvenes, era mejor que estuvieran ocupadas con eso.

En una cultura donde se asumía el deseo de casarse y, para las mujeres, la idea de apoyo sin familia era casi imposible, volver a casarse después de la muerte de un cónyuge era un gran atractivo en un nivel puramente práctico. Ese no es siempre el caso en los tiempos modernos. Las mujeres no necesitan la protección y el apoyo de un cónyuge para servir a Dios, ni tampoco los hombres. La Biblia dice claramente que las viudas y los viudos son libres de volver a casarse, pero no dice si deberían hacerlo. El volver a casarse es un asunto de discernimiento espiritual tanto como el matrimonio inicial. Es bueno estar casado y es bueno estar soltero. Solo Dios sabe qué es lo mejor para cada persona.



Verdad relacionados:

¿Qué enseña la Biblia sobre el matrimonio?

¿Cuál es el propósito del matrimonio?

¿Cómo puedo saber cuándo haya encontrado la pareja ideal para mí?

¿Qué consejo hay para hacer que el matrimonio sea duradero?

Con todos sus desafíos, ¿por qué incluso considerar el matrimonio?


Volver a:
La verdad sobre el matrimonio






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe