¿Cuál es la perspectiva bíblica sobre la violación marital / conyugal?

La violación conyugal ocurre cuando un cónyuge obliga al otro a participar en una actividad sexual no deseada. Es sexo con penetración no consentido (vaginal, oral, anal) que ocurre dentro de una relación matrimonial. La mayoría de las veces, la pareja que no da su consentimiento es forzada mediante la violencia o amenazas de violencia, aunque se pueden utilizar otras formas de coerción. A veces, la violación se presentará como "sexo de reconciliación" después de un altercado físico o verbal. Si bien no siempre es así, parece que es más probable que la violación conyugal sea un patrón dentro de un matrimonio que una ocurrencia única. También es probable que otras formas de violencia doméstica estén presentes en la relación.

El reconocimiento legal de la violación conyugal es relativamente nuevo. Algunos países aún no reconocen la posibilidad de violación dentro del matrimonio. Históricamente, el sexo ha sido visto como algo que los maridos siempre desean y a lo que las esposas siempre deben someterse. Otros han creído que el matrimonio es un consentimiento implícito al sexo en cualquier momento. Si bien algunos países penalizaron la violación conyugal antes de 1970, la mayoría de los países occidentales no discutieron la violación conyugal en sus leyes hasta las décadas de 1980 y 1990. Las definiciones y disposiciones exactas varían; algunos eliminaron cláusulas que restringirían la violación a un delito extramatrimonial, mientras que otros distinguen la violación conyugal como un delito separado.

Las víctimas de violación conyugal enfrentan desafíos únicos. Emocional y psicológicamente, la violación dentro de un matrimonio se recibe de manera diferente a la violación por un extraño o incluso por un conocido. El sexo está destinado a ser un evento unificador y hermoso en el matrimonio, no un lugar para la violencia y la coerción. Debido a la intimidad de la relación matrimonial, las heridas de la violación conyugal pueden ser más amplias que las heridas de una relación más distante.

Algunos han usado pasajes como 1 Corintios 7: 1-5 y Efesios 5:22 para afirmar que la Biblia no reconoce la violación marital y que las esposas siempre deben dar su consentimiento para tener relaciones sexuales. Usar estos pasajes de esa manera es una mala interpretación y un mal uso de la Palabra de Dios. Efesios 5 trata sobre la sumisión mutua construida sobre una base de amor y respeto. Compara la relación entre marido y mujer con la de Cristo y la Iglesia. Jesús nunca obliga a la Iglesia a someterse a sus deseos, y mucho menos a usar la violencia. Más bien, se sacrificó voluntariamente para salvarnos y amorosamente atrae a los creyentes a la obediencia para nuestro propio beneficio (Marcos 10: 43-45; Juan 10:18; Juan 15: 1-17; Filipenses 2: 3-11; 1 Juan 3: 16-18). La violación es un acto egoísta y violento; Jesucristo no es egoísta ni violento.

1 Corintios 7: 1-5 también habla de reciprocidad. Los versículos 3-5 dicen: "El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer con su esposo. La mujer ya no tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposa. No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y solo por un tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo contrario, pueden caer en tentación de Satanás, por falta de dominio propio." Pablo dice claramente que tanto el esposo como la esposa deben otorgar al otro sus derechos sexuales. Ni el esposo ni la esposa deben privar al otro sexualmente. Afirma claramente que el cuerpo de la esposa pertenece al esposo y también que el cuerpo del esposo pertenece a la esposa, pero que esto es una entrega voluntaria de sí mismos, nunca una toma, lo que una violación siempre es. Uno no domina al otro; tanto el esposo como la esposa reciben las mismas instrucciones y se espera que lleguen a un acuerdo sobre asuntos sexuales.

El sexo debe ser una expresión de la unidad que es el matrimonio (Génesis 2:24; Mateo 19: 5; 1 Corintios 6:16). El matrimonio se sostiene como una institución única que no solo es fundamental para la sociedad, sino que representa a Cristo y a la Iglesia. La violencia de cualquier tipo no tiene cabida en un matrimonio. La violencia sexual es especialmente dañina porque confunde la esencia misma del vínculo matrimonial.

Si alguien ha tenido contacto sexual contigo sin tu consentimiento, busca ayuda. Si actualmente estás en peligro de ser forzado a tener relaciones sexuales, o si el sexo forzado es un patrón establecido entre ti y otra persona, llama a la policía y sal de la situación tan pronto como sea seguro para ti hacerlo. No hay absolutamente nada de malo en llamar a la policía contra un cónyuge o pareja; la violación es un delito grave y debe ser manejada por las fuerzas del orden. Si necesita ayuda para saber qué hacer en su situación particular, RAINN, la Red Nacional de Violación, Abuso e Incesto siempre está disponible en línea en su sitio web (https://www.rainn.org) y en la opción de chat privado, o en el teléfono al 1-800-656-4673. Si no se encuentra en los Estados Unidos, puede encontrar una lista de recursos internacionales para víctimas de agresión y violación aquí: https://rainn.org/get-help/sexual-assault-and-rape-international-resources.

Además de las cuestiones prácticas de apartarse uno mismo de la situación, recibir la atención médica necesaria y, potencialmente, emprender acciones legales, se necesita otra recuperación. Es muy probable que las víctimas de violación conyugal necesiten consejería. Las implicaciones emocionales y psicológicas de la violación conyugal pueden tener efectos duraderos. El cónyuge abusado / violado no debe sentirse presionado para volver con el abusador sin antes recibir una amplia información y asesoramiento de consejeros autorizados, autoridades gubernamentales y amigos confiables que comprendan la situación. Espiritualmente, las víctimas pueden dudar de la bondad y confiabilidad de Dios. Aprender a sentirse seguro con Dios, llegar a creer que Él es amoroso y gentil, y llegar a confiar en Él llevará tiempo. Él está dispuesto y es capaz de traer sanación y perdón. No tema tomarse ese tiempo o caminar al lado de alguien que está haciendo preguntas difíciles sobre su fe.

Los perpetradores de violación conyugal deberán llegar a reconocer su propio pecado, arrepentirse y obtener la ayuda que necesitan. Las razones por las que una persona puede cometer una violación conyugal son variadas. En Dios, hay sanidad para las heridas del pasado, perdón de los pecados y esperanza para un nuevo futuro.



Verdad relacionados:

¿Habla la Biblia de la violación?

Tengo una adicción a la pornografía. ¿Tengo que decírselo a mi cónyuge?

¿Cuáles son los pasos bíblicos para restaurar un matrimonio?

¿Qué enseña la Biblia sobre el matrimonio?

¿Cuál es el propósito del matrimonio?


Volver a:
La verdad sobre el matrimonio






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe