¿Tiene realmente la lengua el poder de la vida y la muerte?

La Biblia dice que "En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto." (Proverbios 18:21). Por supuesto, la "lengua" en este versículo representa lo que las lenguas producen: palabras. Jesús afirmó que "en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado. Porque por tus palabras se te absolverá, y por tus palabras se te condenará." (Mateo 12: 36-37). Las palabras que hablamos nos ayudarán a levantarnos o nos derribarán (Proverbios 10:14; 13: 2-3). Nuestra lengua nos traerá bendiciones o maldiciones, tanto de Dios como del hombre, tanto en el tiempo presente como en la eternidad.

Nuestras palabras tienen un enorme poder para el bien o el mal; sí, nuestras lenguas pueden incluso matar o salvar vidas. Por ejemplo, un testigo falso puede causar la muerte de un hombre inocente (Proverbios 25:18), o un consolador puede dar esperanza a una persona suicida con una palabra edificante (Proverbios 16:24). Un calumniador puede destruir la reputación de una buena persona (Salmo 56: 2; 1 Corintios 6:10). Los padres piadosos pueden enseñar a sus hijos la verdad de la Palabra de Dios (Proverbios 22: 6), colocándolos en el camino de la vida. Un consejero sabio puede guiar a los jóvenes a través de los peligros y las vulnerabilidades de su juventud (2 Timoteo 2:22).

La Biblia describe vívidamente las palabras amargas como flechas (Salmo 64: 3), afiladas y venenosas como una serpiente (Salmo 140: 3). Santiago nos dice que la lengua es como un fuego, encendida por el infierno mismo (Santiago 3: 6). ¿Cuántas vidas fueron destruidas como resultado de las palabras ardientes y manipuladoras pronunciadas por Adolfo Hitler en la década de 1930 y principios de los 40? "[…] la boca del malvado encubre violencia." (Proverbios 10: 11b).

Las buenas palabras dan vida. "Es muy grato dar la respuesta adecuada, y más grato aún cuando es oportuna." (Proverbios 15:23). Elegir el momento oportuno es de vital importancia. La persona sabia dirá la verdad cuando y donde sea apropiado y necesario. El que se jacta de que es "brutalmente franco" es el que generalmente olvida la importancia de abrir la boca solo si fuese necesario. Alguien dijo una vez: "Diga siempre la verdad, pero no siempre la diga".

El tono de nuestras palabras puede ser tan importante como su significado. "La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego." (Proverbios 15: 1).

"Fuente de vida es la boca del justo, pero la boca del malvado encubre violencia." (Proverbios 10: 11a). El poder de la vida y la muerte está en tu lengua. ¡Elige la vida!



Verdad relacionados:

¿Por qué es tan importante la Regla de Oro?

¿Qué son las bienaventuranzas?

¿Qué significa el mandato de amarnos unos a otros?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Cómo puede un cristiano ser un embajador de Cristo?


Volver a:
La verdad sobre todo lo demás







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe