¿Hay realmente vida después de la muerte?

La humanidad siempre se ha preocupado -y ha desarrollado numerosas teorías sobre- el más allá. Algo dentro de nosotros se rebela contra la idea de que la existencia termina con la tumba. Los funerales y los servicios conmemorativos siempre se dirigen a la vida después de la muerte, y se completan con eufemismos para describir lo que sucede después de que termina la vida en la tierra. Se dice que los muertos 'partieron' o 'fallecieron' o alguna frase similar. A lo que se han referido a menudo se alude, y siempre en términos positivos, pero con frecuencia no se explica en términos autoritativos. A todos nos gusta pensar que nos dirigimos a algo agradable y positivo después de morir, pero muchos de nosotros simplemente no estamos seguros de qué se trata.

La vida después de la muerte es el misterio supremo, ese "país por descubrir de cuyo destino el viajero no regresa", como lo expresó Shakespeare. Pero un viajero ha regresado del país no descubierto, uno que ha pasado al otro lado y vuelve para decirnos qué esperar. Solo él posee la autoridad y el conocimiento para decirles a todos la verdad sobre la vida futura. No solo eso, sino que solo Él tiene la llave para abrir la puerta a la otra vida que todos buscamos: el cielo. Esa persona es Jesucristo quien murió, fue sepultado, volvió a la vida y fue visto por cientos de testigos confiables (1 Corintios 15:3-8).

Jesús es la única autoridad y testigo que puede responder la pregunta: "¿Existe realmente vida después de la muerte?" Y Cristo, cuya veracidad e integridad no son cuestionadas ni siquiera por aquellos que niegan su deidad, hace tres afirmaciones básicas sobre el tema de la vida después de la muerte. Hay vida después de la muerte, solo hay dos alternativas en cuanto a dónde pasamos la otra vida, y hay una manera de asegurar una experiencia positiva después de la muerte.

Primero, Cristo enseñó que hay vida después de la muerte en varios pasajes bíblicos, incluido un encuentro con los saduceos que negaron la enseñanza de la resurrección. Les recordó que sus propias Escrituras afirman que Dios no es el Dios de los muertos, sino de los vivos (Marcos 12:24-27). Jesús claramente les dijo que aquellos que han muerto siglos antes están muy vivos con Dios en ese momento, aunque no se casan, llegando a ser en cambio como los ángeles. Más tarde, Jesús consuela a sus discípulos (y a nosotros) con la esperanza de estar con Él en el Cielo: "No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino." (Juan 14:1-4).

Habiendo establecido la existencia de una vida después de la muerte, Jesús también habla con autoridad sobre los dos destinos que aguardan a cada persona que muere: una con Dios y otra sin Dios. En la parábola del hombre rico y Lázaro Jesús describe estos dos destinos. "El hombre pobre murió y fue llevado por los ángeles al lado de Abraham. El hombre rico también murió y fue sepultado, y en el Hades, estando en tormento, alzó sus ojos y vio a Abraham lejos y a Lázaro a su lado" (Lucas 16:22-23). Un aspecto de la historia que vale la pena señalar es que no hay un estado intermedio para los que mueren; van directamente a su destino eterno. Como dice el escritor de Hebreos, "está establecido que el hombre muera una sola vez, y después viene el juicio" (Hebreos 9:27).

Jesús declaró el asunto simplemente cuando dijo: "estos [incrédulos] se irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna" (Mateo 25:46). Claramente hay dos destinos para el hombre después de la muerte. Uno está en la casa del Padre con Cristo, el otro en un lugar de tormento, un lugar de "las tinieblas de fuera" donde hay "llanto y crujir de dientes" (Mateo 8:12, 22:13, 25:30). No hay duda de las palabras y el significado de Jesús.

Ahora que hemos establecido la existencia de una vida futura y la inevitabilidad de ir a un lugar u otro, ¿qué determina nuestro destino eterno? Jesús es igualmente claro en ese tema. El destino para todos los hombres está determinado por si tienen fe en Dios y lo que hacen con respecto a Cristo. Jesús tenía mucho que decir sobre este tema, quizás con la afirmación más sucinta y precisa que se encuentra en Juan 3:14-18: "Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”.

Para aquellos que se arrepienten del pecado y ponen su fe en Cristo como su Salvador y Señor de sus vidas, la otra vida consistirá en una eternidad con Dios. Pero para aquellos que lo rechazan como el único medio de salvación (Juan 14:6), el infierno y la oscuridad exterior lejos de la presencia de Dios es su destino. No hay un terreno intermedio, no hay un estado intermedio, no hay terreno de prueba, y no hay una segunda oportunidad. A medida que la vida en esta tierra termina, comienza la vida en un lugar u otro y así es para cada ser humano. El apóstol Pablo se regocijó en este hecho, diciendo: "Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?" (1 Corintios 15:54-55). Para aquellos que pasan la eternidad en el cielo con Dios, la muerte no tiene cabida. Es simplemente la entrada a una eternidad de bienaventuranza en la presencia de Cristo, el que abrió la puerta del cielo para nosotros.



Verdad relacionados:

¿Qué sucede después de la muerte?

Muerte: ¿qué dice la Biblia al respecto?

¿El cielo es real?

¿Es real el infierno? ¿Es el infierno realmente para siempre?

¿Cómo puedo estar seguro de que cuando muera iré al cielo?


Volver a:
La verdad sobre la eternidad
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. vida después de la muerte
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?